Snake Pass
Análisis

Análisis de Snake Pass para PS4, One, Nintendo Switch y PC

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: Nintendo Switch

¡Tiene que ser muy "arrastrado" vivir como una serpiente! Este juego de Sumo Digital nos lo demuestra... A la par que nos tienta con decenas y decenas de coleccionables.

Tras haber trabajado con licencias de otros estudios, como SEGA (ahí están los Sonic & Sega All Star Racing, por ejemplo), Sumo Digital se ha lanzado a la piscina con su primera IP original. Se trata de Snake Pass, un título que te deja extrañado. Vale, parte de la sensación viene del concepto de juego, pero sobre todo de los resultados que genera.

A grandes rasgos, Snake Pass es un plataformas de los que los anglosajones denominan "Collectathon", centrado principalmente en recoger distintos tipos de coleccionable dentro de un mismo nivel (siempre acompañados de un pequeño colibrí que nos ayuda con sus consejos) y alcanzar la salida.

Estos son de tres tipos: tres piedras mágicas (que son las que abren la salida y, por tanto, las que más os harán romperos el coco), monedas y una esferas de energía. Estas últimas son las más sencillas de encontrar. Este esquema de búsqueda de items se repite en sus 15 niveles, repartidos en cuatro mundos temáticos, de apariencia distinta y dificultad creciente. La cosa empieza a torcerse ya desde el propio tutorial, cuando el juego nos explica los controles.

Lee todos nuestros análisis de juegos para Nintendo Switch.

Por un lado, tenemos un botón para hacer que la serpiente avance. Pero claro, como se trata de este tipo de reptil, ganar velocidad implica que ha de "serpentear" (valga la redundancia) lateralmente, lo que se consigue moviendo el stick a un lado y a otro. Hay que hacer esto constantemente.

Snake Pass

Otro botón sirve para levantar la cabeza y alcanzar puntos elevados y un último para "aferrarnos" a barras, ya que no hay posibilidad de saltar. Atípico, ¿verdad? Los diez primeros minutos piensas que es un esquema original... pero pronto puedes estar aborreciéndolo porque frustra, no responde bien y no es divertido estar zarandeando constantemente el stick.

Suma que el desarrollo de los 15 niveles es siempre el mismo, y que cada vez las trabas y las exigencias son mayores... y el resultado es un juego que agotará rápido a los impacientes, porque dominarlo requiere tiempo, y la dificultad no perdona casi desde el primer momento.

Snake Pass

El apartado técnico de Snake Pass es bastante más resultón, con una música agradable y pegadiza y unos personajes bien animados y de diseño muy simpático (en cierta medida recuerdan a juegos como Banjo Kazooie o Yooka-Laylee, pero solo en la estética), que quizá parezca un pelín infantil... Pero no os dejéis engañar por las apariencias. Este juego es solo para tipos duros y pacientes. Curiosamente, está obteniendo cierta popularidad en las redes sociales, por lo que quizá haya más gente atraída por este tipo de retos de la que cabría esperar. Si eres de los de "jugabilidad compleja", quizá puedas darle una oportunidad.

Valoración

Su aspecto puede parecer infantil, pero es un plataformas duro y exigente. Buena culpa de ello es de su correoso control.

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

Es una idea curiosa y la estética tiene su gracia.

Lo peor

El esquema de control puede llegar a ser desesperante.

Lecturas recomendadas