Análisis

Análisis sombrío de Deadlight

Por Anónimo
-

Tequila Works acaba de “dar a luz" su primer juego: Deadlight. Una aventura que coge elementos prestados de otros géneros y los mezcla para obtener un resultado muy interesante.

Zombis, no muertos, infectados… Realmente no sabemos qué son, pero sí que representan un filón comercial y creativo para desarrolladores y editores. Los fans de estos seres son legión y están siempre a la espera de la última película, cómic y videojuego que trate el tema, una apuesta casi segura a la hora de preparar un nuevo producto de ocio. Eso es lo que ha hecho Tequila Works, un desarrollador español de reciente creación, para lanzar el primer título de la que esperamos sea una prolífica carrera en este mundillo. Veamos cómo les ha quedado.

Apostando sobre seguro

La historia es muy típica y tópica. Estamos en Seattle, a mediados de 1986, y nuestro objetivo es alcanzar una zona segura tras un suceso que ha cambiado la vida en el planeta. Es posible que allí encontremos a la familia de Randall Wayne, nuestro protagonista, que hará lo imposible para llegar mientras se ve rodeado por las Sombras, nombre elegido para denominar a los enemigos. Han pasado sólo cinco meses desde el “paciente cero”, pero estas criaturas dominan el paisaje y deambulan por todas partes en busca de alimento (o sea, nosotros). La historia comienza muy fuerte y misteriosa, aunque según avanzamos el guión pierde fuelle. Creemos que se podría haber sacado más partido de él.

Deadlight no es un juego original. Al contrario: toma elementos de varios géneros y los mezcla para dar lugar a una aventura a la que se le ha añadido acción, resolución de puzles y plataformas, muchas plataformas. Insistimos en estas últimas porque predominan con creces sobre los otros elementos, ya que la búsqueda de objetos es prácticamente por “coleccionismo”, la acción tiene lugar en momentos muy puntuales y la mayoría de puzles son sencillos de resolver. Hay momentos en los que podemos atascarnos, pero se soluciona rápidamente con el clásico método de ensayo y error. El hecho de tener vidas infinitas y la presencia de numerosísimos puntos de guardado simplifica, quizá en exceso, nuestra tarea.

Empeñarse en vivir

El desarrollo es simple. Avanzamos en 2D sobre escenarios 3D en los que debemos ir resolviendo la mezcla de géneros que hemos comentado antes. De la parte de aventura, puzles y plataformas no hay mucho que explicar, pero nos vamos a detener un poco en la acción. Tequila Works le ha dado un estilo considerado hoy día, lamentablemente, como “anticuado”: debemos evitar los enfrentamientos. Por el camino encontramos varias armas, como pueden ser un hacha, un revólver o una escopeta, y muy poca munición. Lo ideal es ahorrar balas y utilizar el hacha en el cuerpo a cuerpo sólo si es necesario, pues cuando nos atacan varias Sombras no nos sirve de mucho y, además, gastamos resistencia. Si no paramos a descansar después de haber repartido hachazos, moriremos sin ninguna duda ya que no tendremos fuerzas para golpear de nuevo.

La ambientación es el punto fuerte de esta aventura. Los escenarios están repletos de detalles y el uso de colores fríos es muy acertado, mientras que la iluminación nos deja ver lo justo y necesario. Los más viejos del lugar le sacarán un acertado parecido con clasicazos como Another World o Flashback, no sólo en el estilo gráfico sino en las animaciones de Randall y los enemigos, realmente trabajadas. El control es muy sencillo y dinámico, aunque al principio la ubicación de alguna acción en determinado botón parezca un tanto rebuscada. La banda sonora es dramática y de gran calidad, y los momentos en los que suena (y cuando no) están bien seleccionados. En cuanto a la localización, los textos han sido traducidos pero las voces se han quedado en inglés, aunque hemos de decir que el trabajo de locución es muy bueno.

Todos tenemos nuestro lado oscuro

¿Falla algo en Deadlight? Lamentablemente, sí: es muy corto. No tardaréis más de tres o cuatro horas en completarlo y basa su rejugabilidad en encontrar objetos, además de que carece de modo multijugador alguno y no podemos seleccionar el nivel de dificultad. Invita a jugar pausadamente, con momentos muy intensos, pero su brevedad lo deja en un título muy entretenido, sin poder aspirar a más. En su contra también una relación duración/precio descompensada (1200 Microsoft Points), pero sinceramente creemos que merece más de una oportunidad por vuestra parte.

Valoración

La mezcla de géneros no crea forzosamente un producto original, pero la ambientación es estupenda y el desarrollo entretenido. El resultado es una jugabilidad muy de antaño, sólo empañado por su corta duración.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La ambientación, conseguida gracias a un apartado técnico que “trabaja” para ella.

Lo peor

Se nos hace muy corto. Un par de horas más le habrían sentado de maravilla.

Lecturas recomendadas