Análisis

Análisis de Toren para PS4

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

Toren, un “indie” para muchos desconocido, llega a PSN directo de Brasil y con nuestro análisis vas a descubrir que este nuevo “art game” homenajea a clasicos como ICO, pero… ¿conseguirá el debut SwordTales calar tan hondo como la joya de Sony?

Toren es la ópera prima de SwordTales, un grupo indie brasileño que ha parido un “art game” (o juego artístico y con mensaje) que bebe directamente de clásicos como el inolvidable ICO. Y es que su argumento, en el que debemos guiar a Moonchild, la única chica en la tierra capaz de salvar a la humanidad, está completamente abierto a la interpretación del jugador. La vida, la muerte, las distintas etapas de la vida, el aprendizaje, el ascenso y la caída son algunos de los temas sobre los que meditaremos mientras avanzamos en la aventura.

El punto de partida es bien sencillo: la humanidad es condenada por construir una torre tan alta que les que permite tocar las estrellas y abrazar la luna. Y el castigo no es otro que impedir que el sol se ponga y, de regalo, un dragón que sobrevuela los cielos dominando la torre desde las alturas. Así, como un bebé, comenzamos la aventura solos, acompañados solo por las sabias palabras de un mentor, que nos abrirá los ojos a ideas como que la muerte es solo el principio, algo que entenderéis al comenzar a jugar…

Subir por el interior de la torre combina elementos de diversos géneros, como las plataformas, algún que otro combate y momento de acción y puzles. Mimbres que además se van entrelazando con el crecimiento personal de la protagonista (pasamos de bebé a adolescente, de ahí a adulto…), que va desarrollando nuevas habilidades y consiguiendo equipo para plantar cara al dragón. Todo al tiempo que repasamos algunos sueños de Moonchild, que tienen lugar en paisajes oníricos y recrean conceptos como la emoción, la belleza o el abismo.

No ahondaremos más por no arruinar las sorpresas del juego, pero el equilibrio entre el mensaje y lo que es el juego en sí es una de las principales diferencias respecto a otros juegos similares como Journey. Si en aquél la jugabilidad era más simple, centrada en los paseos y la experimentación como principales elementos, aquí encontramos un “juego de verdad”, con zonas de saltos o enfrentamientos contra el dragón que en realidad son pequeños puzles (como ocultarnos detrás de columnas y estatuas para evitar su aliento petrificante).

Incluso no faltan situaciones en las que debemos ser rápidos, bien para buscar cobertura y evitar corrientes de aire o para portar una llama y encender con ella diversas hogueras. Incluso hay segmentos en los que debemos avanzar a oscuras buscando el camino, dibujar con sal diversos símbolos en el suelo… Todo respaldado además por un notable apartado técnico, más aún si tenemos en cuenta que es el primer trabajo de SwordTales que llega PS4 vía PSN (también llega a PC vía Steam) Destacan aspectos como la recreación de las luces y la sombra, algunos elementos naturales como un frondoso árbol que crece en el interior de torre…

Algunos de estos elementos remiten a las obras del Team ICO, como Shadows of the Colossus, producciones con las que guarda numerosos parecidos, como la atmósfera del juego, la paleta de colores, la iluminación o el sosegado interior de la torre. Incluso la banda sonora, que alterna temas pausados con otros más épicos, también remite vagamente a las mencionadas obras (salvando las distancias, que la partitura de Kow Otani en Shadow of the Colossus es difícilmente superable).

Eso sí, pese a estas cualidades, Toren tiene una serie de problemas. El primero y menos grave, es la sensación de no estar del todo pulido. En los entornos hay popping, el modelo de la protagonista resulta poco expresivo, el control en ocasiones hace “raros” o no responde como debería… asperezas aquí y allá que, en ningún caso impiden disfrutar del juego. De hecho también tiene sus cosas buenas, como que no hay tiempos de carga si morimos. Eso sí, aún queda otro pequeño gran “pero”: la duración. Y es que Toren es un juego de una sentada.

Un jugador medianamente hábil, podrá despachar el juego en torno a tres horas. Si te quedas atascado en un punto, algo que puede pasar (aunque de forma algo remota), la duración puede dispararse un poco más, hasta las 4-5 horas. En esta primera vuelta no conseguirás todos los trofeos, aunque casi, por lo que si eres de los completistas, tendrás que darle una segunda vuelta.  Es decir, en cosa de 6 horas aproximadamente habrás visto todo lo que ofrece Toren. Ese es, sin duda, su principal problema, que sabe “a poco”.

En su descargo diremos que se pone a la venta por un precio “razonable”, 9,99 euros, y que a partir de mañana, día del lanzamiento, tendrá un 10% de descuento para los usuarios PS Plus, es decir, que se queda en 8,99 euros. Con este precio, ¿merece la pena? Pues depende de tu punto de partida y lo que esperes de él. Si eres un apasionado de los juegos tipo ICO, y le perdonas su duración y las mencionadas asperezas, la respuesta es un rotundo sí. Es un juego que atrapa hasta el fin, con algunos pasajes muy bellos, que hace reflexionar y que, además, cuenta con una buena banda sonora que ayuda a sumergirnos en su mundo.

Pero si eres de los que buscas cientos de hora de cada juego por cada céntimo de su dinero, si el mensaje te da igual y los “art games” no son lo tuyo… pues entonces, la respuesta es un rotundo no. Pero, aún con todo, te estarás perdiendo una experiencia interesante y única. Una experiencia que además pone de manifiesto un pequeño detalle que, lo reconozco, me ha dado envidia: el gobierno brasileño, con sus leyes, está respaldando la creación cultural (videojuegos incluidos), un mensaje que te golpea en la cara nada más arrancar Toren. ¿Cuánto tendremos que esperar para ver algo así en nuestro país con nuestras producciones? Por cierto, el juego viene subtitulado al castellano.

Valoración

Toren es un interesante "indie" que explora conceptos vitales y los deja a la interpretación del jugador, todo ello con las formas de una aventura clásica, con plataformeo, acción, algún puzle... Lástima que sea tan efímero.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Efectos de luz, banda sonora, integración del mensaje con la jugabilidad...

Lo peor

La duración. Detallitos aquí y allá sin pulir. Protagonista poco expresiva.

Lecturas recomendadas