Análisis

Análisis de TowerFall Ascension en PS4

Por Juan Lara
-

Versión comentada: PS4

Los amantes de lo "retro" y la diversión arcade pura de la época 8/16 bits están de enhorabuena. A nuestras PS4 llegan uno de los títulos más adictivos del universo indie, tras pasar por la consola "independiente" Ouya.

TowerFall Ascension nos recuerda que hace años que Sony tiene entre sus prioridades que los proyectos de los estudios "indies" encuentren sitio en sus plataformas. PS3 ha contado en los últimos tiempos con un elenco de títulos de este estilo más que notable y parece que la compañía japonesa quiere que esta tónica se mantenga, e incluso se refuerce en PS4. Tanto es así que ahora mismo algunas de las mejores bazas jugables de la nueva consola de Sony tienen forma de título "independiente".



Y uno de los títulos que abanderan este movimiento es este TOWERFALL ASCENSION, todo un homenaje a la época 8/16 bits, no sólo por la predominancia del pixel XXL si no por un estilo de juego que recordará a los frenéticos arcades de hace años. Un juego que toma la simplicidad jugable como bandera y la envuelve de un ritmo de juego endiablado y tremendamente adictivo, sobretodo si jugamos en compañía. Pero vayamos por partes.
La propuesta es la siguiente: tras seleccionar a uno de los 4 personajes disponibles se nos "soltará" en un escenario estático adornado con plataformas y salientes. Con un arco como única arma, tendremos que superar diferentes oleadas de enemigos (o de "amigos"), para pasar tener acceso al siguiente escenario. Sólo tenemos un botón para saltar, otro para disparar las flechas y otros para hacer un esquive rápido. El resto de botones sobra. Contaremos con un número muy limitado de flechas (nunca más de 6) que perderemos cada vez que acertemos o erremos en el tiro y que deberemos recuperar a toda velocidad antes de que otro se haga con ella o un enemigo se nos eche encima. Por el camino habrá potenciadores diversos, efectos que nos dificulten la vida, enemigos especiales, etc.
Una vez le hayamos cogido el truco a los controles nos daremos cuenta de que la acción se acelera y complica cada minuto, con flechas volando por todos lados y enemigos cayendo del techo sobre nosotros. Si te dejas caer por un agujero de la parte inferior, aparecerás cayendo por alguno de los de arriba, y lo mismo pasa con las salidas laterales. Esto redunda en un estilo de juego que roza a veces lo caótico y que puede dar lugar a piques épicos jugando en compañía. ¡Hasta nuestras propias flechas pueden caernos encima si nos descuidamos!.
Cada escenario y tipo enemigo nos propone un reto diferente y sólo nuestra velocidad y reflejos evitarán que veamos como todas nuestras vidas se volatilizan antes de acabar todas las rondas. Y es que aquí, como antiguamente, un impacto significa perder una de las 5 vidas que tenemos. Algo que ocurrirá a menudo porque el nivel de dificultad también está "chapado a la antigua" y nos pondrá en continuos aprietos incluso en nivel "normal". Por suerte contaremos con potenciadores tan útiles como flechas explosivas, rebotonas, escudos, alas para moverse por todo el escenario, etc. El control por su parte es preciso y veloz, por lo que enseguida estaremos saltando a toda velocidad, esquivando flechas y enganchándonos a salientes.
Para desplegar tanta adición en forma de sprite, TOWERFALL ASCENSION cuenta con 3 modos de juegos. "Quest" nos propone ir desbloqueado diferentes escenarios en un mapa y puede ser jugado en solitario o en cooperativo con un jugador más. Un modo este divertido y , sobretodo, exigente, donde podremos comprobar la utilidad de los potenciadores y donde cada escenario nos plantea algo nuevo: jugando casi a oscuras, a cámara lenta, con algunas plataformas en llamas, etc. Si coges estos escenarios, le pones un límite de tiempo y añades algún objetivo extra te harás una buena idea de lo que ofrece el modo "Trials". Un aditivo interesante que alarga la vida del título pero que no será de los más visitados.
La estrella, sin duda alguna, es el modo "Versus". En él hasta 4 jugadores se las verán unos contra otros en un mismo escenario y en partidas completamente configurables. Partidas donde reina la locura y el caos, y donde la lucha por hacerse con flechas y potenciadores puede dar lugar a situaciones hilarantes. Y todo a un ritmo de juego brutal donde es imposible tener controlado todo lo que ocurre a nuestro alrededor y donde nadie te asegura que esa flecha que lanzó tu rival hace unos segundos en la otra punta del escenario, no rebota en la pared, atraviesa una antorcha, se incendia, y hace que te tires por un agujero...para caer, increíblemente, ¡sobre el tipo que la lanzó unos segundos antes!. Algo que dará como resultado unas carcajadas seguras y un pique astronómico de tu víctima.
Y es precisamente en este modo multijugador donde encontramos el principal "pero" del título. Si quieres divertirte con tus amigos, tendrá que ser en el mismo salón y cada uno con su mando ya que carece por completo de posibilidades online de ningún tipo. Pensamos que la excusa puede ser la existencia de algún pequeño "lag", pero a estas alturas es imperdonable que un título de estas características salga "capado" de esta manera. Y es una pena, porque hoy en día nos da la impresión que las "quedadas" en casa no abundan como antes y donde TOWERFALL ASCENSION brilla es precisamente en este aspecto multijugador.
El apartado técnico, como veis, nada tiene que ver con la "nextgen"..ni con ninguna de las 3 anteriores. Pero su simpática y simple propuesta gráfica y unas melodías de los más pegadizas sabrán despertar en los más mayores una agradable nostalgia.
TOWERFALL ASCENSION está indicado para aquellos que busquen diversión pura,  dura y cruda (como la de antes), sin muchas pretensiones y que sean hábiles con el pad. Que busquen un juego simple de enorme ritmo y que despierte el lado competitivo de todos pero que, sobretodo, puedan juntarse en casa con unas pizzas y refrescos.

Más simple, imposible

Y uno de los títulos que abanderan este movimiento es este Towerfall Ascension, todo un homenaje a la época 8/16 bits, no sólo por la predominancia del pixel XXL si no por un estilo de juego que recordará a los frenéticos arcades de hace años. Un juego que toma la simplicidad jugable como bandera y la envuelve de un ritmo de juego endiablado y tremendamente adictivo, sobretodo si jugamos en compañía. Pero vayamos por partes.

La propuesta es la siguiente: tras seleccionar a uno de los 4 personajes disponibles se nos "soltará" en un escenario estático adornado con plataformas y salientes. Con un arco como única arma, tendremos que superar diferentes oleadas de enemigos (o de "amigos"), para pasar al siguiente escenario. Sólo tenemos un botón para saltar, otro para disparar las flechas y otros para hacer un esquive rápido. El resto de botones sobra. Contaremos con un número muy limitado de flechas (nunca más de 6) que perderemos cada vez que acertemos o erremos en el tiro y que deberemos recuperar a toda velocidad antes de que otro se haga con ella o un enemigo se nos eche encima. Por el camino habrá potenciadores diversos, efectos que nos dificulten la vida, enemigos más capacitados, etc.


Una vez le hayamos cogido el truco a los controles nos daremos cuenta de que la acción se acelera y complica cada minuto, con flechas volando por todos lados y enemigos cayendo del techo sobre nosotros. Si te dejas caer por un agujero de la parte inferior, aparecerás cayendo por alguno de los de arriba, y lo mismo pasa con las salidas laterales. Esto redunda en un estilo de juego que roza a veces lo caótico y que puede dar lugar a piques épicos jugando en compañía. ¡Hasta nuestras propias flechas pueden caernos encima si nos descuidamos!.


Cada escenario y tipo de enemigo nos propone un reto diferente y sólo nuestra velocidad y reflejos evitarán que veamos como todas nuestras vidas se volatilizan antes de acabar todas las rondas. Y es que aquí, como antiguamente, un impacto significa perder una de las 5 vidas que tenemos. Algo que ocurrirá a menudo porque el nivel de dificultad también está "chapado a la antigua" y nos pondrá en continuos aprietos incluso en nivel "normal". Por suerte contaremos con potenciadores tan útiles como flechas explosivas, rebotadoras, escudos, alas para moverse por todo el escenario, etc. El control por su parte es preciso y veloz, por lo que enseguida estaremos saltando a toda velocidad, esquivando flechas y enganchándonos a salientes.

¡Todos al salón!

Para desplegar tanta diversión en forma de sprite, Towerfall Ascension cuenta con 3 modos de juegos. "Quest" nos propone ir desbloqueado diferentes escenarios en un mapa y puede ser jugado en solitario o en cooperativo con un jugador más. Un modo este divertido y, sobretodo, exigente, donde podremos comprobar la utilidad de los potenciadores y donde cada escenario nos plantea algo nuevo: jugando casi a oscuras, a cámara lenta, con algunas plataformas en llamas, etc. Si coges algunos de estos escenarios, le pones un límite de tiempo y añades algún objetivo extra te harás una buena idea de lo que ofrece el modo "Trials". Un aditivo interesante que alarga la vida del título pero que no será de los más visitados.

La estrella, sin duda alguna, es el modo "Versus". En él hasta 4 jugadores se las verán unos contra otros en un mismo escenario y en partidas completamente configurables. Batallas donde reina la locura y el caos, y en los que la lucha por hacerse con flechas y potenciadores puede dar lugar a situaciones hilarantes. Y todo a un ritmo de juego muy alto donde es imposible tener controlado todo lo que ocurre a nuestro alrededor y donde nadie te asegura que esa flecha que lanzó tu rival hace unos segundos en la otra punta del escenario, no rebota en la pared, atraviesa una antorcha, se incendia, y hace que te tires por un agujero...para caer, increíblemente, ¡sobre el tipo que la lanzó unos segundos antes!. Algo que dará como resultado unas carcajadas seguras y un pique astronómico de tu víctima.

Y es precisamente en este modo multijugador donde encontramos el principal "pero" del título. Si quieres divertirte con tus amigos, tendrá que ser en el mismo salón y cada uno con su mando ya que carece por completo de posibilidades online de tipo alguno. Pensamos que la excusa puede ser la existencia de algún pequeño "lag", pero a estas alturas es imperdonable que un título de estas características salga "capado" de esta manera. Y es una pena, porque hoy en día nos da la impresión que las "quedadas" en casa no abundan como antes y donde Towerfall Ascension brilla es precisamente en este aspecto multijugador.

El apartado técnico, como veis, nada tiene que ver con la "nextgen"...ni con ninguna de las 3 anteriores. Tira del tan de moda estilo pixelado de la época dorada de los 8/16 bits, con unos sprites pequeños y coloridos que despertarán una agradable nostalgía en muchos. Las melodías que acompañan a las batallas son pegadizas y muy melódicas (más de uno se quedará un rato escuchando la musiquilla que acompaña a tu quinta defunción).

En definitiva, un arcade frenético que muy entretenido en solitario pero que se revela una auténtica gozada si eres capaz de rodearte de tus amigos en el salón de tu casa.

Valoración

Ideal para los que busquen diversión pura, dura y cruda, sin muchas pretensiones. Un juego simple de enorme ritmo y que despierta el lado competitivo de todos los participantes.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El ritmo de juego frenético y lo adictivo que resulta. Su modo Versus crea momento hilarantes.

Lo peor

Opciones online inexistentes que limitan sus opciones multijugador a sólo "local".

Lecturas recomendadas