Análisis

Battlefleet Gothic Armada - Análisis para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Ya está aquí el análisis de Battlefleet Gothic Armada, un nuevo juego de estrategia en tiempo real para PC basado en un popular juego de mesa del mundo de Games Workshop.

El género de la estrategia en tiempo real es uno de los más veteranos en PC, y desde comienzos de los noventa hasta nuestros días hemos visto centenares de títulos de esta temática durante dos décadas. El que nos ocupa hoy es un juego que si bien no brilla por su originalidad, sí lo hace por su factura técnica y la diversión que nos aportan sus batallas espaciales al mando de enormes flotas de catedrales móviles.

Gótico y galáctico

Este es el principal rasgo que diferencia a este juego del resto de títulos de estrategia que podemos comprar actualmente. Battlefleet Gothic Armada nos ofrece nunca mejor dicho un universo tan espectacular como poco frecuente, donde las enormes naves y estaciones espaciales con aspecto de catedral gótica nos ofrecen un aspecto visual realmente sorprendente. Este aspecto bebe directamente del juego de mea original de Games Workshop que se denomina igual y que nos proponía enormes batallas interestelares por el poder del universo.

El diseño de cada nave es sencillamente espectacular y sorprendente, y como os decía, en ellos predominan las construcciones góticas, con los elementos arquitectónicos que dan personalidad a este tipo de diseños, dando como resultado destructores o fragatas que tienen un aspecto más parecido al de la catedral de Burgos que a lo que en el imaginario colectivo entendemos por una nave de estas características. Pero ahí es donde reside en parte el encanto de este Battlefleet Gothic Armada.

Una lucha épica por el control de la galaxia

Como en todo juego de estrategia que se precie, a las batallas les precede una interesante historia que da como resultado estas contiendas. En Battlefleet Gothic Armada se enfrenta diferentes facciones por el poder de la galaxia, estas son el Caos, el Imperio, los Eldar y los Orkos. La historia del juego se desarrolla durante la décimo segunda cruzada negra y nos mete de lleno en la guerra gótica entre el Imperio y Abadon el Saqueador. El objetivo es oponerse al caos, y para ello debemos repeler los ataques que nos lanzarán para seguir con los 20 años que ya dura la Guerra en el sector.

Las facciones son el Imperio, que es la que disfruta de una tecnología más avanzada. Le siguen el Caos, compuestos por las Legiones Traidoras formadas por las tripulaciones que han ido dejando de lado los pensamientos del Imperio. Por su parte los Orkos, una especie que se vale de la chatarra para poder crear sus enormes naves y los Eldar, que también disfrutan de una tecnología espectacular  y que `puede competir de tú a tú con el Imperio gracias a una serie de naves muy rápidas, maniobrables y con gran potencia de fuego.

Preparando nuestra flota

Uno de los rasgos más interesantes de este Battlefleet Gothic Armada es la posibilidad de personalizar todos los aspectos de nuestra flota. Esta es una de las cosas que más “molan” de este tipo de juegos, el poder manejar a nuestro antojo la composición de nuestra flota, pudiendo mejorarla con la experiencia recibida en cada misión, ya sea con nuevas naves o mejorando distintos aspectos de estas.

En cada nave podemos editar distintos aspectos de su funcionamiento, como por ejemplo las habilidades de la nave, mejoras específicas de su equipamiento, tanto de su armamento como de los sistemas de defensa, e incluso podemos echar un vistazo a su tripulación. Normalmente hay tres tipos de naves disponibles, y son básicas a la hora de enfrentarnos al enemigo, estas son las naves de crucero, las que todos tenemos en mente como destructores, las naves de escolta, que permiten hacer reconocimientos de determinadas zonas en busca de enemigos, o las de transporte.

[gallery:142188]

Algunos de los elementos que componen cada nave, y que podemos ver de forma detallada en los astilleros son las características de cada nave, en las que podemos ver qué nivel o la fortaleza que pueden ofrecer respecto de los ataques enemigos. Estos por ejemplo tienen que ver con el casco, escudo, la velocidad, la capacidad de rotación, el nivel de detección, las torretas de fuego de las que dispone o el tipo de blindaje. A estas naves les podemos añadir habilidades que se pueden ir asignando a diferentes ranuras que podemos ir desbloqueando con el paso de las misiones. Como veis la personalización de nuestra flota es uno de los puntos fuertes de este Battlefleet Gothic Armada, algo que cobrará mucha importancia a la hora de entrar en combate.

Estrategia en tiempo real

El desarrollo de Battlefleet Gothic Armada no dista demasiado de otros juegos de estrategia en tiempo real, por no decir nada. Aquí Battlefleet Gothic Armada bebe de las bases del género y nos ofrece lo que esperamos de él, sin grandes novedades aunque con una factura técnica vistosa y práctica. En el modo campaña tenemos un mapa de la galaxia donde podemos ir viendo las nuevas misiones que se asignan a nuestra flota, que como ya os hemos contado se puede personalizar y mejorar a nuestro gusto antes de cada batalla.

Una vez que hemos seleccionado algunas de las misiones disponibles, pasaremos a la tradicional fase de colocación de nuestras unidades sobre el campo de batalla espacial. Aquí elegiremos cada una de las naves de nuestra flota y la colocaremos dentro de una franja delimitada en el escenario. Una vez colocadas todas nuestras naves, por ejemplo dos fragatas y una nave de reconocimiento, pulsaremos el botón para que dé comienzo la batalla.

Aquí debemos tener varias cosas en cuenta, tenemos que estar muy atentos al mini mapa que aparece en la parte inferior izquierda de la pantalla, y que nos alertará de posibles movimientos enemigos. Estos aparecerán como un punto de color rojo en este mini mapa, y salvo que los tengamos muy cerca no podremos identificar el tipo de nave a la que nos enfrentamos. Una alternativa que nos proporcionan algunas naves es poder enviar una sonda que identifique a gran distancia el tipo de nave enemiga. Además la sonda no desvelará nuestra posición, por lo que será ideal para hacer emboscadas.

Con el ratón podemos marcar el lugar al que queremos que se muevan nuestras naves, ya sea de forma individual o grupal. Con las teclas WASD podemos mover la cámara y con el botón central del ratón mover la cámara en 3D. Una vez que entramos en combate hay que tener en cuenta varias cosas.

Este Battlefleet Gothic Armada básicamente se maneja como los grandes galeones del siglo XVII o XVIII. Esto quiere decir que debemos tener muy en cuenta cómo encaramos al enemigo, si de frente o por los flancos. Esto quiere decir que cada nave tiene un tipo de blindaje y armas de fuego que las hacen ideales para atacar de una u otra forma.

Para ello existen varios controles en el juego con el que podemos configurar un ataque frontal o por los flancos. Una vez elegido este tipo de ataque, sólo tenemos que manejar nuestras naves para que estas comiencen a disparar. Por esta razón si tenemos superioridad numérica, es ideal realizar ataques desde los flancos con toda la potencia de fuego que ofrecen las decenas de torretas de nuestras catedrales móviles. Además la rapidez de nuestros giros puede salvar a nuestras naves de una destrucción rápida. Por esta razón tenemos una serie de controles que controlan la velocidad de las naves y los giros bruscos. Porque gracias a estos giros rápidos podemos zafarnos del ataque de una nave enemiga o disparar sobre su flanco más desprotegido de forma rápida.

Pero este tipo de giros también nos sirve para evitar algunas zonas de minas o asteroides que nos encontraremos en el camino. Respecto del ataque, tenemos variadas armas a nuestra disposición, distintas en cada nave, y que debemos dispara en el momento oportuno. Y es así porque cuando lo hagamos en la mayoría de veces tendrán que recargarse durante varios segundos, por lo que hay que manejarlas con mucha cabeza. Hay armas que siguen una trayectoria recta en busca del enemigo o bien otras que se parecen más a pulsos magnéticos que pueden hacer mucho daño al enemigo, así como otras que se dirigen de forma automática al enemigo más cercano. Según el tipo de arma, tendremos que desviar recursos del escudo o de la propulsión de la nave para que se puedan disparar.

Otra de las posibilidades que nos ofrece este Battlefleet Gothic Armada es poder hacer asaltos y abordajes contra la naves enemigas, en una prueba más que nos demuestra que este Battlefleet Gothic Armada se desarrolla de forma muy parecida a los combates navales. Los controles necesitan una cierta curva de aprendizaje, no muy larga, pero al final es un juego que utiliza fórmulas muy vistas ya en otros juegos, algo que nos es malo porque es precisamente lo que esperamos.

En Battlefleet Gothic Armada tenemos la posibilidad de disfrutar de tres modos de juego. Uno es el de campaña con una sucesión de misiones, otro es el de escaramuza, ideal para entrenar y obtener puntos de experiencia, y otro multijugador, que nos propone las tradicionales partidas contra otros jugadores y también partidas cooperativas.

Apartado técnico

Aquí Unreal Engine 4 hace un trabajo excepcional, ofreciendo un gran rendimiento y un nivel de detalle en las naves sobresaliente. Es una de las mejores cosas de este Battlefleet Gothic Armada, las espectaculares naves, que ya de por sí lo son por su diseño, pero también por lo bien detalladas que están gráficamente. Lo mismo ocurre con el resto de elementos del escenario, como nubes de gases, minas, nebulosas, planetas, lunas o soles, todo luce de un modo épico como el propio nombre de este tipo de ajustes indica.

En el momento de esta prueba podemos ponerle un pero técnico, y es que Battlefleet Gothic Armada se ha bloqueado y nos ha echado de la partida en varias ocasiones, y todo parece, según los mensajes de error recibidos, debido a los controladores de la tarjeta de vídeo, que por cierto, están al día en el momento de hacer esta análisis.

Por lo demás, todo el juego raya a un gran nivel técnico, ya no sólo gráfico, sino en las cinemáticas que nos introducen en la campaña y sus misiones, todo aderezado con una espectacular banda sonora. Battlefleet Gothic Armada está traducido al español, pero no doblado, algo que es suficiente para jugarlo sin problemas.

Conclusión

Battlefleet Gothic Armada es un gran juego de estrategia en tiempo real, y con esto no quiero decir que sea el mejor de su género, pero sí que es uno de los más brillantes. Como últimamente estamos viendo en el género con juegos como Grey Goo, es un título que cumple con creces lo que se espera de él, no innova, no es revolucionario, pero su gran ambientación, las opciones de personalización y el gran nivel técnico hacen de el un juego de estrategia en tiempo real de libro. La campaña tiene una duración aceptable y el modo multijugador junto con el de escaramuza nos ofrece muchas horas de juego después de haber terminado la campaña.

Es una experiencia el poder experimentar el combate desde cada una de las facciones disponibles, ya que nos da una visión completamente distinta del juego. Sólo podemos echarle en falta algunos problemas técnicos que han lastrado nuestra experiencia con el juego, teniendo que haber repetido algunas misiones como consecuencia de los continuos bloqueos del juego. Es algo que esperamos se resuelva en el parche de lanzamiento. A pesar de ello, este Battlefleet Gothic Armada es un gran juego de estrategia en tiempo real, con un universo espacial único y épico y un sistema de combate muy divertido que nos va a enganchar durante horas.

Valoración

Gran ejemplo de juego de estrategia en tiempo real, no innova ni revoluciona, pero su espectacular ambientación gótica, su fácil manejo y los modos de juego disponibles hacen de él un juego redondo e imprescindible para todo buen amante del género

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Naves de estilo gótico, gráficos con Unreal Engine 4, personalización y evolución de flotas

Lo peor

Algunos problemas técnicos que bloquean el juego, no hay doblaje al español

Lecturas recomendadas