Análisis

Capcom Arcade Cabinet: Mini análisis de 1943

Por Daniel Quesada
-

Que no os cuenten películas sobre soldados valerosos. Resulta que la Segunda Guerra Mundial se resolvió gracias a un único avión con munición infinita y muy mala uva.

Tras su "juego de aviones" llamado 1942, Capcom lanzó este 1943, en el que nos metíamos de lleno en la batalla de Midway para vengar los acontecimientos de Pearl Harbor. Como era común en la época, el desarrollo era propio de un shoot ´em up en perspectiva cenital: un minúsculo avión enfrentado a centenares de enemigos, que avanzan en vertiginosas formaciones y disparan como descosidos.

Contamos con el disparo estándar y un super ataque que afecta a toda la pantalla. Cuando éste se gasta, ese botón sirve para hacer una pirueta que nos permite esquivar los ataques por un segundo. Por supuesto, el disparo estándar se puede mejorar con "power ups" que multiplican nuestros proyectiles, los convierten en misiles o añaden dos naves a nuestros lados.

El principal matiz respecto a otros "shooters" es que nuestro avión no cae de un disparo, sino que cuenta con una barra de salud-combustible que va menguando poco a poco, ya sea por acción del tiempo o por los balazos que recibamos. Si la barra llega a cero, un impacto más nos hará estallar. El uso de esta barra desahoga la partida (sobre todo, porque podemos recargarla con algunos items), pero la trampa está en que sólo tenemos una vida. En este tipo de formato descargable da igual, dado que tenemos continuaciones infinitas, pero en su momento convertía a la recreativa en un reto para titanes, que se disfrutaba (y disfruta) más en cooperativo.

La verdad es que la acción resulta incesante y supone un reto muy entretenido, especialmente porque nos insta a mejorar nuestra pericia con un porcentaje de aciertos al final de cada nivel. Pero tras los primeros niveles (de 24) queda patente que el juego es repetitivo a saco: siempre los mismos aviones, los mismos portaaviones... ¡Hasta los jefes finales se repiten sin parar! Además, los gráficos acusan el paso de los años y no lucen tan vistosos como los de juegos posteriores como 1941 o Fire Shark. Pero vamos, bien que nos sirve para desfogar derribando "pájaros".

Valoración

Quizá no sea el "shooter" más completo y equilibrado de la Historia, pero sigue funcionando bien para los estándares de hoy en día y tiene relevancia como "abuelo" del género.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Que retiene parte de su encanto. La acción tiene buen ritmo.

Lo peor

Es demasiado repetitivo. Los gráficos están muy anticuados.

Lecturas recomendadas