Análisis

Crítica de 360 Juego de destinos

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En 360 Juego de destinos, se entretejen relatos que nos llevan de Viena a París, Londres, Bratislava, Río, Denver y Phoenix. Un hombre de negocios se enfrenta a una dura decisión: serle fiel o no a su mujer. A partir de este momento se originan una serie de acontecimientos que se desarrollan alrededor del mundo con consecuencias dramáticas, haciendo que la trama acabe volviendo al lugar de la decisión original: un viaje de 360º.   2011 - DIRIGIDA POR: Fernando Meirelles - PROTAGONIZADA POR: Anthony Hopkins, Jude Law, Rachel Weisz, Ben Foster, Moritz Bleibtreu, entre otros. Ya en cines.

El realizador Fernando Meirelles autor de cintas tan imprescindibles como Ciudad de dios, El jardinero fiel o A ciegas, dirige 360 Juego de destinos, una nueva adaptación de la célebre pieza de teatro "La ronda" del vienés Arthur Schnitzler.

 

Escrita en 1897 estuvo acompañada de una gran polémica durante décadas por su contenido sexual. Meirelles actualiza el libreto y le confiere un espíritu internacional, si bien no es el primero que adapta esta pieza. Le precedieron en esta tarea los cineastas Max Ophüls y Roger Vadim, que firmaron obras bajo el mismo título.

 

La grandeza de esta película es la de poner a cada uno de los personajes al límite: en ocasiones aciertan con sus decisiones, en otras, se equivocan estrepitosamente, y siempre, el azar, la casualidad, el cúmulo de sucesos que les han llevado a ese punto, son los que decantan la balanza a su favor o en su contra.

 

 

360 se sumerge en el pantanoso terreno de las relaciones personales: la incomunicación, el despecho, la tristeza o el enamoramiento encuentran su lugar entre personas que acaban de conocerse o que vuelven a conocerse después de un punto de inflexión en el vínculo que comparten.

 

El viaje, el tránsito y por tanto las bisagras temporales son las que focalizan la atención del guión de Peter Morgan (El desafío, Más allá de la vida) de clara vocación internacional, que busca retratar a personas muy diferentes entre sí: desde un padre desolado por la desaparición de su hija a una mujer decidida a salir adelante convirtiéndose en prostituta de lujo.

 

 

Un finísimo hilo une todas las historias en las que sus protagonistas tienen que tomar decisiones de las que cambian la vida: ser fiel, dejarse extorsionar, empezar de nuevo, aprovechar una ocasión única, librarse de un jefe déspota, declararse a la mujer de tus sueños... Sea cual sea su voluntad o el punto en el que quieren verse en el futuro, nosotros accedemos a ellos en el momento en el que tienen que "mojarse" y decidir si dan un paso al frente o hacia atrás y la gran virtud de 360 es que consigue sorprendernos siempre poniendo delante de nuestras narices nuestros prejuicios y enfrentándonos a ellos.

 

 

Fantástico el reparto y el registro de cada uno de los personajes, que experimentan prácticamente todos los estados anímicos posibles lo que permite a Meirelles dos cosas: bucear por diferentes géneros cinematográficos y jugar con la fotografía de la que se encarga Adriano Goldman.

 

En palabras del director "hay varias tonalidades en esta película, y eso es lo que más me atrajo a la hora de dirigirla. Por ejemplo, a través de la pareja interpretada por Rachel Weisz y Jude Law, nos encontramos frente a un drama romántico. Luego, con los personajes de Jamel Debbouze y Dinara Droukarova, que transcurre en París, nos orientamos más hacia una historia de amor nostálgico. Nos encaminamos más tarde por la senda del thriller ambientado en Viena, con los personajes de los rusos, las carreras de persecución y los disparos, sin olvidar la comedia que proporciona el personaje de Jamel Debbouze".

 


 

En suma, una cinta muy recomendable por su estructura caleidoscópica y los laberintos en los que Meirelles te introduce. Te hace sentir, que ya es mucho: zozobra, miedo, desilusión, alegría... Es fácil empatizar con los personajes, y, además consigue sorprenderte. Atención a los mensajes y a la comunicación, que son uno de los ejes centrales que caracterizan todas las relaciones: ya sean las miradas, las llamadas de teléfono o una nota apresurada en un trozo de papel, siempre son decisivos.

Valoración

Estimulante narración coral de una película que toca todos los palos: el drama, la comedia, el thriller... todo ello ahondando en grandes temas como la suerte, el destino, la fidelidad o el abandono.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La historia protagonizada por Anthony Hopkins, Ben Foster y Maria Flor, ¡sutil y emotiva!

Lo peor

La intensidad dramática de algunos pasajes.

Lecturas recomendadas