La fiesta de las salchichas
Análisis

La fiesta de las salchichas - Crítica de la comedia gamberra de Seth Rogen

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de La fiesta de las salchichas (Sausage Party), la comedia gamberra de Seth Rogen con Jonah Hill, James Franco, Kristen Wiig, Edward Norton, Paul Rudd, Salma Hayek, Michael Cera y Seth Rogen.

¿Os encantaron películas como Movie 43 o Juerga hasta el fin? Estáis de enhorabuena entonces porque llega a carteleras La fiesta de las salchichas, una comedia gamberra, lasciva y políticamente incorrecta que hará que las baldas del supermercado adquieran una nueva dimensión para ti. Tardarás en comerte un perrito caliente, te lo aseguro.

Dirigida por Conrad Vernon (Shrek 2, Monstruos contra alienígenas o Madagascar 3) y Greg Tiernan (Thomas & Friends), la película se centra en la historia de una salchicha que tras caer en un carro de la compra empieza a plantearse grandes cuestiones existenciales acerca de su origen, sus objetivos y su propia naturaleza. El guión es obra de Evan Goldberg, Kyle Hunter, Seth Rogen y Ariel Shaffir (ya os adelanto que tanta perversión no puede salir de una única mente) y el reparto vocal en versión original cuenta con un gran plantel de voces: Jonah Hill, James Franco, Kristen Wiig, Edward Norton, Paul Rudd, Salma Hayek, Michael Cera y el mismo Seth Rogen.

Lo que aporta como novedoso no es tanto el concepto obsceno y vicioso que ya hemos visto en otras ocasiones, sino el hecho de que llegue en forma de propuesta de animación y con aspiraciones de llegar al gran público gracias a su promoción comercial... Algo así como Ted en formato XXL. Aprovecho para recordaros que esta película, a pesar de su aspecto simpático ES PARA ADULTOS. No hará falta que os recuerde el revuelo que se montó cuando un cine proyectó el tráiler antes de Buscando a Dory... Un error garrafal...

Aunque en las antípodas en cuanto a pretensiones, la única cinta parecida que se me viene a la mente es la ganadora del premio a la mejor película europea en Sitges en 2006: Princess. Al menos, no había despertado en mí la misma sensación traumática ninguna película desde que visioné aquella.

La fiesta de las salchichas

Lo que está claro es que, de forma similar a lo sucedido con Deadpool, La fiesta de las salchichas llega para dividir la público: en el pase de prensa despertó a partes iguales sonoras carcajadas y arcadas entre mis compañeros. Y reconozco que yo misma pasé por ambos estados a lo largo de la proyección.

Cuando se pone bestia, es demasiado bestia.

No deja de ser divertido el planteamiento de que los alimentos "inocentes" esperen al ser comprados por los humanos-dioses acceder a una suerte de paraíso terrenal, pero verlos literalmente fornicando en una orgía, teniendo sexo oral, o hablando con un preservativo usado, es... un poco demasiado si no se tiene el estómago fuerte... Amén de la ducha vaginal que acaba explorando orificios insospechados...

El tratamiento de la homosexualidad tampoco es que sea especialmente transgresor, ya que lo novedoso habría sido que se tratara con naturalidad y no como vehículo para generar socarronas risotadas, pero bueno, tampoco se le pueden pedir peras al olmo.

La fiesta de las salchichas

Al guión no le falta inventiva, pero sí le sobran momentos explícitos y ciertas salidas de tono que siguen trillando la senda de los clichés territoriales, los tópicos sexuales y el despiporre sin sentido (ver a un tío colocarse calentando sales en una cucharilla es grimoso; que gracias al subidón pueda ver a su rollo de papel higiénico reptando hacia el salón, ya es otra liga).

No sé si será de chamba o buscado pero esa idea final de los dibujos vislumbrando su verdadera naturaleza de cartoons, nos pone sobre el terreno del desconocimiento que nosotros tenemos sobre nuestra verdadera naturaleza, ¿acaso también hemos sido soñados por otro que se divierte manejando nuestros hilos? Os dejo con el interrogante (que ya planteó con mayor acierto La LEGO película), lo más inteligente de una película que traerá polémica bajo el brazo durante bastante tiempo.

La fiesta de las salchichas

Seth Rogen, por supuesto, ya piensa en la secuela y agarraos a la silla antes de leer sus declaraciones: "Es una de las razones por las que quitamos el final original, porque pensamos que si esa era la primera escena de la siguiente película probablemente no es lo que querrías que pasara, con ellos viéndonos y encontrándonos, básicamente. Pero la idea de una película de acción real animada, con el estilo híbrido de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, es también muy emocionante, básicamente porque ¿Quién engañó a Roger Rabbit? es una de mis películas favoritas de toda la historia". Me despido con el recopilatorio que realizamos recientemente de películas que mezclan animación y acción real.

Valoración

Original y traumática a partes iguales: un desagradable paseo por un supermercado plagado de alimentos salidos que guarda una reflexión metafísica. Solo apta para amantes del humor extremo.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El reparto de voces en versión original, el diseño de los personajes y la calidad de la animación.

Lo peor

Roza lo nauseabundo llegando a ser muy desagradable, está plagada de clichés y es mucho menos divertida de lo que pretende porque se pasa de rosca.

Lecturas recomendadas