Análisis

Hearts Of Iron IV - Análisis para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Este es el análisis de Hearts Of Iron IV para PC. Es hora de ir a la guerra, de rememorar la contienda mundial más colosal que ha vivido la humanidad y disfrutar de su vertiente estratégica como pocos juegos lo han sabido hacer.

La estrategia militar en PC ha sido uno de los géneros más destacados de esta plataforma desde sus inicios. La hemos vivido en muchas vertientes, más o menos minuciosas, centradas en el combate, en el cuerpo a cuerpo, como el gran Panzer General o los Battle Academy y otros títulos nos han llevado a una gestión más minuciosa del ejército y mucho más enfocada a las operaciones militares y a los grandes movimientos de tropas.

En este último terreno es en el que siempre se ha sentido a gusto la saga Hearts Of Iron, que se ha caracterizado siempre por ofrecer una simulación bélica de envergadura y donde el combate queda en un segundo plano. De los muchos juegos de estrategia que hemos catado este es uno de los más complejos, sobre todo a la hora de hacerse con sus distintas vertientes, pero se trata de un juego muy agradecido que nos va a brindar muchas horas de diversión militar.

 ¿Cómo se juega a Hearts Of Iron IV?

 Creo que esta es una de las principales preguntas que nos hacemos con cualquier juego, y este Hearts Of Iron no iba a ser menos. Se trata de un juego de estrategia militar que se desarrolla en la segunda guerra mundial, u abarca un intervalo de tiempo de alrededor de 15 años, desde los albores de la Guerra Civil Española hasta unos años después de la contienda mundial.

En este juego podemos elegir una de las distintas naciones que se enfrentaron en la guerra mundial, y podemos elegir comenzar desde el año 1936, todavía con una España plenamente Republicana o bien en 1939, donde nuestro país ya es gobernado por el General Franco. Con estos dos matices para ubicarnos comenzamos la partida habiendo elegido a una de estas naciones y uno de sus líderes, entre los que podemos encontrar a Hitler, Mussolini, Hirohito o Chamberlain entre otros.

Una vez elegida nuestra potencia seleccionamos el nivel de dificultad y a andar. Y andar significa organizar muy bien nuestro ejército. Hearts Of Iron IV no es un juego de estrategia por turnos, sino que su desarrollo es en tiempo real. El mapa del jugo recoge todo el globo terráqueo con gran detalle, incluyendo centenares de provincias de todos los países e islas que os podáis imaginar.

La disposición de las tropas se puede ver de distintas maneras. Según el nivel de zoom que hagamos sobre el mapa podemos ver un tipo u otro de indicadores sobre la composición de cada unidad, si alejamos el mapa disfrutaremos de una vista muy esquemática, más parecida a la de un teatro de operaciones. Si aumentamos a tope el zoom podremos ver las unidades, ciudades y factorías en un perfecto 3D gracias al motor del juego, que además nos muestra con mucho detalle todo tipo de efectos meteorológicos.

Una vez en marcha toca repasar todas las unidades que tenemos sobre el terreno, que se muestran como soldados, tanques, caballería o unidades aéreas y navales. Al pulsar sobre cada una de ellas se despliega un menú que nos muestra cuántas compañías componen el regimiento para poder ver toda esta información de forma pormenorizada. Aquí es donde se demuestra nuestra pericia como estrategas, ya que de ahora en adelante debemos trazar un gran plan para acabar con nuestros enemigos.

Gestionando un vasto ejército

Una vez que estamos delante del teatro de operaciones es el momento de repasar otro tipo de información de vital importancia, como por ejemplo la diplomacia. Gracias a esta podremos desencadenar numerosos conflictos y escribir la historia a nuestra imagen y semejanza. Por defecto no podemos lanzar a nuestras unidades contra Polonia, por poner un ejemplo, sino que antes debemos repasar nuestras relaciones con este país y provocar o precipitar los hechos para que podamos mover nuestras tropas sobre el enemigo. Hasta que no se le declara la guerra a un país no podemos mover nuestras tropas.

Una de las principales características que diferencian a este Hearts Of Iron IV de otros muchos juegos de estrategia es la posibilidad de trazar grandes planes de combate con todo nuestro ejército. Esto quiere decir que podemos trazar un plan a medio plazo con todas nuestras tropas para que el ataque sobre el enemigo y el desarrollo de la batalla sea lo más cercano a nuestros intereses. Estos planes de batalla digamos que nos permiten trazar órdenes para nuestras compañías en rasgos más generales, asignando generales a cada una de estas grandes operaciones y dibujando sobre el mapa los movimientos de nuestros ejércitos durante las siguientes semanas.

Este juego como decimos nos ofrece una gestión del ejército muy amplia y no sólo se limita a la preparación de las tropas para el combate, sino que además nos propone crear las condiciones necesarias para que los suministros no fallen y podamos seguir creando nuevas unidades. Este es uno de los aspectos donde incide mucho Hearts Of Iron IV, dando una vuelta de tuerca respecto de anteriores entregas y ofreciendo un control más pormenorizado de los refuerzos, ya que ahora no sólo se limitan a los soldados y unidades, sino que hay que estar muy pendientes de la intendencia y suministrar a cada unidad el armamento y víveres necesarios.

¿Y el combate?

Este es el punto culminante de todo juego de estrategia, pero en Hearts Of Iron IV se deja en un “segundo plano” porque como decimos lo importante está en los prolegómenos de las hostilidades. Aquí a la hora de lanzarnos al enemigo podemos dirigir a las tropas y unidades que queramos a conquistar una provincia, si en ella hay fuerzas enemigas evidentemente se desarrollará un cruento combate que no se resuelve inmediatamente, sino que dentro del juego puede durar días o semanas, por lo que debemos estudiar muy bien a qué nos estamos enfrentando, porque aquí las operaciones militares tienen una duración muy real y se pueden estancar en cualquier momento.

Hearts Of Iron IV también ofrece controlar unidades aéreas y navales, cuando elegimos algún tipo de estas unidades el mapa del juego cambia automáticamente por lo que veremos de manera gráfica el radio de acción de nuestras unidades. A la hora de combatir tiene especial importancia en el desenlace de la batalla la experiencia de cada unidad, por lo que debemos elegir muy bien a quien ponemos al frente de un regimiento o ejército, ya que los generales pueden tener distintas habilidades, que unidas a su experiencia pueden ser el factor desestabilizante en una batalla. Lo mismo ocurre con los comandantes en unidades navales o con los pilotos en las fuerzas aéreas, existiendo algunas figuras de estos últimos que casi ganan por si solos las batallas aéreas.

Mientras se desarrolla el combate podemos ver de manera gráfica y según el nivel de zoom el estado actual de la batalla, si estamos ganando o perdiendo, ya no sólo por el texto que aparece al pulsar sobre las unidades, sino también por los gráficos de color verde o rojo que se muestran en función de la marcha del combate.

Árboles tecnológicos

A Alemania la derrotó su insaciable avaricia por acaparar cada vez más territorios, pero en ningún caso lo hizo la tecnología punta que desarrollo hasta el final de la guerra y que posteriormente fue adoptada por los aliados gracias a la fuga de cerebros alemana a los ejércitos aliados.

Como en muchos juegos de estrategia los árboles tecnológicos son básicos para poder anticiparse al enemigo y poder asestarle un duro golpe. Los árboles tecnológicos son muy amplios y variados en Hearts Of Iron I, permitiendo grandes dosis de personalización de nuestras tropas y unidades. Ya no sólo eso, sino que además otros cuadros y árboles nos permiten controlar otros aspectos de nuestro gobierno o de la influencia y planes que tenemos para otros contendientes de la guerra y las consecuencias que podrían tener al terminar esta.

Apartado técnico

Aquí encontramos luces y sombras. Las luces para quienes disponen de un ordenador de potencia media o alta, que van a disfrutar de un tablero realizado con gran detalle y donde a cada mayor nivel de zoom podemos ver con gran detalles nuevos aspectos de las unidades y los escenarios en que se mueven. Las sombras son para los que dispongan de un ordenador más o menos falto de potencia. Aquí notaremos un lag en el movimiento del mapa importante que podría llegar a desesperar. Son de agradecer las numerosas opciones gráficas que se pueden modificar.

Hearts Of Iron IV viene traducido completamente al castellano, lo que es de agradecer cuando hablamos de menús donde hay decenas de elementos y algunos de ellos con letra muy pequeña. Además nos simplifica mucho la tarea de hacernos al juego.

Conclusión

Hearts Of Iron IV es sin duda uno de los mejores juegos de estrategia militar o wargame que podemos encontrar actualmente. Más diseñado como un gran juego de mesa que se desarrolla en tiempo real, ofrece una simulación minuciosa pero que busca la vertiente más épica de la guerra, aquella que necesita de una gran planificación y la consecución de objetivos a largo plazo para ganar la contienda total. Los planes de combate son una de las mejores características de este juego, así como su gran mapa y las enormes posibilidades de personalización de las unidades.

Particularmente nos gusta lo bien recreados que están todos los líderes de cada país y el cierto rigor histórico existente en cada momento de los escenarios y misiones. Aunque sin duda lo mejor es cambiar el curso de la historia hacia nuestros propios intereses. Lo que menos nos ha gustado es lo apabullante de su comienzo, no apto para jugadores noveles en este género, ya que el gran número de menús y variantes de cada unidad o ejército nos pueden frustrar en las primeras horas de juego, así como el apartado técnico que podía estar mejor optimizado. A pesar de ello es el mejor wargame que hemos jugado en muchos meses, y un digno sucesor de la saga a la que pertenece.

Valoración

El mejor exponente de wargame que podemos encontrar actualmente en PC, da igual las veces que lo juegues, siempre hay algo por descubrir e historia por escribir

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

Las enormes posibilidades de gestión militar, los planes de combate, calidad gráfica

Lo peor

Puede frustrar a los jugadores noveles, apabulla al principio, algo exigente técnicamente

Lecturas recomendadas