Análisis

Potente análisis de Forza Motorsport 4

Por Óscar Díaz
-

La locución del principio del juego y las 'perlas' que los responsables de Top Gear han incluido en Forza Motorsport 4 definen a la perfección toda la experiencia que tenemos por delante. Un simulador de conducción, de coches y de una forma de vida. Lejos de la imitación o el intento de llevar otros géneros al asfalto, este nuevo título de Turn10 deja claro lo que debe ser un juego.El cuarto título de la serie es divertido, llega con un acabado impecable y apunta hacia el futuro con la confianza de saberse superiores. Al menos, esa es la sensación que da, en un primer momento, fuerza pura.

Desde los primeros momentos del juego ya nos hacemos una idea de lo que nos espera. Todo está en su sitio dentro de los menús, a nuestra disposición. Las secciones están bien diferenciadas y se intuye diversión cerca y lejos de la pista.

El modo carrera nos acompaña en pruebas con una curva de dificultad que depende de las opciones que elijamos, sin dejar sitio para la frustración, a menos que nos empeñemos en hacer locuras.

Nos enfrentamos a distintas categorías de vehículos, pero siempre atados al asfalto. Los coches pueden estar más o menos preparados y podremos afinar dentro del presupuesto disponible o los límites del coche. Pero sólo cuando dominemos la mecánica y conozcamos los circuitos tendremos que preocuparnos de exprimirlos.

En la línea del anterior

En Forza Mortorsport 4 no hay rallies, ni carreras bajo la lluvia o la nieve. Ni siquiera competimos de noche. Esto es de lo poco que se le puede criticar frente a la competencia, junto con un catálogo de circuitos que por ahora sólo suma cuatro al juego de hace dos años. Parece que en Microsoft Games querían 'un algo' que fuera perfecto en su campo, antes de abrirse a experiencias diferentes; ¿un escaparate de coches? Sí, pero con estilo.

El circuito de pruebas de Top Gear, un conocido programa sobre motor, nos sacará de lo habitual. Conos, tests de aceleración y algunos modos online, marca de la casa, ponen la nota extrema a Forza Motorsport 4. Tampoco falta algún logro para la nostalgia, como superar los 141,6 kph (88 millas por hora) al volante de un DeLorean DMC-12. Pero no es lo habitual en un título que intenta mantener cierta clase y distanciarse de lo 'mundano'. Una visión que llega a su máximo esplendor en el modo Autovista. Un escaparate para deleitarnos con la perfección de los modelos más impresionantes.

Todo en el juego está diseñado para que sus coches se luzcan al máximo. Eso sí, no faltan los daños, accidentes espectaculares y la posibilidad de volver atrás en el tiempo. Una opción que desaparece conforme elevamos la dificultad y nos alejamos de la primera prueba. Un test de nivel que es obligatorio y activa las ayudas que Forza crea convenientes, como para no desanimarnos en las pruebas que tengamos por delante.

Conocer la máquina, el circuito... y la IA

La inteligencia artificial, cuando no tengamos amigos con los que competir, ha multiplicado su credibilidad respecto a Forza Motorsport 3. Podemos presionar a los otros pilotos, hacer que se salgan y hagan verdaderas Hamiltonadas, ver sus rectos y comerse las vallas… pero también encontrarán el mínimo hueco para ganarnos la posición. La máquina se convierte en todo un reto cuando subimos por la escala de dificultad, aunque aún queden aspectos por limar para próximas entregas de Forza. Por el camino, también se han incluido premios por conducir bien, como un guiño a otra saga excepcional, Project Gotham Racing.

El tunning, tanto a nivel estético como mecánico, nos devuelve a uno de los puntos más espectaculares de Forza Motorsport. Marcas reales se mezclan con diseños que dejan volar la imaginación y que llevan la marca particular de Turn10. Además, todo lo que toquemos se refleja en una cuidada telemetría que podemos ver en tiempo real o durante las repeticiones. Estas, en vídeo, las compartimos en Xbox LIVE, junto a nuestras marcas en los circuitos y un bazar lleno de diseños que comprar, vender, subastar... Se nota que Forza Motorsport 4 tiene en la Red buena parte de su atractivo, ¿verdad?

El multijugador, con pruebas como gato y ratón, así como 16 coches en pista, vuelve a ser una delicia. En los circuitos ya conocidos (que son la mayoría) se han eliminado zonas que 'facilitaban' las trampas. Y, en general, todo funciona con una suavidad casi perfecta, a 60 imágenes por segundo.

Como se anunció hace tiempo, Forza Motorsport 4 llega con soporte para Kinect. Algo opcional y casi como un experimento, pero bien implementado. El seguimiento de la cabeza es muy preciso y con opciones para afinar en diferentes condiciones de iluminación. En general, añade profundidad a la experiencia. Pero lo más espectacular llega con tres pantallas y sus correspondientes Xbox 360… algo que no podremos olvidar, por lo inalcanzable que es para la mayoría.

También con Kinect, el título ofrece minijuegos en los que los brazos extendidos nos dejan experimentar. Una opción para enseñar a las visitas, incluso a pantalla partida. Pero totalmente independiente de la verdadera experiencia de conducción que ofrece Forza Motorsport 4.

Valoración

Esta nueva entrega llega sólo dos años después del anterior y depura una experiencia que creíamos totalmente dominada. Forza Motorsport 4 es lo que pedían los fans, más y mejor, y vuelve a ser el juego a batir en su categoría. Así de claro.

Hobby

96

Obra maestra

Lo mejor

Todo brilla en el juego, desde el modo Autovista hasta las opciones online.

Lo peor

Más vehículos, circuitos, efectos climáticos... ¡lo queremos en el juego, no como DLC!

Lecturas recomendadas