Análisis

Table Top Racing World Tour - análisis para PS4

Por David Alonso Hernández
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Table Top Racing World Tour para PS4 llega a nuestra web con motivo de la llegada del título de velocidad a PS Plus en mayo. ¿Serán grandes estas carreras de tamaño reducido? ¡Vamos a comprobarlo!

En nuestro análisis de Table Top Racing para PS Vita ya repasamos las bondades y defectos de la versión portátil del título de PlayRise Digital, estudio indie fundado por Nick Burcombe, antiguo miembro de Psygnosis y uno de los creadores de Wipeout, el mítico arcade de carreras de naves espaciales. Ahora, casi 2 años después, regresamos a los circuitos de este "toy racer" para analizar la versión para PS4, que podéis descargar gratis si sois miembros de PS Plus en mayo, y que pretende ampliar la fórmula que vimos en la pequeña de la casa de Sony.

Esta nueva versión para PS4 mantiene todos los elementos principales que ya vimos en Vita, por lo que la propuesta de Table Top Racing World Tour es, una vez más, disputar diferentes tipos de pruebas de velocidad conduciendo unos vehículos de pequeño tamaño en circuitos de lo más "cotidiano", como la encimera de una cocina o una mesa de madera, lo que nos permite emular las carreras que echábamos con nuestros Micromachines cuando éramos unos zagales.

Carreras de tamaño reducido

Lo primero con lo que nos topamos cuando arrancamos estos coches es con un menú desde el que seleccionar los modos de juego. Son 3: Campeonatos, eventos especiales y multijugador. Además, también podemos pasarnos por un taller donde modificar los vehículos y, por supuesto, por la siempre socorrida tienda de DLC. Como seguro habréis intuído, las dos primeras modalidades están centradas en el modo para un solo jugador, mientras que la tercera nos permite disputar carreras online, sin duda uno de las mejores bazas del juego.

Respecto a los dos primeros modos, ambos nos proponen superar diferentes pruebas, algunas de ellas con restricciones de nivel o vehículo, mediante el clásico sistema de estrellas que evalúan nuestra pericia y que -además- nos permiten el acceso a los siguientes eventos y campeonatos.Todo ello sin olvidar las habituales monedas con las que mejorar los coches en el taller en aspectos como la velocidad, el manejo o el blindaje. Pero claro, antes de liarnos con las mejoras necesitamos un coche y nada más empezar contamos con dinero suficiente como para hacernos con alguno de los modelos más básicos. ¿Acaso lo dudábais?

Una vez elegido nuestra montura toca lanzarnos a por el primero de los campeonatos, cuya dificultad es bastante asequible. En él, encontramos diferentes tipos de eventos, como pruebas contrarreloj, persecuciones, en las que tenemos que alcanzar al rival e impactar contra él, o -las más importantes- carreras de combate, o lo que es lo mismo, con potenciadores al más puro estilo Mario Kart. En total, existen 8 tipos de armas con los que hacer la puñeta al rival (o que nos la hagan a nosotros), y su funcionamente es el típico de este tipo de juegos, por lo que encontramos misiles, minas... etc.

Además de preocuparnos por cubrir nuestro maletero de las armas rivales, nuestro objetivo principal en estas carreras es llegar en primera posición a la meta, por lo que toca demostrar nuestra pericia en los 20 circuitos, bastante originales, que están repletos de elementos con los que interactuar (y/o evitar) como rampas, curvas imposibles, objetos de todo tipo y basados en la ambientación de cada zona. Vamos, que a pesar de su tamaño reducido (de media cada vuelta suele rondar los 30 segundos), cumplen de sobra con su cometido a la hora de poner en marcha estas "carreras locas"... sobre todo en las primeras partidas.

Y es que, aunque arranca fuerte, Table Top Racing World Tour muestra sus flaquezas demasiado pronto. Los 92 eventos incluidos se quedan bastante cortos y, además, el ritmo de las pruebas nos, ni de lejos, tan trepidante como en otros títulos de este género, como los del anteriormente mencionado Mario Kart, por ejemplo. Por decirlo de alguna manera, desde muy pronto notamos que al juego le falta ese "algo" que nos motive a progresar y la sensación que nos dejan la mayoría de sus carreras es bastante descafeinada. Son entretenidas al principio, pero pronto acusan un gran desgaste por su falta de chispa y de elementos que rompan con la monotonía.

Algo parecido se puede decir de su apartado técnico, al que se le notan bastante sus "orígenes portátiles" y, a pesar del lavado de cara que presentan vehículos y circuitos respecto a la versión para PS Vita, son demasido simplones y no están exentos de algunos errores, como ralentizaciones puntuales o texturas de baja calidad.

Por todo esto, Table Top Racing World Tour para PS4 se perfila como un juego de "carreras locas" bastante discreto y que no aporta nada nuevo al género, y que -lo que es peor- falla en el principal propósito de este tipo de títulos: y que no es otro que mantenernos pegados a la consola sin ningún tipo de pretensiones mientras nos echamos unas risas.

Valoración

Su fórmula, vista hasta la saciedad en otros títulos, no acaba de cuajar debido a unas carreras bastante sosas y a una gran falta de elementos que nos motiven a seguir jugando pasadas las primeras partidas.

Hobby

66

Aceptable

Lo mejor

Se puede descargar sin coste gracias a PS Plus. El modo multijugador es lo único destacable.

Lo peor

Carreras sin ritmo, falta de contenido, gráficos demasiado simples...

Lecturas recomendadas