Ir al contenido principal

6 momentos en los que Batman actuó como un villano en los cómics

Batman como villano
¿Cuántas veces hemos visto a Batman actuar como un villano? Aquí os dejamos un número de ocasiones en las que la moralidad y la ética del hombre murciélago se han derrumbado por el peso de los acontecimientos.

Batman es uno de los personajes más complejos y profundos de la historia del cómic, por no decir de la literatura universal. Toda esa complejidad y esa profundidad se da cita en un apartado psicológico en el que, frecuentemente, choca la moralidad y la ética que el propio Hombre Murciélago se impuso antes de empezar su cruzada, al mismo tiempo que el Cruzado de la Capa se ha debatido en más de una ocasión si quebrantar esa regla que juró no quebrantar en memoria de sus padres fallecidos en el Callejón del Crimen. Sí, estamos hablando de esa regla de "no matar".

¿Cuántas veces se ha hablado sobre esto? ¿Cuántas se ha debatido? El Caballero Oscuro ha tenido siempre muy claro ese "no matar" a sus enemigos y villanos, generando así preguntas tan incómodas entre los propios lectores y los propios personajes secundarios de la Batfamilia como la de por qué no mata al Joker de una vez por todas y termina con esa interminable lista de muertes cometidas por el Príncipe Payaso del Crimen. Sin embargo, ese "no matar" le ha llevado a cometer más de un desliz y ha presuponer más de la cuenta por parte de los lectores o espectadores que leen y ven las historias de Batman. Porque Batman no siempre es un santo...

Precisamente, de esos momentos en los que Batman no es un ejemplo a seguir venimos nosotros a hablar. Sí. Aunque no lo parezca, Batman no es perfecto y Bruce Wayne ha cometido tantos errores a lo largo de los años y ha actuado tantas veces de una manera tan denunciable, que hoy vamos a contar los 6 momentos en los que Batman actuó como un villano en los cómics. En las películas también tenéis unos cuantos momentos, pero aquí nos centraremos sólo en las viñetas.

Batman: Veneno

Portada de Batman: Veneno, cómic de DC

Escrito por Dennis O'Neil y dibujado por Trevor von Eeden, Russell Braun y el gran José Luis García-López, Batman: Veneno es uno de esos cómics del Hombre Murciélago que cambiarán para siempre tu manera de ver las cosas. El maniqueísmo de blancos y negros da pasado aquí a un gris oscuro en forma de narrativa sobre la culpabilidad.

Bruce Wayne no ha conseguido salvar a una niñita de caer víctima de uno de sus enemigos. No ha podido salvarla y se culpa por ello. Para colmo, está atravesando una etapa muy complicada en el plano físico, con dolores constantes y viéndose bastante limitada. Atormentado por la muerte de la niña y culpando a su propio cuerpo, se autoexilia, se esconde y se da a las drogas. Para ser más exactos, a una droga llamada Veneno.

Durante un mes, es víctima de este aislamiento y de este problemático consumo de drogas, que acaban volviéndole un adicto y hace que, al salir de "caza", sea mucho más violento con los criminales y se comporte como un auténtico villano.

Yo, Joker

Portada de Yo, Joker, cómic de DC

El cómic de Yo, Joker da la bienvenida a los lectores a una Gotham muy diferente a la que estamos acostumbrados. Una Gotham distópica que está más cerca de las urbes que nos presentan en las películas de The Purge que en ser la representación de la parte más oscura de New York. Precisamente, cada 21 de diciembre se celebra una tradición muy similar a la de La Purga, que consiste en derrotar a Batman con el propósito de sustituirlo.

La leyenda del cómic estadounidense, Bob Hall, se puso manos a la obra con este cómic para darle una vuelta al personaje de Batman y convertirlo en un antagonista para la ciudad que juró prometer, aunque fuera en el futuro. Y es que en ese futuro la adoración por Batman y toda su mitología ha llegado hasta el punto de querer matar anualmente al héroe para cambiarlo por otro (compiten entre sí para ser el nuevo Batman que suplante al anterior). E incluso hay gente que se hace cirugía plástica para parecerse a Dos Caras. 

Todo esto, bajo la supervisión de un tipo que se hace llamar The Bruce y que, finalmente, será derrotado por el verdadero Joker, quien acaba con el culto a Batman y muere terminando con el poder de este The Bruce. Vamos... ¡Una ida de olla!

Batman: La secta

Portada de Batman: La secta, cómic de DC

En Batman: La secta, cómic escrito por el legendario Jim Starlin y por el inmortal Bernie Wrightson, el Hombre Murciélago es llevado a la piel de un villano de una forma muy curiosa, original, inteligente e interesante. La clave está en el estafador y líder del culto conocido como Deacon Blackfire, quien es capaz de lavarle el cerebro al mismísimo Bruce Wayne para utilizarlo en su favor.

Después de llevar a cabo este acto de despersonalización, el Caballero Oscuro ayudará al propio Blackfire a acabar con la vida de distintos enemigos... ¡Haciendo que Batman mate sin ningún tipo de pudor moral o ético! El propósito no es otro que extraer la sangre suficiente para que la secta siga haciendo sus oscuros y extraños rituales.

La fiesta acabará cuando Jason Todd (Robin, quien luego sería asesinado por Joker y convertido en Capucha Roja) se dé cuenta de lo que sucede y salve a Bruce Wayne del lavado de cerebro, haciendo que maestro y aprendiz peleen y derroten a Deacon Blackfire definitivamente.

Knightquest

Knightquest, variante de Batman en DC Comics

Después de que Bruce Wayne fuera derrotado por Bane en aquella legendaria escena (que, años después, emularía Christopher Nolan en El Caballero Oscuro: La leyenda renace), Jean Paul Valley heredó el manto del Cruzado de la Capa y se convertía en el nuevo Batman que necesitaba Gotham. Sin embargo, las cosas no fueron exactamente por ahí. Jean Paul Valley le da una nueva apariencia al Hombre Murciélago y, además, la Orden de San Dumas se apodera de su mente y lo convierte en un Batman totalmente violento y despiadado. Un villano, básicamente.

Super Batman

¿Qué pasaría si Bruce Wayne obtuviera los poderes que posee Clark Kent y se convirtiera en una especia de Super Batman? Bueno, esta pregunta ya ha sido realizada y respondido hace ya una década, en un cómic de 2009 que juntaba a ambos personajes del Universo DC y que planteaba dicha dinámica narrativa de intercambio de poderes entre ellos dos.

Así pues, Batman se volvía todopoderoso y se convertía en el Superman del Universo DC. Pero ¿qué sucedía realmente? ¿Tan mal iban las cosas con este intercambio de roles? El caso es que, con tanto poder y tanta responsabilidad, Bruce acaba perdiendo la noción de la realidad e intenta salvar a todo el mundo, intentando estar en todos los lugares posibles en el tiempo más breve posible.

Sin necesidad de comer y dormir, Batman se convierte en una especie de dios totalmente alejado de la humanidad, lo que hace que pierda de vista su moralidad y su ética. Finalmente, Superman, con la ayuda de Zatanna, devolverá a la continuidad su bendita normalidad. Pero, por un instante, estuvimos a punto de perder a Bruce definitivamente convertido en una especie de Light Yagami de Death Note.

Noches Oscuras: Metal

El Batman que Ríe, personaje de DC Comics

El caso más reciente lo tenemos en Noches Oscuras: Metal, la obra de Scott Snyder y Greg Capullo que está marcando a toda una generación de lectores de DC Comics. Por culpa de información que el propio Bruce Wayne se ha reservado (como siempre) para sí mismo y para usar a su favor, sus amigos y compañeros de armas abren una puerta a denominado Multiverso Oscuro. De allí aparecen seis siniestros personajes que están basados todos ellos en el Hombre Murciélago y que tienen como objetivo asolar de terror y horror nuestro mundo.

Todos ellos, especialmente el más famoso de todos los que aparecen (El Batman que Ríe), acaban representando una parte de oscura del alma del Caballero Oscuro y representan ese lado de maldad que habita en el interior del personaje más complejo y profundo de todo el Universo DC. Un personaje que siempre nos dejará momentos como estos a lo largo de su historia.

Y tú, ¿con cuál de estas versiones te quedas?

Y además