Ir al contenido principal
Joker
Reportaje

Crítica comiquera de Joker - Abrazando la locura como supervivencia

El Joker de Joaquin Phoenix llega a los cines mañana y muchos fans se están preguntando cuánto del material original de los cómics hay en la película. ¡Esta es nuestra critica comiquera para los amantes del Príncipe Payaso del Crimen en las viñetas!

El estreno de Joker (2019) llega mañana a las salas de cine y va a dar mucho, muchísimo que hablar. Ya lo está haciendo, realmente. La película se ha convertido en el centro de la conversación desde que lanzó su primer tráiler y pudimos comprobar que este filme no se parecía a ninguno de los que el género nos había dado en los últimos años y, sin temor a equivocarnos, en toda la historia. Para colmo, lo que nos llegaba de Venecia, festival en el que la cinta de Todd Phillips y Joaquin Phoenix se alzó con el premio ganador, era todavía mejor de lo que imaginábamos.

Consigue el cómic de La broma asesina

La premisa, ya de por sí, es digna de estudio. ¿Cómo se puede plantear, en un mundo donde el Universo Cinematográfico de Marvel ha demostrado ser garantía de éxito instantáneo, una película de superhéroes sin el héroe principal? Porque, aunque muchos consideren la película del Joker como una película que no es de superhéroes, lo cierto es que sí lo es. Lo es porque pertenece a un universo del que no reniega en ningún momento y, aunque forma parte de una especie de Elseworlds (Otros Mundos) cinematográfico, hace uso de un personaje que está vinculado históricamente a las historias de los superhéroes.

Considerar la película del Joker como una película que no es de superhéroes es menospreciar al género y a la historia del noveno arte. No todo en los cómics de superhéroes son historias protagonizadas por tipos superpoderosos, vestidos con mallas, volando por el aire, lanzando rayos por los ojos, golpeando villanos y teniendo escenas de acción grandiosas e inabarcables. Esa es una parte del género, una parte muy grande; pero no es, ni por asomo, el cien por cien de la oferta. Por eso, hoy vamos a contaros sin spoilers cuánto del Joker de los cómics hay en la película de Joaquin Phoenix y por qué está cinta se puede considerar de superhéroes. Si queréis leer la crítica normal en nuestra web, ¡podéis hacerlo! Esta es la crítica comiquera de la que, probablemente, sea la película del año y de la década.

El Universo Batman está presente durante toda la película

El trabajo realizado por Todd Phillips para recrear el ambiente de Gotham City, basándose en la New York de la era anterior a Rudy Giuliani, es soberbio. La ambientación de una época caótica y terrible, de una sociedad fracturada, da forma al personaje protagonista y justifica la caída en desgracia de un hombre que abraza la locura como supervivencia. Es la Gotham de los bajos fondos, pero sin el hampa, sin la mafia. Justo en el momento previo a que los capos se hicieran con el poder de una ciudad agotada, trastornada hasta la médula. Gotham City siempre ha sido la representación de la parte más oscura de New York, frente a la representación de la parte luminosa que realiza Metrópolis, la ciudad de Superman. En la película del Joker, esa representación de la oscuridad de la Gran Manzana nos lleva directamente a esa época de Taxi Driver o de la serie de The Deuce de HBO.

Joker

Si la traslación tan fidedigna, sincera y realista de Gotham City no te es suficiente para aceptar que esta película forma parte del Universo Batman, no te preocupes. Si eres amante de los cómics del Hombre Murciélago y tienes conocimiento de su mundo, aceptarás muy pronto que El Joker de Joaquin Phoenix fácilmente es asumible en un universo previo al nacimiento del Caballero Oscuro. Es más, si tienes dudas de que este filme pueda hacer referencias a los cómics y consideras que la cinta funciona al margen del material original, permítenos decirte que estás muy equivocado y que vayas al cine con la mentalidad abierta, porque te vas a llevar más de una sorpresa. Insistimos, Joker (2019) no reniega en ningún momento de dónde viene. ¿Pretende hacer algo diferente? Sí. ¿Lo consigue? También. Pero eso no significa que le dé la espalda a las viñetas y tú mismo comprobarás por qué.

La esencia del Joker está reflejada en la cinta

El Joker es, probablemente, uno de los mejores personajes de la historia de la cultura popular occidental. El otro día ya explicamos qué es lo que convierte al Príncipe Payaso del Crimen en un villano tan irresistible frente a otros, pero hoy vamos a hablar de cuánto hay del Joker de los cómics en la película dirigida por Todd Phillips. Teniendo en mente que la cinta no cuenta con el héroe titular, ya que tiene lugar años antes de que Batman aparezca en Gotham City, el punto de partida ya es un obstáculo que muchos fans acérrimos de las viñetas tendrán que superar. Sin embargo, todo lo que aparece en esta película respira Joker por los cuatro costados.

La historia de origen más asimilada por los fans del Príncipe Payaso del Crimen es la que escribió Alan Moore en La Broma Asesina. En ella, el bardo de Northampton reveló que El Joker era un tipo bastante mediocre, un pobre diablo que soñaba con hacer stand up comedy (comedia en vivo) mientras mantenía a su mujer y su futuro hijo. El dinero no entraba en casa y la soga, cada vez, rodeaba más el cuello de un hombre sin nombre. Pero un golpe de fortuna pareció alcanzarle sin previo aviso. Unos tipos aparentemente siniestros le hablaron de dar un golpe en la antigua fábrica química (Ace Chemicals) en la que trabajaba. Él se la conocía al dedillo, por lo que ellos querían manipularlo para que les diera vía libre dentro de la fábrica. Lo rechazó, pero la repentina muerte de su mujer embarazada lo llevó hasta la fábrica y... El resto ya lo conocéis todos: Capucha Roja, Batman, el tanque, la piel blanca, el pelo verde, la sonrisa, la locura... El Joker.

En la película del Joker de Joaquin Phoenix, el punto de partida es muy similar al de La Broma Asesina de Alan Moore. Arthur Fleck es un tipo bastante desafortunado que sueña con hacer stand up comedy y que asegura que su destino es hacer reír a las personas, llevar la felicidad al mundo a través de la comedia. Si cambiamos a la mujer embarazada del cómic y colocamos a la madre enferma de la cinta de Todd Phillips, además de sustituir la fábrica de Ace Chemicals por una crítica a la sociedad económica liberal estadounidense, el resultado es el mismo: sólo necesitas un mal día para romper la balanza moral que nos sujeta y abrazar la locura como supervivencia.

Joaquin Phoenix es el mejor Joker de la historia

No tengo ningún miedo a decirlo: el mejor Joker de la historia es el de Joaquin Phoenix. Hasta la fecha, las dos caracterizaciones que más me habían fascinado eran las de Mark Hamill (voz en animación y videojuegos) y Heath Ledger (El Caballero Oscuro). La de Hamill era la más aproximada a las viñetas, mientras que la de Heath Ledger bebía de un guion espléndido y una trilogía legendaria. Sin embargo, lo que ha hecho Joaquin Phoenix en esta película es demencial. Dudo mucho que haya alguna interpretación tan visceral en toda la historia del cine. Os puedo asegurar que, cuando veáis la cinta por primera vez, la sensación que vais a tener es de miedo, angustia, tristeza, simpatía, aversión, pena, terror, compasión, rechazo e incluso admiración hacia Arthur Fleck. Y todo eso recae exclusivamente en la interpretación de Joaquin Phoenix, sin contar con las líneas de diálogo que tenga o deje de tener.

Joker

Pero no es sólo lo que se cuenta y cómo se cuenta, sino cómo se traslada a la pantalla. El Joker de Joaquin Phoenix es el mejor de la historia no sólo porque es el que más tiempo de metraje ha tenido y el que ha podido construir el personaje desde cero, sino porque es el que mejor ha trasladado la esencia de los cómics a la gran pantalla. Los últimos veinte minutos de la película son una auténtica apoteosis, como coger los mejores cómics del personaje, exprimirlos, sacar el jugo de la tinta y volcarla sobre la cinta de Todd Phillips. Pocas veces me he sentido así en el cine, mitad sobrecogido, mitad sobreexcitado, por ver a uno de mis personajes favoritos de esa manera.

Firmemente, nunca creí, ni estudiando Periodismo ni estudiando Historia del Cine, años en los que invertí mi tiempo viendo una media de tres a cuatro películas diarias, que una de las mejores interpretaciones de la historia iba a tener lugar durante mi vida adulta. Es cierto que he visto algunas que me han dejado completamente compungido, como es el caso de Daniel Day-Lewis en Pozos de ambición (2007) o Leonardo DiCaprio en El lobo de Wall Street (2013). Sin embargo, consideramos que Joaquin Phoenix ha hecho la interpretación de la década y de lo que va de siglo. Juzguen ustedes mismos cuando la vean. Y disfruten de un acontecimiento histórico que nunca olvidarán. 

La banda sonora y la dirección de planos ponen la guinda del pastel

El tono intimista que Todd Phillips elige para dirigir la película del Joker hace que el filme parezca una cinta independiente de muy bajo coste. Planos que acercan al personaje a los fans y que se van alejando y haciendo contrapicados para engrandecer al personaje conforme éste se va convirtiendo en el villano que todos conocemos. Ese viaje íntimo hacia la locura que realizamos junto a Arthur Fleck tiene ese mismo tono intimista que Alan Moore escogió para La Broma Asesina, intentando, de alguna manera, explicar o justificar a un psicópata como él. Humanizarlo, si es que esa palabra es posible con El Joker. Y es un verdadero acierto que Todd Phillips haya apostado por dicho lenguaje cinematográfico, ya que hace mucho más fácil para el espectador tener tantos sentimientos por un personaje tan complejo.

Por otro lado, la banda sonora de Hildur Guönadóttir no es tan compleja ni elaborada como pueden serlo otras películas de superhéroes, pero es precisamente porque El Joker de Joaquin Phoenix no lo necesita. Las piezas musicales están exquisitamente adecuadas a la historia y, particularmente, a los momentos. Avanza con nosotros, dándonos la mano, por esa historia de la caída de Arthur Fleck hacia el abismo. Es muy probable que, para algunos de nosotros, leer al Joker no vuelva a ser lo mismo sin tener presente alguna nota de la banda sonora de Guönadóttir.

Joker
Joker

En resumen, Joker (2019) es una de las grandes películas de nuestra generación. Entra en los anales de la historia gracias a una interpretación portentosa e inolvidable de Joaquin Phoenix en el papel de su vida. Un 10 rotundo. Una película compleja, difícil de digerir, no apta para todos los públicos y muy polémica. Aborda cuestiones peligrosas, especialmente aquellas que nos conciernen como sociedad acerca del abandono y el olvido. Y, aunque a muchos les duela admitirlo, lo hace siendo una película de superhéroes. No tengáis miedo a decirlo: película de superhéroes. Ya basta de estigmas, que el género tiene mucho que ofrecer y esto sólo acaba de empezar.

Y además