Ir al contenido principal

Disney quiere utilizar a Fox para hacer películas que serían polémicas con su marca

Disney

Aunque parecía imposible, a Disney le está yendo muy bien en su plan de dominación del mundo audiovisual, por lo menos, y este verano daba un paso más con el anuncio de la compra de otro de los grandes estudios de Hollywood, 21st Century Fox. 

Desde el momento del anuncio del trato entre los dos grandes, las dudas y rumores sobre el futuro de Fox como parte de Disney, así como de sus franquicias de X-Men, por ejemplo, no han parado de surgir. Pero en una entrevista con The Hollywood Reporter, Alan Horn, el responsable de cine de los estudios del ratón Mickey ha aclarado la situación. Fox no va a desaparecer pues va a ser utilizado por Disney como estudio para dar salida a películas que bajo su marca nunca podrían producir. 

"Con Fox podemos hacer películas a las que ahora mismo tendría que decir que no. Por ejemplo, Bohemian Rapsody, que es PG-13. Es un éxito, pero no habría forma de que pudiésemos sacarla adelante con el sello Disney porque los personajes fuman y se meten otras cosas. Tampoco habríamos podido hacer nunca la ganadora del Oscar Argo [de Warner Bros] porque los personajes fuman y dicen palabrotas. Siempre tenemos que pensar en la política sobre los cigarros. El público de Disney puede que no sepa qué van a ver, pero sí saben qué no van a ver. Hay ciertas cosas que no podemos incluir en nuestras películas porque recibiríamos quejas", explicaba Horn. 

Las películas de Disney mejor valoradas por los usuarios de Amazon

Efectivamente, desde el año 2015 no se puede ver ningún cigarro en las películas de Disney, tal como anunció en aquella ocasión Bob Iger, CEO del estudio, asegurando que solo habría una excepción: si se representaba un personaje histórico que fumase. Por eso, aunque recuerdes haber visto a Cruela de Vil en 101 Dálmatas con un cigarrillo o al propio Pinocho, ahora es imposible encontrar a un personaje de Disney al que le vaya este mal vicio. 

Por otro lado, la decisión de utilizar Fox para películas que no saldrían adelante en la casa del ratón es una buena señal para todos los que esperan que la tercera entrega de la saga Deadpool no pierda su característico Rated-R. 

Y además