La doble de acción de Milla Jovovich demanda a los productores de Resident Evil

Resident Evil

Muchos actores se cuelgan (y con razón y muy merecidamente) la medalla de poder hacer sus propias escenas de acción en sus películas, aunque en la gran mayoría de las veces se suele contar con especialistas que han hecho de este arte una peligrosa profesión. En el caso de Olivia Jackson, la doble de Milla Jovovich en Resident Evil: El capítulo final, ha resultado ser más peligroso de lo que debería, por lo que ha demandado a los productores de la película por las heridas que sufrió durante el rodaje.

Disfruta del mes de prueba de Amazon Prime Video y ponte al día con las mejores series y películas de la plataforma ...¡Gratis!

La especialista sufrió un accidente de moto durante el rodaje en septiembre de 2015 y no ha podido volver a realizar su trabajo desde entonces, a pesar de que había sido contratada para rodar Wonder Woman después de concluir su labor en Resident Evil. En su demanda, Jackson culpa a los productores del accidente que la dejó malherida y los acusa de "poner cuestiones económicas sobre la seguridad".

Según informa The Hollywood Reporter, Jackson había sido convocada el día del accidente para rodar una escena con disparos, pero después se le habría pedido que realizase una maniobra "peligrosa y técnicamente muy compleja durante condiciones climatológicas adversas", como ha sido descrito el suceso en la demanda. Para que el movimiento tuviese éxito, el operador de cámara debía levantar la grúa en un momento concreto para que ella pudiese pasar con la moto por debajo, pero esta no se levantó a tiempo y Jackson colisionó con la cámara. 

Debido a esté accidente, varias partes del aparato le cortaron el hueso del antebrazo y desgarraron su mejilla, dejando los dientes expuestos. Ademas, Jackson sufrió un derrame cerebral, la perforación de un pulmón y rotura de varios huesos. Como consecuencia del accidente, la especialista tuvo que sufrir un coma inducido y la amputación de su brazo izquierdo. El seguro del rodaje debería haber cubierto los gastos médicos y la rehabilitación en su totalidad, pero solamente se hizo cargo de 30.000 dólares y más tarde el marido de Jackson tuvo que renegociar con los productores para que estos se hiciesen cargo del resto de la factura.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Learning to walk again with my @davegstunts #bigcalves #spinalsurgery #recovery

Una publicación compartida de Olivia Jackson (@oliviathebandit) el

 

Jackson documentó su recuperación a través de su cuenta de Instagram, con lo que tiene pruebas de sobra para verificar la gravedad de sus lesiones. En la demanda, la especialista declara que de haber conocido en profundidad las condiciones del seguro médico no habría aceptado trabajar en la película o habría contratado su propio seguro. Por desgracia, el accidente de Jackson parece no haber sido un caso aislado, ya que ha habido varios accidentes durante el rodaje de todas las películas de la saga Resident Evil e incluso llegó a morir uno de los miembros del equipo, Ricardo Cornelius. 

De este modo, la especialista ha demandado a Bolt Pictures, Tannhauser Gate, y a Jeremy Bolt y Peter Andersen personalmente por incumplimiento del contrato y tergiversación, ya que se le hizo creer que el seguro cubriría cualquier posible daño. Jackson señala en su demanda que no podrá volver a trabajar y que para que Resident Evil: El capítulo final fuese una película en la que se recaudasen 300 millones de dólares,no se tuvo demasiada seguridad para con sus trabajadores.

Y además