Ir al contenido principal

Frozen ha dado respuesta a uno de los grandes misterios sin resolver del siglo XX

Frozen II

La tecnología utilizada en la película de Disney, Frozen, ha ayudado a resolver uno de los grandes misterios de siglo XX. 

Aunque pueda parecer increíble, Frozen, la película sobre una princesa capaz de generar nieve y hielo con sus manos, no solo sirve para hacer que Disney recaude miles de millones de dólares en taquilla y merchandising, sino que también ha ayudado a resolver uno de los grandes misterios relacionados con la nieve del Siglo XX.

Más concretamente el ocurrido en los Montes Urales el 1 de febrero de 1959, bautizado más tarde como "El incidente del paso Diátlov". Para aquellos que no estén familiarizados con este misterio, se puede resumir en que nueve estudiantes universitarios y su guía que estaban acampados en una de las montañas de los Urales, murieron tras una noche en la intemperie en extrañas circunstancias. La tienda de campaña estaba rajada desde dentro, y los cuerpos presentaban heridas y traumatismos muy extraños. 4

En el momento del suceso se llegó a la conclusión de que había sido una avalancha lo que había provocado las muertes pero todavía quedaban muchas incógnitas con respecto a las heridas de los cuerpos y la mutilación de la lengua de uno de los estudiantes. No obstante, esta teoría ha sido confirmada gracias a los experimentos del profesor John Gaume y Frozen

Tal como explica GamesRadar, el profesor quedó muy impresionado con el software que se había utilizado en la película de Disney para recrear la nieve, así que se puso en contacto con su inventor y se lo pidió prestado para recrear digitalmente lo sucedido el en Paso Diatlov. Con este software y la ayudad de un experimento llevado a cabo en los 70 por General Motors, en el que se utilizaron cadáveres para ver lo que sucedía con distintos cinturones de seguridad, Gaume fue capaz de confirmar lo que se sospechaba en un primer momento: las heridas producidas en los cuerpos de los estudiantes fueron hechas por una gran cantidad de nieve que se movía a gran velocidad.

Y además