Impresiones Fuser
Reportaje

Impresiones de Fuser, el nuevo simulador musical de los creadores de Guitar Hero

Por Alejandro Alcolea Huertos
Estas son nuestras primeras impresiones de Fuser, el nuevo juego de los creadores de Guitar Hero que deja a un lado los periféricos de plástico para ponernos en el papel no solo de un intérprete, sino de un creador de sesiones para festivales virtuales.

"Creemos que es el mejor momento para que vuelvan los juegos musicales. Iba a ser un fantástico año de festivales que, por las condiciones en las que estamos, no se van a poder celebrar". Esa fue la respuesta de uno de los responsables de Fuser a la pregunta de si cree que es el momento de que vuelvan los juegos de un género hiperexplotado hace no mucho y que, de hecho, se quemó de manera fugaz.

Está claro que no Harmonix no empezó a trabajar en Fuser en plena pandemia, pero lo que también es cierto es que, al menos en mi entorno, hay muchísimas ganas de festivales, y un juego en el que no eres un miembro de una banda, sino el que decide todos los parámetros de la fiesta... es de lo más interesante. Que sí, que la experiencia no es la misma que la de estar en una arena viendo a artistas de verdad, pero Fuser es un juego que busca llenar un vacío y que está hecho para que nos gustemos. Para 'fliparnos', vaya.

Disney Plus: precio, cómo registrarse y ver online

Date de alta en Disney+

Ya puedes darte de alta en Disney+ en España. Cuenta con un amplísimo catálogo de películas y series, incluidas todas las de Star Wars y el Universo cinematográfico Marvel.

Hemos estado varios días jugando y, aunque no podemos compartiros ninguna de las creaciones que hemos ido haciendo, sí podemos hablaros largo y tendido sobre lo nuevo de los creadores de Guitar Hero. En vídeos, parece simple, sencillote y hasta aburrido, pero en estas primeras impresiones de Fuser nos ha quedado claro que Harmonix es maestra en esto de crear juegos musicales.

Domina la composición: desde la elección de temas hasta parámetros como los modos, la clave o la creación de pistas

Estos días estamos viendo, por la situación que vivimos,  multitud de juegos en casa. Normalmente habría viajes y semanas en las que vemos un juego cada uno se convierten en semanas con dos o tres presentaciones... y dos o tres juegos, a veces de distintas presentaciones. Hay muchísimos y eso provoca que, cundo tuve el encuentro con Fuser, ni me acordara de que se anunció en febrero de este año.

Para mí, no solo había pasado una eternidad, sino que lo recordaba como "bueno, sí, ese DJ Hero nuevo". Y no, no podría estar más equivocado. Y sí, me alegro muchísimo de que así sea. Puede dar la sensación de que es un DJ Hero al tener cuatro platos de colores (azul para batería, verde pra el bajo, amaarillo para guitarras o rojo para voz), pero nada más lejos.

No tenemos que tocar notas sincronizadas, sino elegir la mejor pista de cada canción para crear una sesión épica. Es decir, lo que el juego nos da son las herramientas, tan complejas como queramos, para crear una sesión espectacular con la batería de 'Clocks' de Coldplay, el bajo de 'Bad guy' de Billie Eilish, la guitarra de 'All star de Smash Mouth' y la voz de... yo qué sé, 'Better Now' de Post Malone.

Al principio, para tener las cosas claras, lo mejor es ir poniendo batería, bajo (que son bajos tanto de sintetizadores como de cuerdas), guitarra (guitarras, sintetizadores, trompetas, cuerdas...) y voz para no liarnos, pero el sistema es lo suficientemente versátil como para mezclar cuatro pistas de batería, dos sintetizadores de bajos y dos voces, etc.

Algo a tener en cuenta es que nos movemos todo el rato por pulsos, algo básico en la música. Tenemos un ritmo que suele ser cuatro por cuatro en el juego, para simplificar las cosas, dividido en frases de cuatro u ocho tiempos. Debemos poner cada nueva pista en un pulso, ya que la canción se desajusta si no la añadimos justo en el momento preciso. Nada de crear sincopas y esas cosas fuera del ritmo porque la puntuación de la sesión caerá.

Impresiones Fuser

Poco a poco, cuando conocemos el sistema vamos jugueteando con otras opciones. Podemos añadir dos pistas por plato  para, por ejemplo, tener a Daya cantando el 'don't let me down' mientras tenemos a The Clash preparados para cantar 'rock the casbah') sin necesidad de buscar la pista en el selector que se muestra en la parte superior. Cambiamos con un simple comando o movimiento del ratón entre pistas y, así, podemos cambiar de voz -instrumento- fácilmente.

Para complicar un poco nuestras creaciones, podemos seleccionar diferentes pistas, pero dejarlas en segundo plano y, con los atajos de teclado, poner todas a sonar al unísono al pulsar la barra espaciadora, cambiando de las cuatro pistas que estaban sonando...  a las cuatro de la recámara.

Esto ya da unas posibilidades muy interesantes, pero también podemos grabar nuestras propias pistas. Hay muchísimos instrumentos, pero de momento solo hemos tenido acceso a un par de samples y dos pistas de percusión. Con el ratón grabamos en los samples lo que queremos y lo podemos introducir en la canción. ¿Que no tenemos un rift de violines que nos motive? Pues lo hacemos nosotros. 

¿Más? Sí, podemos cambiar la tonalidad para ir de mayor a menor, podemos cambiar de Do mayor a mi mejor, podemos cambiar el ritmo de la canción... y todo ello de forma manual y en tiempo real. No hace falta saber música para jugar a Fuser, pero es un plus al principio y los que hayáis estudiado, como es mi caso, análisis y composición, lo vais a gozar.

A medida que juguemos, iremos interiorizando los controles rápidos para añadir pistas, mutear, cambiar entre canciones o crear transiciones entre una sesión  a120 bps y otra a 80 bps. Es algo muy satisfactorio y que da mucho juego con las pocas canciones disponibles en nuestra demo (algo más de 30). De cara al lanzamiento tendremos 100 canciones y, como nos confirmaron en la sesión de presentación, habrá contenidos descargables.

La mezcla de géneros (country, hip hop, R&N, pop, rock...) es muy interesante porque las pistas casan a la perfección si sabemos cómo combinarlas. Por ejemplo, los violines de 'call me maybe' solo entran en ciertos puntos de la canción, por lo que es tontería dejarlos sonando durante mucho rato. Algo que no me ha gustado tanto es el modo de cerrar un tema, ya que puede ser un proceso interminable. Me gustaría una forma más clara de cerrar. No sé si muteando todas a la vez o con otro tipo de salidas, pero que se explique ingame de forma más clara.

Y bueno, eso hablando del modo freestyle, en el que podemos hacer, básicamente, lo que nos venga en gana y es tan divertido pinchar como pasarte un rato largo estudiando y escogiendo las canciones que vas a tener durante la sesión (aunque habría agradecido alguna previsualización de los temas en formato sonoro). Además de esto, tenemos un modo multijugador del que no nos dieron detalle alguno.... y un modo campaña. En este modo, tenemos como objetivo ser cabeza de cartel de diferentes festivales y, para ello, lo que debemos hacer es ganarnos el favor del público.

Impresiones Fuser

¿Cómo? Fácil, rindiéndonos a sus exigencias. Nosotros empezamos la canción, pero pronto nos van a decir que si pinchamos algo de los 80, que si tenemos algo pop, que si la canción va muy rápido o muy lento... si cumplimos con las peticiones, clavamos los pulsos a la hora de pinchar las nuevas pistas y hacemos bien las transiciones, vamos ganando puntos que se acumulan en forma de estrella (como en Guitar Hero).

Así, completamos niveles y vamos pasando de escenarios, ganando nuevos temas y besbloqueables para personalizar a nuestro DJ.

Personalización intensa

"Queremos que todo el mundo se pueda sentir identificado creando un personaje que encaje con su personalidad. La música es algo global e inclusivo donde todos están incluidos". Los videojuegos deben ser un medio en el que cualquier persona se sienta identificada y, precisamente, en ello están trabajando de forma muy activa los miembros de Harmonix.

Impresiones Fuser

El DJ es totalmente personalizable y contamos con muchísimas opciones para crear nuestro avatar, desde varias opciones de género hasta tatuajes, vestuario y... bueno, cualquier pequeño detalle que se nos pueda ocurrir. Sin embargo, tan importante como la apariencia física es la puesta en escena.

Para crear nuestro festival tenemos varias opciones de personalización de platos, de grafismos, diseños, fondos para las actuaciones y hasta los objetos que tiene el público (globos, pelotas luminosas, pelotas de playa, globos con forma de animales, palitos de luz...).

Impresiones Fuser

Al final, es crear un ambiente que nos guste para desarrollar nuestra sesión. Somos los amos del cotarro, y eso se nota sobremanera en el modo freestyle. En las primeras partidas a Fuser, vamos a estar muy concentrados creando la sesión y, la verdad, no nos vamos a fijar en todo lo que hay. ¿Que podemos editar el fondo de los ordenadores? ¿Qué ordenadores? 

Eso fue lo que pensé la primera vez que entré en el apartado de personalización porque ni me había fijado en el público... como para fijarme en el PC que tiene mi pinchadiscos. Se trata dehacer tuya la sesión y, al final, estos elementos visuales suman, sobre todo de cara a compartir nuestras creaciones.

Desde el estudio nos contaron que no vamos a poder exportar la sesión en MP3, pero sí nos van a poner fácil el grabar nuestra creación para compartirla en redes sociales. Vamos a tener el jaleo del público, pero ahí también está parte de la gracia, ya que reaccionan en función de como lo estemos haciendo.

Impresiones Fuser

Ahora, solo queda esperar a algún momento de este otoño para ver el juego en Nintendo Switch, PC, PS4 y Xbox One, sin ningún  periférico raro (aún recuerdo la guitarrita del Guitar Hero de Nintendo DS) para hacer el juego algo más accesible y, sobre todo, complejo y satisfactorio.

Las primeras impresiones de Fuser han sido muy buenas y veremos si con el feedback y el tiempo que queda del desarrollo corrigen,. o facilitan, algunas opciones. Pero bueno, se nota que saben cómo hacer este tipo de juegos para dar una vuelta de tuerca a una idea que parecía trillada.

Y además