Ir al contenido principal

Japón explica su nueva ley de copyright para el cosplay

Cosplay en Japon
Este 2021 ha comenzado con Japón revisando sus leyes de copyright, lo que afecta a muchos creadores de contenido fan. En concreto, así afectará a los cosplayers.

Hace unas semanas se dio a conocer la noticia de que Japón planea endurecer sus leyes de copyright, lo que rápidamente puso en vilo a la comunidad de creadores de contenido fan ya que estas nuevas medidas también podrían afectar a los artistas que hacen fanart o cosplay de sus personajes favoritos. Aunque en un momento se pensó que las supuestas demandas de la Shueisha contra ciertos fanartistas eran una consecuencia inmediata de estas leyes, todavía se desconocen muchos matices al respecto y ahora desde Japón matizan cómo afectarán las nuevas medidas a los cosplayers. 

Desde Cool Japan, un proyecto de marketing del gobierno japonés dedicado a promocionar la cultura pop del país en el extranjero, ya se han encargado de tranquilizar los ánimos de posibles fans afectados. Shinji Inuoe, el ministro a cargo de la iniciativa, ha declarado que el gobierno planea revisar las leyes comerciales del copyright para finales de marzo, cuando termina el año fiscal.

"Para seguir promocionando la cultura de cosplay, es importante tener un ambiente en el que la gente se pueda sentir segura y pasárselo bien", dijo Inoue. El ministro también explicó que el gobierno no revisará ciertos puntos concretos, ya que teme que unas medidas más estrictas lleven a la gente a dejar de lado completamente el cosplay. En su lugar, el gobierno planea dar unos ejemplos concretos de situaciones en las que los cosplayers deberían pagar tasas por el copyright de los personajes.

Un ejemplo concreto que se ha dado para clarificar es que simplemente vestirse o caracterizarse como un personaje no infringe copyright, pero el problema vendría si se paga al cosplayer por una aparición pública, como en un evento. 

Mientras tanto, muchos cosplayers han pedido un margen de tiempo para poder contactar a los poseedores del copyright original para pedir permiso de manera individual, e incluso se ha propuesto crear una base de datos para que los fans puedan identificar a los propietarios rápidamente y sepan a quién dirigirse. 

Y además