Splinter Cell Blacklist y Double Agent llegan a Xbox One

Splinter Cell Blacklist y Splinter Cell Double Agent, dos clásicas aventuras del agente de la NSA Sam Fisher, ya se pueden jugar en Xbox One gracias a la retrocompatibilidad con juegos de Xbox 360 y Xbox original. Se trata de dos juegos de infiltración, ambientados en el universo de Tom Clancy y que salieron originalmente en 2013 (Blacklist) y 2007 (Double Agent).

Análisis de Splinter Cell Blacklist

En Splinter Cell Blacklist podemos jugar de tres formas diferentes: el modo asalto consiste en afrontar las misiones como si fuese un juego de acción, eliminando a los enemigos que se crucen en nuestro camino. El modo fantasma es todo lo contrario: aquí Fisher trata de pasar desapercibido, sin llamar la atención de los centinelas, y haciendo uso de los gadgets más sofisticados. En el punto intermedio se encuentra el modo pantera, en que eliminamos a los rivales de forma silenciosa. Cuanto más sigilosos seamos, mayor será nuestra puntuación (dinero que luego podemos invertir en mejoras).

Blacklist también incluía modo online cooperativo (también a pantalla partida) y juego por oleadas. Y además el modo asimétrico mercenarios redondeaba la propuesta online. 

Splinter Cell Double Agent fue el primer título de la saga que nos permitía sumergirnos en la naturaleza más oscura de Fisher. En este caso los niveles de infiltración se alternaban con fases en la guarida de un grupo terrorista, en que nos habíamos integrado. Los problemas personales de Fisher, en particular la pérdida de su hija, se mezclaban con la historia de intriga geopolítica propia de las novelas de Tom Clancy. 

Y además