Imagen de perfil de José L. Ortega
La opinión de
José L. Ortega

E3 2018 - El beso de Ellie, representación de la libertad

The Last of Us 2

Un beso es una de las representaciones más afectivas del ser humano. Aunque vistas las reacciones de algunos ante el beso de Ellie y Dina en el nuevo tráiler gameplay de The Last of Us 2, parece que la humanidad no está tan presente como pensaba. O quería pensar; iluso de mi.

La industria del videojuego tiene mucho que agradecer a Naughty Dog. Es uno de los estudios más talentosos de la industria. A nivel personal, The Last of Us me parece el mejor juego de la pasada generación. Y esta segunda entrega, tiene todos los visos de volver a copar lo más alto en mi podio personal.

El vídeo de once minutos mostrado durante la conferencia de Sony en el E3 es la mayor bestialidad que he visto en años. A nivel técnico, visual y de dinamismo. ¿Habéis visto lo frenética que resulta la acción en todo momento, y que todo se desarrolla de forma activa? Ellie recogiendo una granada mientras huye a toda velocidad o crafteando escondida mientras los enemigos acechan. Es una auténtica barbaridad.

No vamos a descubrir ahora al estudio californiano; su currículum habla por sí solo. Siempre han tenido una capacidad innata para ir mucho más allá, abriendo puertas que deberían ser sencillas de abrir, pero que parecen no serlo tanto ante la respuesta desmedida que algunos dieron ayer ante algo tan puro como un beso.

En primer lugar, porque si alguien desconocía la condición sexual de Ellie, va varios años tarde. En The Last of Us: Left Behind, ya quedaba suficientemente claro. Pero de verdad, ¿en pleno 2018 todavía a alguien le molesta la condición sexual de otros? Es triste ver que sí. ¿Va a hacer eso que The Last of Us 2 sea peor juego? Si alguien piensa así, no merece poner un dedo encima sobre la nueva obra de Naughty Dog. Ni en ninguna otra.

Eso no es lo peor. También he tenido que leer algún comentario criticando el aspecto físico de Dina, la -aparentemente- novia de Ellie. Es una fehaciente muestra de inmadurez el pensar que en los medios de entretenimiento solo pueden tener presencia cuerpos perfectos, ya sean masculinos o femeninos. Una vez más, hay que aplaudir a Naughty Dog hasta que sangren las manos al apostar por el diseño de personajes no normativos.

Porque ante todo, hay que tener respeto por la libertad creativa de los desarrolladores de videojuegos y de cualquier otro medio de entretenimiento. Aunque estas lamentables quejas parecen tener un mayor peso en nuestro sector. El final de Mass Effect 3 sentó un lamentable precedente. ¿Acaso alguien organizó un change.org para que James Cameron dejara subirse a Jack en la tabla al final del Titanic? Evidentemente, una obra puede gustarte más o menos, pero no somos nadie para cambiar lo que un autor ha concebido y querido plasmar con su esfuerzo.

The Last of Us Part 2 PS4

Así que, aunque suene triste decirlo a estas alturas, hay que agradecer a Naughty Dog su valentía para ir más allá. Por la normatización de sus personajes plasmada en el beso de Ellie con Dina. Un beso que desde ya es eterno, y que espero que sea el punto de inflexión para que el público que conforma la industria del videojuego madure en consecuencia, y que la próxima vez que haya un beso entre dos chicas o dos chicos, nadie se eche las manos en la cabeza; porque es algo tan normal como bello.

Lecturas recomendadas