Vampire Survivors

Vampire Survivors es el juego más absurdo del mundo: un "one stick shooter" más simple que el mecanismo de un chupete, que copia descaradamente a Castlevania y que... es puro vicio.

Este artículo se forma parte de nuestra newsletter exclusiva, si quieres recibirlo en tu correo electrónico antes que nadie solo tienes que suscribirte... ¡Es gratis!

Hoy vengo a hablaros de mi última obsesión, un juego absurdo que está consumiendo mis horas libres y está consiguiendo que me sienta fatal conmigo mismo por no invertir ese tiempo en hacer "cosas de provecho". 

Su nombre es Vampire Survivors. Seguramente os suene, pues lleva desde principios de año haciendo bastante ruido. Si le echáis un ojo, es probable que penséis lo mismo que pensé yo la primera vez que lo vi: «¿pero qué narices es esto?»

Vampire Survivors

Es un juego "feote", incomprensible por la cantidad de cosas que aparecen en pantalla y en el que lo único que hay que hacer es mover al personaje. Ni ataques, ni saltos, ni nada de nada. ¿Por qué engancha tanto, entonces? Os cuento sus claves.

💸 - Cuesta menos que un menú de McDonalds. Por 2,39 € lo podéis encontrar en Steam (pronto estará disponible en Game Pass).

🖥 - Es un juego con unos requisitos ridículamente bajos. Seguramente pueda moverlo hasta una tostadora.

🕓 - Las partidas suelen ser cortas, así que es el juego perfecto para cuando no sabéis qué hacer o para echar una antes de ir a dormir.

🦇 - Tiene un rollito Castlevania que mola un montón. El personaje principal aniquila enemigos con un látigo y todo tiene un aspecto muy retro.

¿En qué consiste Vampire Survivors exactamente? En matar a todos los bichos que podamos antes de que ellos nos maten a nosotros

Básicamente, se trata de aguantar todo el tiempo posible. Para lograrlo, vamos subiendo de nivel y eligiendo habilidades que nos confieren nuevos poderes para matar aún más bichos. Y no os imagináis lo satisfactorio que resulta ver a nuestro personaje barriendo la pantalla de enemigos. 

Podría seguir escribiendo más, pero lo cierto es que me han entrado muchas ganas de echar otra partida. Así que... ¡Hasta otra!

P.D.: si por algún casual me hacéis caso, le dais una oportunidad y acabáis tan enganchados que dejáis de ver a vuestra familia y amigos... Yo no quiero saber nada.

Y además