Ir al contenido principal
Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

El precio que ha pagado Microsoft por Bethesda es rentable

Doom Eternal Ancient Gods
Microsoft ha pagado 7500 millones de dólares por Bethesda; más de lo que costó Marvel, Star Wars o Mojang, y aún así parece una inversión muy rentable para la división de Xbox. Aquí están los beneficios directos e indirectos.

Para ponernos un poco en situación, lo que Microsoft ha pagado por Bethesda (poseedores de varios estudios y licencias como Doom, The Elder Scrolls, Fallout o Dishonored) ronda los 7.500 millones de dólares. Puede parecer una cifra muy alta comparada con el precio de otros estudios (Microsoft pagó 2.500 millones de dólares por Mojang, creadores de Minecraft y en su momento adquirió Rare -Sea of Thieves- por 375 millones de dólares).

Por si estas cifras no parecen suficientemente mareantes, en el mercado audiovisual Disney compró Lucasfilm (Star Wars) por 4.050 millones de dólares y Marvel por 4000 millones. ¿Es rentable una inversión tan grande?

Lo que intento defender en este artículo es que por supuesto que es rentable la compra de Bethesda por parte de Microsoft. No sólo a través de las ventas directas, sino en otros bienes intangibles (el prestigio de la compañía, el aumento de valor en los servicios y las ventas de hardware). Vamos a hacer un rápido repaso a todos los beneficios de la compra.

En primer lugar, las ventas de juegos. Los títulos de Microsoft Studios no sólo se venden en plataformas Xbox y PC. Minecraft, el juego más vendido de todos los tiempos, está disponible en todas las plataformas, y tan sólo hace unos días del anuncio de Ori and the Will of The Wisps para Nintendo Switch. De este modo se rentabilizan los desarrollos propios. Así que aunque se conserve la exclusividad temporal de juegos como Deathloop o Ghostwire Tokyo con PS5, la marca sigue recibiendo un beneficio... y más adelante podrán salir también en sus plataformas (es un caso similar a lo que ocurrió con The Outer Worlds, que estaba desarrollando Obsidian cuando fue comprada por Xbox Studios). Porque Microsoft ya ha anunciado que las plataformas en que aparezcan los  próximos juegos de Bethesda se estudiarán "caso a caso".

The Evil Within 2

Este puede ser el beneficio más directo, pero hay otros más difíciles de cuantificar. El primero de ellos es el aumento en ventas de consolas que puede provocar el acuerdo de venta. Este anuncio se produce un día antes de que comience la campaña de reserva de Xbox Series X y Xbox Series S (que se pondrán a la venta en nuestro país el próximo 10 de noviembre a un precio de 499 y 299 euros respectivamente). ¿Aumentarán las ventas con la adquisición de nuevos estudios? Por supuesto que sí. Además de los jugadores que ya estuvieran convencidos, los fans de sagas como Doom, Fallout o  Elder Scrolls ya saben en qué consola aparecerán (en exclusiva, exclusiva temporal o lanzamiento simultáneo) sus juegos favoritos.

Tampoco se puede valorar directamente (porque en el momento de escribir este artículo no sabemos cómo han fluctuado las acciones de la compañía), pero adquirir estudios de la talla de Zenimax, Id Software o Arkane, mejora el prestigio del área de videojuegos de Microsoft. Es, por el momento, la guinda a todo el trabajo que viene realizando Phil Spencer para recuperar la posición fuerte que tuvo Xbox 360 en la pasada generación y que se perdió con el lanzamiento de Xbox One.  Actualmente la compañía ya contaba con estudios como Obsidian, InXile, Rare, 343 Industries, Playground, The Coalition, The Initiative... pero el grupo se refuerza enormemente y alcanza la impresionante cifra de 23 estudios de desarrollo. 

xbox game pass

Dejamos para el final el aumento en el número de suscriptores de Game Pass. El servicio de juegos por suscripción de Microsoft es la pieza clave de la compañía para el futuro. Y ahora contará con juegos como Doom Eternal, Prey, The Evil Within, Fallout... y los próximos lanzamientos desde el primer día (como todos los juegos de sus estudios). Es lógico pensar que una mejora sustancial del catálogo hará aumentar también el número de suscriptores (que ya ha alcanzado los 15 millones en todo el mundo).

Así que, regresando al comienzo del artículo, hay muchas maneras de rentabilizar la compra de Bethesda. Son 7500 millones de dólares bien invertidos, y además la compra no alterará el ritmo de trabajo de los estudios, que ya están trabajando en juegos como Starfield o The Elder Scrolls VI. Una jugada maestra en el momento que mejor le viene a la compañía. 

Y además