Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Se reparten Carnés de Auténtico Gamer. Razón, aquí.

Carné de Auténtico Gamer
No sé si os pasa a vosotros, pero yo llevo un montón de carnés en la cartera, aunque ha habido épocas en los que he tenido más todavía.

Por ejemplo, tengo el carné de identidad. Es un carné muy útil, fundamental. Te sirve para casi todo. Me lo dieron hace mucho tiempo y fue muy facilito, sólo tenía que presentar mi certificado de nacimiento, para demostrar que existía y era española. 

También tengo un carné de conducir, que me permite llevar hasta furgonetas grandecitas. También lo tengo hace un porrón de años y para éste sí que me pidieron un par de exámenes, demostrando conocimientos teóricos y prácticos. 

Tengo el carné de donante de sangre, el de la biblioteca municipal, el carné de prensa y, durante años, tuve una ficha federativa que viene a ser el carné de los deportistas. Y cuando estudiaba tenía el carné de alumno.

No me acuerdo de más, pero seguro que más he tenido. Obtener un carné es tan sencillo como acreditar que perteneces al colectivo que representa, cosa se consigue cumpliendo los requisitos de la asociación pertinente y competente. 

 

Y tenerlo suele darte algunas ventajas: que te presten libros, que te dejen conducir un vehículo o jugar un partido de baloncesto, que puedas hacer fotocopias, acceder a ciertas instalaciones… 

Lo que nunca, nunca he tenido es un Carné de Gamer… Veo a mucha gente en redes sociales que alardea de tener uno y me da un poco de envidia. Yo que llevo jugando desde pequeñita, también debería sacarme uno, total, me he quitado la tarjetas esas de fidelización de tiendas y he hecho sitio en la cartera… 

El caso es que he buscado quién los expende y no encuentro la asociación pertinente y competente. A ver si es que no existe y es una leyenda urbana, como aquello de que si ponías el cartucho de Mortal Kombat al revés en una Super Nintendo te salía la sangre… 

Por si acaso, he seguido buscando, a ver qué requisitos hay que cumplir para obtenerlo. Por ir preparando el papeleo, ya sabéis. Miedito me daba que pidieran la factura de mi primera plataforma de juego, en plan certificado de nacimiento gamer, porque creo que de eso no se encarga el registro civil. Lo mismo en algún museo…  

Esta búsqueda de requisitos ha sido menos infructuosa que la de la entidad expendedora. Lo buenos es que he encontrado a varios Auténticos Gamers que tienen su Carné de Gamer y que parecen tener muy claro qué requisitos se deben cumplir. Lo malo, es que se contradicen y no estoy yo para que hagan líos…

Según a que experto consultes, tienes que tener Nintendo Swicth y Xbox One. La PS4 no vale para esto del Carné de Gamer. Algunos hasta dicen que quita puntos… 

Para otros, está clarísimo que la consola de Nintendo puedes ser como mucho un extra, pero que eso de jugar a Pokémon o a Animal Crossing es contraproducente para sacarse el Carné de Gamer… Bueno, pues no lo contaré si tengo que rellenar algún cuestionario… 

Hay quien tiene cristalino que tienes que dedicarle más de 300 horas a cada juego que juegues y que si le das a los juego de móvil, ni te molestes en presentarte, que te van a escupir a la cara… 

Otros no te consideran Auténtico Gamer si empezaste a jugar cuando ya había consolas: esperar minutos eternos a que cargara una cinta, eso sí que es tener pasión por los colores.

Hay Auténticos Gamer para los que Call of Duty, Fornite o FIFA, por ejemplo, son el paradigma al que debe aspirar cualquier gamer que se precie.  Otros gamers, que se consideran tan auténticos como los de antes, reniegan precisamente de esas sagas, porque sólo atraen a niñatos a los que el videojuego no les corre por las venas. De hecho, he llegado a leer que el Gamer no se hace, nace

Me están dado ganas de poner en contacto a unos Auténticos Gamers con los otros Auténticos Gamers, a ver si se ponen de acuerdo, montan una asociación y dejan claras las normas para unirse al club. Aunque lo mismo montan un batalla campal y nos dejan en paz a los demás…

De lo que sí es fácil darse cuenta a lo largo de esta investigación es de que los Auténticos Gamers no tienen ningún interés por el videojuego. No quieren que evolucione, no quieren que crezca, no quieren que madure. El señor (suele ser un señor) que se lleva el Carné de Auténtico Gamer en los dientes lo que quiere es que el videojuego siga siendo lo que a él le hace feliz. Y no quiere que se consideren gamers los que opinan distintos que ellos.

Vienen  ser un poco como los fans de Star Wars, que quieren que hagan películas sólo para ellos, porque como vieron las originales en el cine se creen en el derecho de que les hagan algo a su medida. Y que, con cerca de 50 tacos, les haga sentir como cuando eran críos… Pues nada, tú mismo.

Que el videojuego muestra diversidad cultural: aberración. Que el videojuego muestra diversidad sexual: blasfemia. Que el videojuego se alinea en contra del racismos: boicot. Que el videojuego se convierta en un vehículo cultural les repatea, porque ¿y si el mensaje es contrario a sus creencias?

A estas alturas de mis pesquisas, lo único que me ha quedado claro es que no quiero el Carné de Gamer (además, siendo mujer, lo mismo no me lo quieren dar, no vaya a ser que le baje de categoría). 

Antes de que me salten al cuello los Auténticos Gamers, tranquilos. Repito: no quiero el carné. Quiero jugar a Candy Crush mientras espero en la consulta del dentista. Quiero perder la tarde diseñando unos recreativos en Animal Crossing (que no logro que me queden chulos). 

Salón recreativo. Animal Crossing. DejénseVer
A ver si mi inspiro, con imágenes como ésta de DéjenseVer

Quiero construir la casa de mis sueños en Los Sims y me he permitido a mí misma sufrir y dejar que el corazón se me encoja con The Last of Us Parte II. Y, por cierto, Abby me parece una mujer perfectamente creíble, con el cuerpo que debe tener una mujer que sobrevive en un entorno tan violento como el suyo. Pero, tranquilos, que no soy Auténtica Gamer, así que lo que yo opine, no cuenta.

X

No, no me juego todos los DLC de un juego. No, no completo los trofeos y me dan igual los logros. No me sé los nombres de todos los secundarios con los que me cruzo y no recuerdo cómo se llamaba aquella misión de The Witcher III que tanto me gustó. Tampoco va a cambiar mi vida, ni mis sensaciones, acordarme. 

Eso sí, todos mis respeto y admiración por los que se acuerdan de los nombres de todas las misiones, de todos los personajes, de todos los poderes y hasta de los trofeos. Envidia cochina me dais. 

No, ya no quiero el Carné de Gamer. Quiero jugar a lo que me apetezca en cada momento, dejarme conmover por una aventura narrativa con poco que hacer, matar unos marcianos a ratos y reírme o llorar con el juego que me dé la gana. Y en la plataforma que se me ponga en los ovarios. 

Si yo repartiera los Carnés de Gamer sería todo muy fácil: ¿eres jugador de videojuegos? Sí. Pues toma tu carné. Me da igual a lo que juegues, donde los juegues y cuantas horas le dediques. Mientras disfrutes de los videojuegos eres un jugador. Si queremos llamarnos “gamer” para distinguirnos de otro tipo de jugadores, acepto pulpo. Me gustan (mucho) los Good Gamers, pero Auténticos Gamers, abstenerse. 
 

Y además