Ir al contenido principal
Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

El último E3. 50 momentos inolvidables (y personales) de la gran feria de videojuegos de Los Angeles.

E3

Un repaso a momentos inolvidables que me ha dejado el E3, la feria de videojuegos más grande del mundo. Historias estrictamente personales. 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesariamente o exactamente con la posición de Axel Springer o de Hobby Consolas.
 

Me han pedido que escriba sobre el E3, y es algo que me resulta doloroso, como escribir el epitafio de un amigo de toda la vida. El E3 era la feria de videojuegos más grande del mundo... también era uno de mis momentos favoritos del año, y una oportunidad de hacer una labor periodística única. 

He vivido tantas situaciones increíbles en el E3 (las siglas de Electronic Entertainment Expo) que me cuesta quedarme con una edición, así que he apostado por recuperar 50 momentos increíbles. Y no lo hago desde el punto de vista genérico, que para eso ya hay muchas listas con los mejores momentos del E3, sino desde mi experiencia personal. 

Aquí están 50 momentos que nunca olvidaré en mis muchos (pero nunca suficientes) E3. No están ordenados de ningún modo en particular. 

  • La fiesta para presentar Playboy The Mansion en la auténtica mansión Playboy en las colinas de Hollywood. 
  • Hablar con Jordan Mechner acerca de Prince of Persia, y que me contase el tiempo que pasó en España, cuando era más joven.
  • Atravesar una casa del terror para jugar la demo de Resident Evil 2 Remake.  
  • Asistir a la presentación de Final Fantasy VII con Yoshinori Kitase.
  • Ver a Dani Quesada emocionado con el anuncio de Shenmue III, y a continuación flipar yo mismo con el de Final Fantasy VII Remake en una conferencia de Sony. 
  • Compartir una entrevista a Hideo Kojima con Bruno Sol, y tener que contener la risa por su insistencia en preguntarle acerca de un remake de Snatcher o Policenauts. 
  • Conocer y charlar con Orson Scott Card, uno de mis autores favoritos por la novela El Juego de Ender.
Cosas que hemos descubierto jugando con el DualSense

Mando DualSense de PS5

Con novedades como la vibración háptica o los gatillos con resistencia variable, el gamepad DualSense de PS5 ofrece nuevas sensaciones de juego que aumentan la inmersión. La consola solo viene con un mando, así que necesitas otro para jugar en multijugador local.

  • Ganar una funda para Game Boy Advance en un torneo de Mario Kart Double Dash para Gamecube.
  • Escuchar el tema en directo de God Of War, en la conferencia de Sony.
  • Por supuesto, los pelos de punta con Miyamoto armado con la Espada Maestra y el escudo Hyliano en la presentación de Twilight Princess
  • Ver el primer God of War para PS2 antes de que nadie supiera en qué iba a convertirse... y flipar con el combate contra la hidra. 
  • Los tráilers de Metal Gear Solid 3 Snake Eater, presentados en la conferencia de Konami por el propio Kojima. 
  • La presentación del primer The Last of Us, a solas con Neil Druckmann.
  •  Los gameplays a puerta cerrada de The Witcher III Wild Hunt y Cyberpunk 2077. Y casi al mismo nivel, el de Dying Light 2. 
  • Jugar a Shenmue III junto a Yu Suzuki. 
  • Hacer el mejor tiempo entre los periodistas presentes en la presentación del primer Forza Motorsport. 
  • Asistir a la presentación de Nintendo DS y PSP. Después preguntar a Peter Moore si Microsoft se había planteado entrar en el mercado de las portátiles y que me contestase airado que "ya estaba harto de que todo el mundo le preguntase lo mismo".
  • El recorrido cada mañana. Desde un motel de mala muerte hasta la feria, cantando junto a Justo, el cámara, y Dani Quesada "tengo tu amor, para qué quiero más, me conformo con ser feliiiiz..."
  • Esto no debería ponerlo... pero la colleja -muy flojita- que le di a Álvaro Alonso, y que sabrá perdonarme, después de equivocarse en la décima toma para contar nuestras impresiones de la conferencia de Sony. 
  • Ser detenido e identificado por la policía de Los Angeles por caminar por el centro de la ciudad a medianoche. 
  • Las apariciones, que viví en directo, de Keanu Reeves, John Bernthal, Pelé, Snoop Dogg (sí, fumando mientras jugaba a Battlefield), Jennifer Love Hewitt y tantos otros actores y deportistas. 
  • La charla entre Cory Barlog (God of War) y Jordan Voght-Roberts (Kong Skull Island).
  • Comer un muslo de pavo, con las manos, en la conferencia de Bethesda después de haber pasado un día y medio sin probar bocado.
  • Asistir a la presentación de Kazunori Yamauchi de Gran Turismo 4.
  • La última conferencia de Nintendo en un E3, en que se mostró Wii U. 
  • Por supuesto, ver el nuevo hardware en directo siempre es un momento mágico. Con cada una de las consolas que se han presentado. 
  • Probar por primera vez un juego en realidad virtual con Project Morpheus (que luego se convertiría en PSVR). 
  • Tener el privilegio de jugar Sekiro Shadows Die Twice aunque no estuviera disponible en la feria, porque éramos parte del jurado de los E3 Game Critics Awards. 
  • Colarme en un curso de desactivación de explosivos con robots, que tenían -a primerísima hora- unos militares alojados en mi hotel.
  • Todas esas partidas multijugador en primicia a Battlefield, Battlefront, Destiny o Call of Duty.
  • Ir a las últimas presentaciones de Rockstar, la única compañía que ofrecía cerveza, en una caravana en el exterior de la feria. 
  • Ver un juego español con gran presencia en el "showfloor" del E3: Castlevania Lords of Shadow en el stand de Konami.
  • Las visitas al museo de juegos retro para echar una partida al Pong original. 
  • Jugar un partido al año contra Justo (ya sabéis de quién os hablo) a la nueva entrega de Pro Evolution Soccer.
  • Coincidir con Janina Gavankar (Iden Versio en Star Wars Battlefront II) en la presentación EA Play antes de que comenzase la feria.
E3 2019
  • Escuchar a Gustavo Santaolalla tocando el tema de The Last of Us a la guitarra.
  • El vínculo que se forma, lejos de casa, con otros compañeros de la prensa y representantes españoles de las compañías, siempre dispuestos a echar una mano. 
  • Recibir regalos promocionales tan extraños como un tanga de Rumble Roses, la corbata de Agent 47 o un gorro con orejas de Persona 5.
  • Los showcase de Microsoft, en que probar los juegos sin hacer colas, antes de que se abriesen las puertas del Convention Center. 
  • La posibilidad de jugar a Zelda Breath of the Wild en Switch; un juego tan importante que ocupaba todo el stand de Nintendo.
  • Trabajar hasta la madrugada, llevándonos el portátil a la calle para intentar conseguir mejor conexión WiFi con que subir los vídeos. 
  • La confirmación de que Rockstar se había hecho con la licencia de The Warriors. 
  • Acudir la primera noche (antes de las conferencias) al centro de convenciones para ser los primeros en mostrar la publicidad que colgaba de los edificios. 
  • De todos los stands (y mira que son espectaculares)... acudir a hacerme una foto al de Fortnite para que lo viese mi hijo.
  • Carros de combate de la Segunda Guerra Mundial aparcados en la puerta de la feria para promocionar World of Tanks.
  • La cola para entrar el primer día (y eso que nos sabemos "el truco" de entrar desde el hospitality de la zona de prensa).
  • Haber jugado a títulos que todavía no cuentan con fecha de lanzamiento, como Skull & Bones, que ya estaba disponible hace tres años. 
  • Tener una cita para un juego sin anunciar (que es muy común), y después sorprenderme con lo que iba a ser el primer Ori. 
  • Desastres domésticos como compartir cama (con un compañero), dormir en el sofá o lavarse los dientes con dentífrico para perros, porque es lo que tenían en el apartamento que alquilamos.
  • El viaje de vuelta a casa, agotados, pero con la sensación de haberlo dado todo en una semana increíble.

Y además