U-tad: presentación de los proyectos de los Máster 18/19

Otro año más, y en lo que se ha convertido en una hermosa tradición, U-tad ha alumbrado tres nuevos estudios de desarrollo, compuestos por los alumnos de sus Máster de videojuegos 2018/19 (Programación, Arte y Game Design).

Esta nueva camada de desarrolladores tiene ante sí siete intensos meses de trabajo en los que darán forma a tres juegos con el objetivo de conquistar los Premios PlayStation…y mucho mas allá. De hecho, el catálogo de PS4 ya cuenta cinco títulos gestados en la Universidad madrileña.

Tres años atrás, Tessera Studios dio sus primeros pasos como desarrolladora de videojuegos con Intruders: Hide and Seek y nos le ha ido nada mal. Además de alzarse en su día con el galardón al Mejor Videojuego de los Premios PlayStation 2016, acaban de regresar del festival South By Southwest, donde su ópera prima fue premiada como el Mejor Videojuego de Realidad Virtual por parte del público.

Los componentes de Tessera Studios estuvieron presentes en la presentación de los proyectos y compartieron unos cuantos consejos con los alumnos de este curso. Abajo podéis verlos posando con el cuatro que acredita el lanzamiento de su juego en formato físico para PS4.

U-tad Abril 18 Tessera

Hobby Consolas no quiso perderse el evento, y pudimos entrevistar a los portavoces de cada uno de los tres estudios, además de a Dani Pastor, Productor Académico de U-tad, quien nos comentó las novedades del presente curso y compartió con nosotros su opinión sobre los tres títulos presentados este año, que no pueden ser más ambiciosos y diferentes entre sí. Pinchad en el vídeo de arriba, porque vais a alucinar con sus propuestas.

A Rising Bond

InBreak Studios presentó el prototipo de A Rising Bond, un juego de aventura, sigilo y supervivencia en el que encarnaremos a un civil atrapado entre las ruinas de una ciudad en guerra. Para complicar aun más las cosas, no estaremos solos: tendremos que cuidar de Erika, una pequeña huérfana con la que estableceremos un vínculo que puede fortalecerse o debilitarse dependiendo de nuestras acciones.

U-tad Abril 18 InBreak Studios

Álex, el personaje que controlamos, y Erika deberán gestionar los contados recursos con los que cuentan para sobrevivir en un ambiente de lo más hostil, en el que el frío, el hambre y sobre todo los soldados enemigos podrán acabar con la pareja en cualquier momento.

U-tad Abril 18 Golden Coconut Studios

El juego, ubicado en una ciudad de Europa del Este durante los años 50, pondrá a prueba el vínculo entre la pareja protagonista en situaciones extremas. Aunque pasar desapercibidos entre los soldados será crucial, en ocasiones tendremos que liquidar a alguno, procurando que Erika no nos vea.

Cualquier acto de violencia o injusticia que presencie (por ejemplo negándole un trozo de pan a otro civil desamparado) afectará a la IA de nuestra aliada, que empezará a desconfiar de nosotros, desobedeciendo nuestras indicaciones. Y necesitaremos estar a bien con ella, porque su pequeño tamaño le permitirá colarse por zonas innacesibles para Álex.

Pyrates; No Prey, No Pay

La propuesta de Lost Criteria Studios es radicalmente distinta, y posiblemente es la más ambiciosa creada hasta la fecha en las aulas de U-tad. Pyrates: No Prey, No Pay es un Battle Royale On-line que enfrentará a cuatro equipos compuestos por 3 jugadores cada uno, que compondrán las tripulaciones de unas naves espaciales con forma de barco pirata.

U-tad Abril 18 Lost Criteria Studios

El objetivo del juego, además de lootear como locos entre campos de asteroides para mejorar nuestro equipamiento, es destruir los buques rivales, y para ello no solo tendremos que atacarles a base de cañonazos: para alcanzar el núcleo de la nave enemiga será preciso abordarla, al más puro estilo bucanero y, a espadazo limpio, alcanzar el núcleo que encierra en su interior. La tripulación que destruya el núcleo del barco rival habrá ganado la partida.

U-tad Abril 18 Pyrates

El verdadero desafío técnico que deberá afrontar Lost Criteria Studios es crear y mantener a flote (nunca mejor dicho) los servidores de un juego online. Es una tarea peliaguda en la que ha naufragado más de un Triple A, y una empresa titánica tratándose de un proyecto estudiantil, pero este equipo no está dispuesto a tirar la toalla.

Tienen pensado incluir cuatro zonas con sus propios eventos dinámicos, en las que los jugadores podrán elegir personalizar sus barcos y tripulación y montar hasta siete tipos de cañones sobre las cubiertas. De momento el prototipo que presentaron ofrecía combates entre dos barcos y seis jugadores simultáneos.

Tiki Tiki

Golden Cononut Studios también quiso desmarcarse de sus compañeros, apostando por un Party Game para cuatro jugadores simultáneos, inspirado en la mitología de las islas del Pacífico. En Tiki Tiki encarnaremos a cuatro dioses oceánicos (Oka, Ax, Na Mele y Pale Pale), cada uno de ellos dotados de sus propias habilidades. El meta de este póker de deidades es recuperar su objeto más sagrado, el Coco Dorado, de las garras del malvado Virgus.

U-tad Abril 18 Golden Coconut Studios

La gracia del juego radica en que los cuatro jugadores podrán construir una torre humana con sus personajes en cualquier momento, una mecánica que será decisiva no solo para resolver algunos puzles, sino para enfrentarse a los sicarios de Virgus, incluyendo unos cuantos jefazos.

U-tad Abril 18 Tiki

El personaje que esté más abajo será el encargado de mover la torre, mientras sus camaradas siguen atacando a los enemigos que les rodean. El proyecto de Golden Coconut Studios tiene un potencial increíble, tanto por su colorida estética como por la mencionada mecánica de la torre “viviente”.

A lo largo de los próximos meses seguiremos la evolución de estos tres proyectos, que tienen como meta presentarse a los Premios PlayStation de este año. Los alumnos de U-tad apuntan cada vez más alto en cada nuevo curso, pero este año nos han dejado alucinados, sobre todo teniendo en cuenta que los prototipos que mostraron apenas tenían un mes de vida. Si en tan poco tiempo se han sacado de la manga algo así, no queremos ni imaginar cómo pintará la cosa hacia el mes de agosto.