análisis Intruders Hide and Seek
Análisis

Análisis de Intruders: Hide And Seek para PS4 y PlayStation VR

Por Alberto Lloret

Versión comentada: PS4

Ya tenemos nuestro análisis de Intruders: Hide and Seek, uno de los títulos nacidos de la iniciativa PlayStation Talents que más nos ha gustado. Su propuesta, como un macabro juego del escondite, en el que en la piel de un niño debemos sobrevivir en nuestra casa de campo a tres asaltantes, no sólo es de las más originales... sino que la ejecución es también bastante correcta.

Intruders: Hide and Seek es el primer juego de Tessera Studios, un estudio novel cuyos primeros pasos fueron los dieron en la U-TAD, como trabajo de final de carrera, para luego pasar a PS Talents, la incubadora de proyectos de PlayStation. Dos años en los que ha habido premios, reconocimiento... y mucho trabajo detrás. 

Con el juego terminado, ya lo podemos decir: Intruders Hide and Seek es una de las propuestas más cuidadas de cuantas han salido de PS Talents y prueba de ello es que su compatibilidad con PlayStation VR (se puede jugar en televisor, no es exclusivo) e incluso cuenta con el respaldo de Daedalic Entertainment para lanzar la edición física del juego. 

Los mejores televisores 4K para disfrutar al máximo de tu PS4 Pro y Xbox One X

Como hemos adelantado, Intruders: Hide and Seek nos mete en el pequeño pellejo de Ben, un niño que viaja con sus padres y hermana a la casa de campo de la familia. Durante el trayecto descubriremos que en la casa se han hecho unas obras para ocultar "algo", que los padres intentan hacer que pase desapercibido a los niños.

Descubrir a qué se dedica el padre, y en qué consiste ese "secreto" es parte de la gracia del juego, y algo que descubriremos mientras avanzamos en la aventura. Los primeros compases nos sirven para acostumbrarnos a los controles (interactuar, agacharnos...) y para ir metiéndonos en la ambientación: un enorme y moderno caserón de campo con dormitorios, sótano, garaje... y numerosos lugares donde podemos escondernos.

Porque, pasados los primero 30 minutos del juego, comenzará realmente la aventura: tres intrusos (una mujer, un misterioso enmascarado con craneo de ciervo y un armario "empotrao") se cuelan en la casa y retienen a los padres, cortando todas las vías de comunicación con el exterior. En este contexto, los niños tendrán que ingeniárselas para no ser capturados.

A tal efecto, desde el principio de la aventura contamos con una linterna y un walkie talkie para comunicarnos con nuestra hermana, encerrada en una habitación del pánico con cámaras. Ella será quien nos vaya guiando entre los objetivos (como contactar con los padres), y será cosa de Ben cómo hacerlo.

Las mecánicas de juego son bastante sencillas: debemos movernos por la casa, coger o interactuar con objetos (hay algunos coleccionables), y alcanzar puntos concretos de la vivienda. Como si de un juego del escondite se tratara, si nos detectan, podemos salir corriendo e intentar escondernos sin que nos vean en el interior de armarios, debajo de la cama... o incluso el sistema de ventilación. Incluso debemos controlar nuestro corazón si estamos escondidos y hay un enemigo cerca...

Si nos pilla algunos de los malos, recibiremos un patadón que nos deja K.O. y nos manda de cabeza al último checkpoint (o punto de control). Suelen estar relativamente cerca, aunque eso no impide que repitamos algunas partes de la aventura más veces de las que nos gustaría, sobre todo al principio, hasta que le pillamos el punto. Lo mejor es observar los movimientos de los enemigos y avanzar con calma... controlando hasta los niveles de ruido que hacemos.

Las mecánicas se mantienen siempre sencillas, como la IA, y a poco que dediquemos un rato, pronto memorizaremos la casa, sus escondrijos y las rutas por las que se mueven los enemigos, que están predefinidas y dejan lugar a pocas sorpresas. La IA, por decirlo de forma sencilla, no es la más brillante que hemos visto en un juego.

En este sentido, el Intruders es bastante mecánico: no tiene componentes aleatorios que dificulten el avance. Está concebida como una experiencia que cualquiera pueda coger y disfrutar y no pretende ser un juego que va a ponernos las cosas difíciles.

Prueba de ello es que podrás completarlo de una sentada, en apenas 2-3 horas, sin quedarte atrancado en ningún momento. Es, sin ningún tipo de duda, el aspecto más cuestionable del juego. Se puede estirar un poco más con los coleccionables (como documentos), pero sigue siendo una experiencia corta.

Eso no impide que brille en otras áreas, como la ambientación (la oscuridad del caserón, el cuidado doblaje al castellano... todo ayuda a que nos metamos en la historia) o el diseño del interior del caserón. Incluso la banda sonora, a cargo de Xabi San Martín (teclista y compositor de La Oreja de Van Gogh) , consiguen meternos de lleno en esa ambientación.

Hay momentos tensos, pero en ningún caso se inclina hacia el terror o provoca miedo como otros juegos de PS VR. Del mismo modo, los modelos de los personajes, aunque con destellos de calidad, no llegan al nivel de lo visto, por ejemplo, en The Inpatient. Por último, los tiempos de carga, cada vez que nos pillan, son más largos de los que nos gustarían...

Eso es especialmente evidente si juegas con PlayStation VR, donde la inmersión se dispara. Eso sí: a diferencia de otros juegos, Intruders Hide and Seek nos ha mareado un poco más de lo normal... y eso que cuenta con unos completos ajustes para modificar la experiencia (podemos invertir ejes, elegir el modo de giro, los grados que giramos con cada pulsación del stick...).

Todo eso, hace de Intruders Hide and Seek una interesante propuesta, con una cuidada atmósfera y la posibilidad de jugarlo con PS VR, dejando un poco más que notable si tenemos en cuenta factores como que se trata del primer juego del estudio, de contar con recursos limitados (no son Supermassive Games) o incluso su precio, 19,99 euros, sin olvidar que también está disponible en formato físico.

Valoración

Intruders es, probablemente, uno de los mejores juegos que ha surgido de la factoría PS Talents, al menos desde el punto de vista de los valores de producción: gráficos, sonido, arte, uso de tecnología como PS VR... Eso no impide que tenga aspectos mejorables, desde su brevedad (2-3 horas), a los tiempos de carga.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La premisa es muy buena. El doblaje, profesional. Las mecánicas se mantienen siempre sencillas, asequibles para todo tipo de jugadores.

Lo peor

Es corto (2-3 horas para terminarlo). Tiempos de carga largos (cada vez que morimos). Jugando con PS VR nos ha mareado más que otros juegos.