Inpatient principal
Análisis

Análisis de The Inpatient terror para PlayStation VR

Por David Martínez

Versión comentada: PS4

Analizamos el último juego de terror en realidad virtual, para PSVR. Se trata de The Inpatient, la tercera entrega de la saga Until Dawn (una precuela del original) desarrollada por Supermassive Games en exclusiva para el dispositivo de PS4.

El terror de Until Dawn continúa creciendo con una nueva entrega, The Inpatient para PSVR. Y la verdad es que no se puede negar que los desarrolladores de Supermassive Games han sabido darle un planteamiento completamente diferente a cada uno de los tres juegos de la saga. Mientras que Until Dawn era un "survival horror" más convencional (en que el resultado de nuestras decisiones determinaba qué personajes sobrevivían al final del juego), Rush of Blood era un juego de disparos sobre raíles, diseñado para impresionar gracias al la realidad virtual. 

Esta vez, The Inpatient hace una apuesta por la narrativa, por encima incluso del gameplay. Es decir, que el jugador se convierte casi de manera exclusiva en espectador. Como un interno del manicomio de Blackwood, en las montañas, tenemos que recuperar nuestra memoria, mientras sobrevivimos a una situación de pánico. Y nuestras acciones se limitan a mirar a nuestro alrededor, caminar, iluminar con una linterna e interactuar con un número muy limitado de objetos (con los mandos PS Move para PS4). 

Análisis de Until Dawn para PS4

A cambio, participamos en numerosas conversaciones, de las que depende el rumbo que irá tomando nuestra historia. Y para que la experiencia resulte aún más inmersiva, además de estar en realidad virtual, podemos responder con nuestras propias palabras, gracias a un sistema de reconocimiento de voz que funciona bastante bien (nosotros hemos utilizado headset, pero es compatible con el micrófono de la cámara). 

The Inpatient nos sumerge en este viaje durante un par de horas -de nuevo, es más una experiencia que un juego completo- pero el secreto de su duración está en que contiene un montón de recuerdos coleccionables por los pasillos del sanatorio, y que dependiendo de nuestras respuestas el final del juego cambia (el efecto mariposa que aparecía en el primer juego, está de vuelta). Si nos atrevemos, es muy rejugable. 

Una ambientación de miedo

Lo mejor del juego es la ambientación, en este centro psiquiátrico de 1952, que ya es terrorífico de por sí. La iluminación, la sobriedad de los decorados y los chillidos que no dejan de escucharse. No vamos a engañaros, nos hemos llevado un par de buenos sustos mientras realizábamos este análisis. Pero ahí se acaba la chispa de The Inpatient. La rutina de despertar, mantener conversaciones con nuestro compañero de celda y acostarse, la lentitud de nuestro personaje al desplazarse o los constantes fundidos a negro para cargar el siguiente nivel estropean por completo las buenas ideas, que las hay.

Análisis de Until Dawn Rush of Blood para PSVR

Nos referimos sobre todo al argumento (que da una vuelta de tuerca más sobre la leyenda nativa del wendigo, una criatura que se volvía malvada y poderosa después de comer carne humana) y a la posibilidad de que discurra por diferentes caminos en cada partida. También nos ha gustado esa sensación de mezclar sueño y realidad, y el cuidado que se ha puesto a todos los elementos de época. De hecho, The Inpatient es uno de los juegos más impresionantes de PSVR en lo que se refiere al apartado técnico. 

Pero, por otro lado, la propia construcción del argumento con múltiples ramificaciones, hace que parezca inconexa (y en nuestra primera partida, hasta previsible). La verdad es que esperábamos más de Supermassive, que parecía haber dominado este tipo de historias con el propio Until Dawn y con Intenciones Ocultas para PlayLink. La posibilidad para redimirse llegará dentro de muy poco, porque este estudio es también responsable de Bravo Team, un juego de acción cooperativo (también para PSVR) que además será compatible con el periférico VR Aim Controller. 

Inpatient

Mientras tanto, si sois aficionados al género del terror, la mejor opción en VR continúa siendo el sobresaliente Resident Evil 7 Biohazard, y con más acción, tanto Rush of Blood como Doom VFR os harán pasar un buen (o mal, según se mire) rato. 

Valoración

Aunque es uno de los juegos mejor acabados para PSVR, y uno de los primeros en incorporar reconocimiento de voz (con lo que la inmersión es aún mejor), resulta corto y tiene un ritmo demasiado lento. Nos hemos llevado un par de buenos sustos en los primeros compases.

Hobby

61

Aceptable

Lo mejor

Diferentes finales, una ambientación terrorífica en VR y los controles por reconocimiento de voz.

Lo peor

Es corto, lento y aburrido por momentos. La historia a veces parece inconexa y previsible.

Y además