Ir al contenido principal
Curiosidades de la vida de Ibai Llanos
Reportaje

9 intimidades que desconocías sobre la vida privada de Ibai Llanos

Ibai Llanos, fue entrevistado en TV por Jordi Évole. La discusión fue cercana y permitió descubrir nuevas facetas del streamer, desde unos golpes duros para su familia hasta la amistad que forja con su equipo.

Es el ídolo de los más jóvenes. Gana 1,4 millones al año gracias al mundo del streaming. Co-protagonizó la última polémica sobre la marcha de streamers y youtubers a Andorra al posicionarse en el bando de los que prefieren quedarse en España. Pero de lo que apenas sabes es sobre la vida privada de Ibai Llanos, sobre lo que piensa y lo que más valora.

El pasado domingo 7 de marzo, Jordi Évole le entrevistó en su programa, Lo del Évole. Fueron 60 minutos repletos de anécdotas, hallazgos, descubrimientos y reflexiones. Aquí tienes lo más destacado de esa conversación.

Un carácter humilde forjado por la crisis del 2008

La crisis del 2008 afectó gravemente a la familia de Ibai Llanos. "A mi padre le cambiaron de turno de noche, y por lo tanto se quedó con menos pasta. A mi madre la echaron y ya no volvió a trabajar nunca más. Mi padre tuvo muchas deudas.

Recuerdo de chaval que siempre me llamaban pidiendo saber dónde estaba mi padre para saber cuándo saldaría las deudas. Le acabaron embargando la mitad del sueldo. Empezó a haber muchos problemas económicos en casa. Mi padre hasta se quedaba sin comer, se sacrificaba, para que mi hermano si pudiera comer algo. A mí eso me marcó mucho".

Aunque en ningún momento de la entrevista lo reconoce abiertamente, puede que ese carácter humilde que hace que encante a todos (incluso a gente que no le entiende por diferencia generacional) provenga de experimentar en carne propia qué significa tener que hacer sacrificios y alegrarse de toda victoria, por pequeña que sea.

Su padre sigue trabajando

Javier, el padre de Ibai Llanos, sigue trabajando y no le pide dinero a su hijo. "El que tiene éxito es él, no yo. Yo estoy súper orgulloso". Incluso el streamer le ofreció comprarle un coche nuevo a su padre, pero esté se negó: "No, mientras pase la ITV y mientras esté bien, yo sigo con mi coche de hace 15 años. Que a él también le cuesta ganar dinero".

No sabía qué carrera estudiar

Ibai Llanos caster

El famoso streamer tuvo muchos problemas al acabar los estudios. No tenía ni idea de qué estudiar como carrera. "No me metí en ninguna porque cuando iba a decidir qué tenía que hacer me llegó la oferta para mudarme a Barcelona. Se lo dije a mis padres. No lo vieron mal del todo. Por mil euros. Para mi era la hostia". 

Sufrió ataques de pánico cuando empezó a forjar su carrera

El streamer sufrió ataques de pánico poco después de mudarse a Barcelona, una vez su carrera empezó  a encarrilarse. "Se me dormían las piernas y los brazos, me mareaba. Llegué a creer que me moría". Llamaba a su padre totalmente asustado y sin saber por qué su cuerpo reaccionaba así. Lo considera la peor época de su vida.

“No sabía por qué de repente no podía caminar, por qué me daba miedo salir a la calle. O quedarme solo en casa. Hasta que el médico de cabecera me dijo que de morirme nada. Que lo que tenía era ansiedad y estrés”. 

Antes de ir al médico, cometió el clásico error de googlear (poner un síntoma en Google = vas a morir) y acabó no sabe cómo en un hilo de Forocoches con un chaval contando una experiencia similar.

La casa-empresa de Ibai Llanos

La casa actual de Ibai Llanos en 2021

Vive en una casa que perteneció a Samuel Eto’o. Esta casa, de la que paga 15.000 euros al mes, la ha convertido en una empresa para streamers. "Queríamos una casa así para que cada uno de nosotros tuviera las mismas condiciones: una habitación que esté bien, con su propio baño, su sitio para hacer directos… Encontrar eso para cinco o seis personas en España es muy difícil".

No le molan mucho los bancos

Ibai Llanos siente tanto rechazo hacia bancos o casas de apuestas que ha llegado a rechazar acuerdos para promocionar algunos de ellos. "Las cosas turbias no me molan. Rechacé la oferta de un banco. Un banco muy joven. Era mucho dinero, sobre todo para esa época. Me lo tuve que pensar mucho; vivía bien, pero era mucho dinero. Pero era una campaña muy fuerte: ser la imagen del banco durante seis meses. Eso me dio respeto. Si ese banco desahucian a siete personas, yo iba a estar siempre presente".

Parte de la aversión a las casas de apuestas se debe a que un familiar suyo, el tío de su abuelo, tuvo problemas de adicción. "Hablo de una época antigua, cuando se apostaban cosas materiales. El coche, la casa… Además se aficionó a la ruleta. Es una historia que desconocía hasta que un día mi abuelo me lo contó detalladamente. Se acabó suicidándose".

Jamás le verás con ropa de marca

Una de las cosas que más le gusta a Ibai en la vida es comer. Al mismo tiempo, detesta la ropa de marca porque no le cabe. En una ocasión, ambos elementos se unieron para crear una anécdota.

"La ropa cara no me cabe. Aunque quisiera no pudiera. En lo que sí que gasto más dinero es cenar bien. Cenar en una estrella Michelin como Arzak… eso sí que es un lujo".

A continuación Évole le pregunta si ha ido a Arzak. Ibai explica que sí intento ir al restaurante lujoso que tienen en Barcelona, pero le echaron por ir con pantalones cortos. 

"Había reservado, pero no había dicho que iba en pantalón corto. Voy allí, con unas pintas tremendas: pantalón corto, un tío gordo, con barba, recién levantado". Y se quedó con un palmo de narices: "Me dijeron que por el dress code no entraba. Tenía tantas ganas que me fui a comprar un pantalón, entro para comprarme uno negro y largo. No me cabe ninguno. Por fin encuentro uno que me va bien: 800 euros el pantalón. A punto estuve de comprarlo, pero finalmente no quise".

Admite que le dolió, pese a ser fiel a sus principios. Acabó comiendo en un kebab.

Se avergüenza de su primer gran éxito

Se avergüenza enormemente de uno de sus primeros vídeos virales:

El origen de este vídeo es la mar de curioso. Ibai explica que muchos de sus seguidores son estudiantes, tanto de insti como de universidad. Y comenta que una de las peticiones constantes que tiene es que les "bendiga" antes de ir a examen.

"Como además me gusta vestirme de entrenador un poco raro, de un equipo ucraniano, y al haber seguido tanto deporte, tengo muchos inputs de muchos entrenadores". Por eso decidió concentrar todas esas bendiciones en uno de sus primeros vídeos que le llevó a la fama. 

Vive con su "banda del patio"

El equipo actual de Ibai Llanos

Los inicios con el equipo de streamers con los que convive no fueron fáciles: "Compramos la primera capturadora pidiendo dinero en la calle". Las cosas han mejorado mucho desde entonces: ahora viven en una casa que fue de Samuel Eto'o. "Nos basamos en la amistad. Este grupo nació así. Si es que éramos poco más que la banda del patio".

No solo los videojuegos les unen. Es que son prácticamente de la misma generación: "Somos tres del 95, otro tiene 23 y luego está la excepción: el que tiene 32".

Al "mayor", al de 32, le llaman "el abuelo", lo que sorprende a Évole. Este reflexiona sin querer: "Si con 32 es el abuelo, yo qué debo de ser en esta casa".

Y además