Análisis de Razer Huntsman Mini, el nuevo teclado 60% con switches ópticos

Análisis Razer Huntsman Mini
Análisis del teclado Razer Huntsman Mini, un teclado compacto de formato reducido (conocidos como 60%), para cubrir una tendencia que cada vez es más demandada por los jugadores profesionales, o que aspiran a serlo.

A lo largo de este 2020, Razer no ha dejado de lanzar al mercado productos innovadores y atractivos para distintos paladares y bolsillos, como el reciente Ornata V2, y a menudo, con nuevas propuestas para cubrir nuevas necesidades de algunos sectores. Así. tal y como os contamos hace unos días, llega un nuevo miembro a la familia, el Razer Hunstman Mini, un teclado que poco o nada tiene que ver con lo que Razer ha venido haciendo hasta ahora.

Razer Huntsman Mini

Como su propio nombre adelanta, Razer Huntsman Mini es un teclado compacto que lleva el espíritu de los teclados tenkeyless (o TKL, sin teclado numérico), aún más allá, para ofrecer uno de los teclados más pequeños y compactos, y que menos ocupan sobre el escritorio, pero sin sacrificar la funcionalidad a la que nos tiene acostumbrados Razer. He aquí las características técnicas del Razer Huntsman Mini:

  • Diseño compacto de formato 60%
  • Estructura de aluminio
  • Switches ópticos Razer (con opciones táctil o lineal)
  • Vida estimada de 100 millones de pulsaciones
  • Teclas Razer Doubleshot PBT
  • Diseño de fila inferior estándar
  • Cable extraíble USB-C de fibra trenzada
  • Memoria interna híbrida con capacidad para 5 perfiles
  • Ajustes de iluminación inmediatos
  • Teclas retroiluminadas individualmente con Razer Chroma RGB, hasta 16.8 millones de opciones de color disponibles
  • Ajustes y personalización mediante Razer Synapse 3

Unboxing Razer Huntsman Mini y contenido de la caja

Lo primero que llama la atención es la caja, bastante más pequeña que la de cualquier otro teclado anterior de Razer. Normal, si tenemos en cuenta que un teclado QUERTY completo tiene, como mínimo, 105 teclas, más las multimedia y dedicadas que pueda añadir. Está disponible tanto en color Mercury (el blanco de Razer) como en negro.

El propio embalaje adelanta ya muchas de las características que vamos a ver em análisis de Razer Huntsman Mini, desde la iluminación Chroma RGB a los 5 perfiles que podemos guardar en su memoria o la versión de los switches que monta, sabiendo que hay con cada color hay dos modelos: con switches ópticos púrpura (ya disponibles) o con switches ópticos lineales (switches rojos, disponible en agosto).

Razer Huntsman Mini caja

Una vez abierta la caja, choca el reducido tamaño del teclado, sobre todo si nunca antes has toqueteado un modelo compacto con formato 60%. A hay bordes, ni nada que sobresalga, más allá de las 5 filas de teclas. Es un teclado de que se puede coger con una mano.

Aparte del teclado Huntsman Mini, el único elemento que encontraréis en la caja es el cable extraible, en un extremo USB-C y por el otro USB-A. El extremo USB-C es el que se conecta al teclado, y cuenta con un factor forma específico, con hendidura en el plástico, para encajar perfectamente en el cuerpo del teclado.

Razer Huntsman Mini caja

Dado su tamaño, y el carácter portátil del teclado, echamos en falta algún tipo de extra adicional, como alguna funda de transporte. Tampoco incluye reposa muñecas, ni un USB passthrough adicional en el cuerpo del teclado para conectar directamente un ratón.

¿Qué es un teclado 60% y por qué podría interesarte el Razer Huntsman Mini? 

Frente a un teclado convencional "completo", con 104 o más teclas, los teclados con formato 60% reducen el número de teclas a 60-65, reduciendo al mismo tiempo la superficie que ocupan, pero casi nunca sacrificando funcionalidad. Hay menos teclas, sí, pero puedes hacer exactamente lo mismo.

Como hemos adelantado, la primera víctima es el teclado numérico, a lo que se suman las flechas de dirección, la hilera de teclas F1-F12, además de las teclas dedicadas a Insertar, Suprimir, Inicio, Fin, Imprimir pantalla, avanzar o retroceder página... Es decir, no hay nada más que el teclado alfanúmerico (además, del espacio, control, alt, borrar...).

Consigue el Razer Huntsman Mini más barato

Pero eso no quiere decir que no puedas hacer exactamente lo mismo que con cualquier otro teclado. De primeras cuesta acostumbrarse, pero gracias a la tecla FN o función, basta con presionarla junto a otras teclas para acceder a las funciones que "faltan" (los F están asociados a los números, las flechas de dirección a I, J, K y L, Impresión de pantalla a la tecla P...).

Es decir, es un teclado completamente funcional, pero en un cuerpo un 40% más pequeño (de ahí el formato 60%, porque ocupa el 60% de un teclado completo). Es un teclado que ha comenzado a imponerse en el mundo del gaming, sobre todo en las esferas profesionales, donde en ocasiones las competiciones transcurren en cubículos pequeños, con espacio insuficiente para un teclado completo, alfombrilla...).

De hecho, muchos jugadores usan los teclados 60% para rotarlos y ponerlos en vertical frente a la pantalla: son tan pequeños, que caben rotados o en diagonal prácticamente en cualquier escritorio, por pequeño que sea. Debajo de estas líneas podéis ver cómo de pequeño es Razer Huntsman Mini comparado con un teclado completo... Y dicho esto, vamos a ver qué ofrece este teclado compacto de Razer.

Analisis Razer Huntsman Mini

Razer Huntsman Mini: qué ofrece el teclado 60% de Razer

Razer es uno de los primeros grandes fabricantes en abrazar este formato, y como suele ofrecer siempre en sus teclados, ofrece calidad y cuidado hasta en el más mínimo detalle. Como hemos dicho, es un teclado de reducidas dimensiones, sin apenas bordes o elementos que sobresalgan: si nunca has visto antes un teclado de este tipo, de primeras choca porque sólo sobresalen las 5 filas de teclas y apenas hay un par de milímetros de bordes por cada lado. Estamos hablando de un teclado con las dimensiones 29,5 x 10,2 x 3,3cm). 

En el caso del Razer Huntsman Mini, la superficie del teclado es de aluminio, con una base de plástico duro, lo que garantiza una gran durabilidad, mientras mantiene un peso manejable: no olvidemos que se trata de un teclado pensado para poder "llevarlo" a cualquier sitio, y en que cabe en cualquier parte.

Analisis Razer Huntsman Mini

Las teclas son las llamadas Razer doubleshot PBT, o lo que viene a ser lo mismo, con una doble capa de plástico que realiza una doble función: permitir que pase más luz de la iluminación RGB Chroma del teclado, mientras que por otra parte retienen menos la grasa de las huellas, y tienden a no deteriorar la serigrafía de cada tecla. Son teclas duraderas.

Dicho esto, las teclas del Razer Huntsman Mini tienen además un encanto adicional, y es que todas ellas llevan sobreimpresa, en la parte inferior, la función adicional que tienen. Esto de primeras ayuda a identificar dónde está cada cosa, algo que refuerza aún más otro detalle: pulsa la tecla FN, y se iluminarán en color blanco todas las combinaciones configuradas, lo que también ayuda a familiarizarse con el teclado durante los primeros compases.

Analisis Razer Huntsman Mini

Desde el teclado y sus combinaciones podemos controlar todo, desde las funciones multimedia (pausar, subir volumen, pasar de canción...) a otras como cambiar el efecto de iluminación o ajustar el brillo, crear macros al vuelo, poner el equipo en modo reposo o activar el modo "gaming", para bloquear la tecla Windows de pulsaciones accidentales.

Razer Huntsman Mini: sensaciones con la nueva generación de switches óptico lineales

Como ya hemos adelantado, Razer Huntsman Mini está ya disponible con los switches ópticos púrpura, y en agosto se lanzará con los llamados switches red, la segunda generación de los interruptores óptico lineales. Los que tiene el modelo que hemos probado son los púrpura, denominados "clicky" en EE.UU., por el característico ruido que hacen, como en la gran mayoría de teclados mecánicos.

La diferencia aquí es que requieren ejercer menos presión para ser pulsados, lo que permite un uso, por ejemplo para escribir, más agradable. Al mismo tiempo, emplean la tecnología de interruptores ópticos que introdujeron con la serie Huntsman. El Razer Huntsman Mini que hemos probado nosotros, con los interruptores púrpura, se activa a 1,5 mm, un 30% menos de distancia que otros interruptores mecánicos. Es decir, la pulsación de la tecla se produce antes que en otros teclados gracias a su sistema, en el que el paso de un haz de luz a través del mecanismo del switch es el que registra la pulsación, y no cuenta con un "tope" físico como otros switches, como podéis ver debajo de estas líneas.

El switch rojo, que no lo hemos podido probar para este análisis de Razer Huntsman Mini, es la segunda generación del modelo óptico lineal del interruptor, y ofrece una resistencia a la pulsación aún menor (requiere menos fuerza aún) y la distancia a recorrer para efectuar la pulsación de la tecla es aún menor, 1 mm, lo que lo hace el modelo ideal para los que quieran competir a alto nivel y busquen una rápida respuesta del teclado.

Pero como decimos, la versión púrpura, que es la que hemos probado, ofrece una respuesta más rápida y con menos presión que otros interruptores de características similares, como los Cherry MX azules, además de realizar el característico sonido de los teclados mecánicos. Quizá, el Huntsman Mini es algo menos ruidoso que otros teclados mecánicos, pero no estamos hablando de un teclado ni mucho menos silencioso. Para muestra un botón...

Además, otra característica relativa a las teclas del Razer Huntsman Mini es que son intercambiables. Razer tiene distintos sets de teclas PBT a la venta, por si quieres introducir una nota de color en tu teclado (a elegir entre el Mercury o blanco de Razer, verde, cuarzo rosa...).

Razer Huntsman Mini: impresiones como teclado gaming

Los que busquen el teclado con mejores prestaciones para gaming, en lo referente a tiempos de respuesta, tendrán en la versión con Switches óptico lineales (switches rojos), la mejor opción, pero como ya hemos dicho, no es la que hemos probado nosotros.

Los interruptores púrpura son igualmente válidos para gaming, y como hemos comentado en anteriores párrafos para hablar de la escritura, repiten aquí bondades: apenas hace falta presionar la tecla para que detecte la pulsación. Es un teclado rápido, para quienes busquen "rapiñar" unas décimas de segundo a la hora de jugar.

Analisis Razer Huntsman Mini

Todas las teclas ofrecen un buen tacto (ligeramente más áspero que en otros teclados, lo que hace que sea más antideslizante), y con una disposición de las teclas que permite jugar bien con el teclado en vertical respecto al monitor.

No es menos cierto que la tecla de espacio resulta algo más dura, algo muy habitual en muchos teclados y que aquí, de nuevo, quizá se deba a que sólo hay un único switch para toda la barra.

El teclado cuenta con las ya imprescindibles tecnologías antighosting y N-key rollover, por lo que no perderás pulsaciones, y podrás pulsar numerosas teclas al mismo tiempo y todas y cada una de ellas quedarán registradas correctamente.

Analisis Razer Huntsman Mini

Debido a las características del teclado, quizá sea un modelo especialmente recomendado para shooters en primera o tercera persona, que requieran una superficie amplia para desplazar el ratón y un teclado con las funciones esenciales incluidas, pero sin ocupar excesivo espacio.

Tampoco está de más hablar de Synapse, el software de Razer, que nos permite configurar prácticamente todas las características del teclado, desde la iluminación independiente de cada tecla a los 11 efectos pre-configurados, pasando por los 5 perfiles que podemos guardar en el propio teclado (pulsando la tecla FN y Menú alternamos entre ellos, como podéis ver debajo de estas líneas), sin olvidar la sincronización Chroma con otros periféricos del fabricante.

Synapse además es con el Huntsman Mini un aliado imprescindible, ya que podemos reasignar las teclas y configurar macros, algo vital para un teclado de estas características, mientras que con la función Hypershift damos a las teclas una función secundaria, en el caso de que no la tuviera ya.

No es necesario instalar el software, ya que como hemos adelantado, al pulsar FN se iluminan las opciones ya configuradas, que permiten realizar muchas de las funciones que acabamos de indicar, como cambiar entre los efectos de luz, regular el brillo o grabar una macro al vuelo.

Conclusiones finales del Razer Huntsman Mini

Es innegable que el Razer Huntsman Mini, como la gran mayoría de productos de Razer, desprende calidad por los cuatro costados. El acabado en este modelo en concreto es sobresaliente, desde el tacto de las teclas al cable USB-C extraible, pasando por la superficie de aluminio o la velocidad de respuesta. Todo es calidad top.

Analisis Razer Huntsman Mini

Ahora bien, no es menos cierto que el precio (el modelo que hemos probado cuesta en la web de Razer 129 euros) puede resultar un poco elevado para un teclado de estas características. Pero, insistimos, aquí estás pagando por el factor forma, de tamaño compacto, que pese a la reducción de tamaño y teclas no sacrifica opciones, que son prácticamente las mismas que con un teclado completo. Hasta puedes controlar la reproducción de medios, sin tener teclas dedicadas.

Ahí entra en juego el software de Razer, que sigue siendo uno de los más completos del mercado. Como decimos, la diferencia con otros modelos 60% puede rondar los 20 euros, pero al hacer un balance entre todo lo que ofrece, es innegable que el equilibrio entre funcionalidad, calidad de acabados y el software, convierte al Razer Huntsman Mini en uno de los mejores modelos que puedes encontrar en el mercado dentro de este formato.

Eso sí, por este precio ya podría haber incluido algunos extras, como la mencionada bolsa de transporte. Por último, si lo que buscas para competir al máximo nivel, espera unas semanas a que se lance la versión con los interruptores rojos, porque se notará que resulta todavía más rápido en su respuesta... y la diferencia de precio son apenas 10 euros.

Y además