Reportaje

¡Qué bonitos son los E3 del pasado! - Las historias del Tío Bruno

Por Bruno Sol

Ya tenemos casi encima una nueva edición del E3, y nuestras oraciones están con los compañeros que están volando en estos momentos hacia Los Ángeles para enfrentarse a la mayor feria de videojuegos del planeta. Pero no todo es tan bonito como parece en torno a las anécdotas del E3. Más allá de las conferencias, los lanzamientos sorpresa y las demos de los juegos más deseados del año, el E3 implica tres días infernales de curro en los que apenas tienes oportunidad de probar novedades, entre las eternas colas que se montan y las presentaciones a puerta cerrada con vídeos o demos que solo puede probar alguien de la compañía.

Conoce la historia de los videojuegos con este libro

En el vídeo, para calentar de cara al E3 2019, contamos algunas anécdotas sobre distintas ediciones del E3 de tiempos remotos, las vivencias en hoteles que no recomendarías ni a vuestro peor enemigo, fotos con desarrolladores famosos y mucho más, incluyendo la fiesta más deprimente de la historia de la feria.

Pero eh, el E3 también tiene cosas buenas, como poder llevarte unos kits de prensa que harían las delicias de cualquier coleccionista. Entre carpetas con folios y CDs pelados con material gráfico también era posible conseguir, por ejemplo, los preciosos desplegables que siempre facturaba Konami para los sucesivos Metal Gear Solid de Hideo Kojima. En el vídeo mostramos algunos de estos kits, y hablamos sobre la siniestra leyenda que rodea al Hotel Cecil. Son solo una parte de las curiosidades de la feria E3.

También comentamos algunas de las diferencias que hay entre el E3 y el Tokyo Game Show, donde puedes llevarte, tanto si eres de prensa como un visitante más durante los días abiertos al público general, auténticos tesoros solo por probar los juegos que se presentan en los stands de algunas compañías.

Tranquilos, porque en próximas entregas dejaremos las batallitas de los abuelos para volver a mostrar consolas, juegos y periféricos chiflados. Y ojo, porque estamos preparando algo muy gordo, si logramos devolver cierta “cosita” a la vida. Como siempre, estamos deseando leer vuestros comentarios y sugerencias. Por muy delirantes que sean.