¡La consola empanadilla! Repasamos Nokia N-Gage y sus juegos en Hardwageddon

Nokia N-Gage - Hardwageddon
Los teléfonos móviles y los videojuegos no llevan tanto tiempo juntos. Antes de acostumbrarnos a los smartphones, Nokia intentó aunar los dos mundos con N-Gage... Y se estrelló.

A comienzos de los 2000, los móviles se usaban para llamar, mandar SMS y poco más. Lo de jugar se reservaba a títulos espartanos, pero muy populares, como la "serpiente" de los teléfonos Nokia. Precisamente, esa compañía quiso cambiar el panorama jugón de los móviles y creó N-Gage, el primer híbrido entre "celular" y consola de videojuegos.

N-Gage tenía una potencia que le permitía mover juegos de calidad similar a los de la primera PlayStation y, como móvil, era muy completo: MP3, agenda, multimedia... Sin embargo, supuso uno de los mayores fracasos en la historia de Nokia. ¿Por qué? Es lo que vamos a repasar en el nuevo episodio de Hardwageddon, la sección en la que recordamos la consolas que se estrellaron en su momento. Aquí lo podéis ver:

VIDEO

Así eran N-Gage y sus juegos - Consolas fracasadas en Hardwageddon

Tal y como os contamos en el vídeo, Nokia N-Gage se quedó muy lejos de alcanzar las cifras de ventas que buscaban sus jefazos, principalmente por su estrambótico diseño, que hacía muy incómodo tanto jugar como cumplir algo tan sencillo como introducir un nuevo juego. El "sidetalking" o la necesidad de coger N-Gage de forma lateral para hablar, tampoco ayudaban a proyectar una buena imagen.

MicroSD Transcend de 128GB

MicroSD Transcend de 128GB

Esta microSD de 128GB es una de las más baratas de Amazon España. Por capacidad y velocidad es perfecta para Nintendo Switch.

Cómprala al mejor precio

Aún así, si preguntáis a los "veteranos" que la tuvieron, seguramente os cuenten que guardan muy buenos recuerdos de ella. Títulos como Tomb Raider, Pandemonium o Pathway to Glory demostraban que el aparato podía con todo, a pesar de tener una coyuntura tan particular. Han pasado los años y no queda ni rastro de N-Gage y, si nos apuráis, casi ni de Nokia, pero su idea de aunar móviles y gaming hoy en día es tan común como mandar un whatsapp. Sí, se estrellaron, pero en el fondo iban por el buen camino...

Y además