Ir al contenido principal
Star Wars
Reportaje

Curiosidades sobre los efectos de sonido de las películas de Star Wars

Desde la aparición de las primeras películas sonoras a mediados de los años 20, el sonido se ha convertido en parte fundamental de cualquier películas, aunque en ciertos géneros y sagas su relevancia es aún más importante. Hoy repasaremos algunas de las curiosidades de los efectos de sonido de las películas de Star Wars.

A día de hoy, muchos tenemos interiorizados muchos de los aspectos que consideramos irremplazables en las películas de Star Wars. Conceptos como la Fuerza, los sables de luz, los viajes hiperespaciales o en poder entrar en una cantina y encontrarnos con un amplio catálogo de especies son una parte del ADN de la franquicia iniciada en 1977 por George Lucas.

Una parte importante del éxito de las películas de Star Wars se deben sin duda al cuidado uso de los efectos sonoros (y por supuesto de la música) que se llevó a cabo durante la película. Y es que hay sonidos que nacieron en las películas de Star Wars y que se han convertido por derecho propio en parte de la cultura popular.

Hoy en Hobby Consolas, repasamos algunas curiosidades de los efectos de sonido de Star Wars. De momento id familiarizándoos si no lo estáis ya con el nombre de Ben Burtt, porque vamos a nombrarle bastante.

Sacando efectos de la nada

Por norma general, y a pesar de que actualmente hay enormes bibliotecas de efectos sonoros a disposición de los estudios, los equipos de captación de sonido suelen tener bastante trabajo a la hora de conseguir los efectos de sonido adecuados para cada película. Si las ruedas de un coche chirrían tienen que hacerlo adecuadamente. Si una botella se rompe, los cristales deben sonar de forma que concuerden con lo que se vea en pantalla. 

Sin embargo, cuando hay que crear sonidos de cero, como en Star Wars, la cosa se complica. El equipo no se puede ir al bosque a capturar los sonidos de un wookie. O a una estepa a buscar a un Tauntaun para después introducir sus sonidos en la película. Esos sonidos son creados a partir de otros por el equipo de sonido de la película.

Star Wars

Por ejemplo, los rugidos y gruñidos de Chewbacca (Y del resto de wookies) se consiguió combinando varios sonidos de animales: Cuatro osos, un león, un tejón, una foca y una morsa. Los lamentos de esta última se captaron cuando el zoo de Long Beach estaba sometiendo a mantenimiento la piscina del animal, y se lamentaba porque estaba vacía.

El caso de los Tauntaun, por seguir con los sonidos de criaturas, se captó en una granja al sur de San Francisco. Se trata de una nutria marina que realizó un graznido de lo más extraño. "Casi parecía que estaba hablando", declaró Ben Burtt en su momento. El equipo ralentizó un poco el sonido que captaron y se convirtió en el icónico graznido de la criatura de Star Wars episodio V: El Imperio contraataca.

Star Wars

Una última criatura antes de abordar otro tema. Un truco tan sencillo como revertir una pista de audio hizo que naciera el incómodo y estridente sonido característico de los Mynock. En realidad, la pista original eran caballos relinchando. El equipo de Burtt invirtió la pista y creó ese estridente sonido que catalogó en su día como "digno de una criatura de terror".

Sonidos que se convirtieron en leyenda

No puedes fingir estar blandiendo un sable de luz si no acompañas tus movimientos con ese característico zumbido. Hasta Los Simpson explicaron "como se hace Gwin". El zumbido de este arma noble para tiempos más civilizados encontró su nacimiento, como no, de la mano de Ben Brutt. Para ello hizo uso del motor de un viejo proyector y uso otros objetos para alterar el zumbido de cara a los movimientos. Tiene cierto encanto poético que algo que se empleaba para proyectar películas diera vida a un sonido tan icónico para la historia del séptimo arte.

El origen de la icónica respiración de Darth Vader no es tan elaborado como cabría pensar, al menos si tenemos en cuenta los casos de los que ya hemos hablado. Ben Brutt utilizó un micrófono acoplado a un equipo de buceo profesional. Bajo el agua, el especialista respiró de varias maneras diferentes para que el equipo realizase variaciones interesantes. Cogemos esas respiraciones, le sumamos la voz de James Earl Jones (O Constantino Romero en España) modulada para sonar más grave todavía... ¡y premio! Ya tenemos un Lord Sith listo para servir al Emperador.

Darth Vader

Uno de los retos a los que se enfrentó Ben Brutt en Star Wars episodio IV: Una nueva esperanza es ese obstinado cabezudo conocido como R2-D2. A pesar de ser un droide no humanoide, el pequeño astromecánico atraviesa numerosas emociones en las películas, y solo podemos interpretarlas a través de los sonidos que emite. Ben Brutt tuvo que sudar de lo lindo para convertir unos sonidos meramente eléctricos en algo que transmitiera emociones a los millones de espectadores que seguirían al pequeño droide.

La vieja escuela que llegó para quedarse

Probablemente, si te hablamos de un TIE Fighter, el icónico caza imperial, en tu mente resuene ese aterrador "rugido" que realizan los cazas. Puede qu en el espacio no haya sonido, pero en Star Wars esa norma científica no se aplica. El equipo de Ben Brutt se topó con el sonido del Caza TIE cuando buscaban otro sonido para armas láser. Combina el sonido de un elefante que aparece en la película Roots of Heaven, de 1958 con el de un coche patinando por pavimento mojado. Bien mezclado por supuesto.

El sonido de los bláster, y las armas láser, finalmente sería "descubierto" por Burtt cuando estaba de domingueo con la familia. Estaban cerca de una torre de radio cuando se tropezó con un cable que emitió un fuerte sonido eléctrico. El equipo comenzó a probar con diferentes cables para dar forma a los diferentes sonidos de disparos láser que se pueden escuchar hasta la saciedad en todas las películas de Star Wars. 

Star Wars

El sonido ambiental también fue una parte importante de los esfuerzos realizados en las películas de Star Wars. La Estrella de la Muerte, por ejemplo, albergaba tanta tecnología que el equipo de sonido se dedicó a utilizar prácticamente todos los sonidos tecnológicos que tenían a su alcance. Motores, computadoras, todo... Vamos, que si hubiera sido filmada hoy, habían usado hasta los tonos de los móviles.

Existen muchas, muchas anécdotas relacionadas con las vivencias de Ben Burtt en Star Wars a la hora de captar y crear los sonidos que conformaron ese espectáculo que hoy conocemos como la mayor space opera de toda la historia del cine. ¿Recordáis más anécdotas de los efectos de sonido de Star Wars? Rememoradlas en la sección de comentarios.

Y además