Reportaje

Así eran los juegos de Eternal Champions, la franquicia olvidada por SEGA

Por Daniel Quesada

Ahora que la llega de Mega Drive Mini es inminente, uno no puede evitar echar un vistazo a su lista de juegos y dejar que la imaginación vuele hasta comienzos de los años 90, cuando parecía que algunos de esos títulos se iban a comer el mundo. Tal era el caso de Eternal Champions, un juego de lucha que SEGA vendía como "el nuevo Street Fighter II". Desarrollado internamente, pero por un equipo occidental, este título presentaba la pasmosa cifra de 24 megas de memoria (igual que Street Fighter II Special Champion Edition, todo un récord para Mega Drive en la época) y quería lanzarnos hacia la lucha más completa y espectacular de la 16 bits.

Conoce mejor la historia de Mega Drive con este libro

SEGA era muy entusiasta con el juego y la prensa también parecía encantada. Sin ir más lejos, esta vuestra amiga Hobby Consolas dio un 95 de nota a este juego, junto a la frase "Street Fighter ya tiene rival". Casi nada. Pero... ¿el juego era para tanto? Ciertamente, los sprites de los luchadores eran grandes y estaban llenos de movimientos. La lista de ataques especiales era enorme, los escenarios tenían bastante detalle, los overkills o ataques finales daban un toque adulto... Vamos, que había mucho de lo que presumir. Tanto, que SEGA lanzó un VHS (sip, la tecnología punta del momento) destinado a promocionar principalmente este juego:

Ese juego funcionó bastante bien, así que SEGA quiso seguir adelante con una franquicia que sirviera para promocionar sus consolas. Lo intentó con una versión mejorada de este título, llamado Eternal Champions: Challenge From the Dark Side para Mega CD que, lamentablemente, llegó demasiado tarde, cuando el aparato ya estaba de capa caída. Lo que muchos no sabréis es que hubo dos juegos más, uno para Mega Drive (una aventura protagonizada por Shadow y llamada X-Perts) y otro para Game Gear (Chicago Syndicate, con Larcen como protagonista). Ambos tenían buenos ideas... Y ambos resultaron ser un fiasco, fruto de la mala planificación y las prisas.

Después de eso (y con una SEGA Japón más preocupada de franquicias como Virtua Fighter y sus nuevas consolas), Eternal Champions cayó en un injusto olvido. No se ha vuelto a lanzar ningún juego de la franquicia y sus personajes, que son propiedad de SEGA, ni siquiera aparecen en juegos nostálgicos como los saraos de los Sonic & Sega All-Stars Racing. Eso sí, veremos el juego en las Mega Drive Mini europeas. En el vídeo que encabeza este texto, podéis ver cómo juegamos y recordamos estos juegos. ¿Habrá una nueva oportunidad para ellos? Solo el Eternal Champion lo sabe.

Y además