E3 2018
Reportaje

La historia del E3, la feria de videojuegos más importante del mundo

Por José L. Ortega

El E3 es el acontecimiento por excelencia dentro de la industria del videojuego. El evento más importante del sector, donde se realizan los anuncios más importantes y se presentan las novedades que en los próximos meses van a hacernos vivir aventuras memorables en nuestras consolas. Un generador de hype sin igual.

Miyamoto E3 2017

Pero, ¿cómo se originó el E3? ¿Cuáles han sido los mejores juegos presentados en el E3? Para conocer su historia tenemos que remontarnos más de veinte años. Era el año 1995, el sector de los videojuegos estaba madurando a pasos agigantados y se comenzaba a tener en cuenta como uno de los medios de entretenimiento con más fuerza.

Splinter Cell 2018 podría ser presentado durante el E3

Antes de que existiera el E3 (Electronic Entertainment Expo, por si no sabéis qué significa E3) , el sector del ocio digital ya había recorrido un largo trecho. Los desarrolladores mostraban sus productos en otros eventos como el Consumer Electronics Show (CES) o el European Computer Trade Show (ECTS). Ferias a las que acudía mucha gente, pero en la que a los videojuegos se les tenía escondidos en pos de otros aparatos tecnológicos a los que se otorgaba más credibilidad o adulto. Por entonces, eran una cosa para niños.

Afortunadamente, siempre hay alguien que ve mucho más allá. Con el fin de unir fuerzas en el sectir, la Interactive Digital Association -poco después se convertirían en la todavía vigente Entertainment Software Association (ESA)- compiló a productores y desarrolladores de videojuegos en Estados Unidos. El sector buscaba crear un punto de encuentro en el que hacerse más fuerte y poder llegar así a mucho más público.

Así se gestó el primer E3, que se celebró en Los Ángeles del 11 al 13 de mayo de 1995. El evento, debido a que coincidió con una etapa intergeneracional, arrancó con bastante fuerza. Allí, Sony se embarcó de lleno en el negocio de los videojuegos presentando la PlayStation original. Sega Saturn desveló su precio en el acto, y se ofrecieron los primeros detalles sobre Nintendo 64. Más de 40.000 personas acudieron al E3, lo que significaba un éxito incontestable y que los videojuegos eran más importantes en la sociedad de lo que muchos pensaban.

Más de veinte años de E3 han dado para muchos cambios y variaciones en el evento de videojuegos más importante del mundo. ¿Sabíais que no siempre se ha celebrado en Los Ángeles? Hay cuatro ediciones que no han tenido lugar en la ciudad de las estrellas. Concretamente, en los años 1997 y 1998, poco después de su primera edición, se festejó en Atlanta, tratando de mantener viva la llama de dicha ciudad tras la celebración de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Curiosamente, en el último año del E3 en Atlanta se presentaron dos de los mejores videojuegos de la historia: The Legend of Zelda Ocarina of Time y Half Life. Sí, Valve antes acudía a los E3.

En al año 2007, la organización del E3 decidió por darle un tono más serio al evento, lo que acarreó en los momentos más frágiles de la historia de la feria. La ESA y el Convention Center, lugar en el que se celebra habitualmente el acto, no llegaron a un acuerdo, y optó por trasladarlo a la costa de Santa Monica. Todo cambió de forma drástica. Pasó a llamarse Media and Bussines Summit y se trató de dar un enfoque más serio y profesional.

El E3 se creó como un acto ideado para que las compañías presenten sus novedades, pero también para favorecer a los asistentes, que al fin y al cabo son los potenciales consumidores. Durante los dos años que tuvo lugar en Santa Monica, fue simplemente un evento de negocios, en el que no estaba permitida la presencia de gente disfrazada -cosplays- ni estaban las Booth Babes, azafatas vestidas de forma sugerente que, hasta entonces, habían sido uno de los mayores atractivos.

Afortunadamente, la sociedad evoluciona, y de forma paralela lo hizo la feria. Las medidas que la ESA tomó en 2007 respecto a las Booth Babes, uno de los asuntos más polémicos del E3, se mantienen hasta la fecha. Con el fin de no cosificar a la mujer se impusieron multas a las empresas que, en sus stands, pusieran azafatas que enseñaran más de la cuenta, con multas de hasta 5.000 dólares. Aunque compañías como THQ jugaron con esta normativa en 2011, donde implementaron un lavadero de coches en las puertas exteriores del Convention Center con chicas apenas vestidas.

Polémicas a un lado, lo importante en los E3 siempre han sido los videojuegos. Estas más de dos décadas nos han dejado auténticos momentazos. Tanto por conferencias memorables, como por momentos inolvidables. Miyamoto ataviado como Link, Reggie pateando traseros, Peter Moore tatuado, Gabe Newell en el escenario presentando Portal 2... y un largo etcétera.

La competencia entre empresas también ha dado momentos inolvidables. Se vio en el año de estreno del evento. En 1995, SEGA anunció que Saturn estaría disponible desde el día siguiente. Sony, como respuesta, simplemente dijo el precio de su PlayStation: 299 dólares, 100 menos que su competidora. En estos últimos años también hemos vivido situaciones parecidas con Sony y Microsoft como protagonistas. Una de las últimas, el vídeo que Sony realizó en respuesta a la política que parecía que inicialmente iban a implementar los de Redmond con los juegos de segunda mano en Xbox One.

No han faltado tampoco momentos surrealistas, que incluso despertaban vergüenza ajena. A los anales de la historia quedará ese 'One million troops!' de Tak Fuji presentando N3 II, el 'It's Ridge Racer!!!' de Kaz Hirai jugando en PSP, o el 'Giant Enemy Crab' de Genji. Sin olvidar otros momentos no menos bochornosos, como la presentación de Star Wars Kinect y su falso directo, o el concierto de Wii Music.

Hazte con el libro de arte de God of War

Actualmente, el evento tiene un buen equilibrio para satisfacer tanto la demanda profesional como de público. Las empresas third parties no se conforman ahora con ir en las sombras de las grandes. Electronic Arts, Ubisoft o desde hace unos años Bethesda organizan sus propias conferencias, algunas incluso en los aledaños de las fechas del acto. Hasta empresas más pequeñas como Devolver Digital se suman al carro, sorprendiendo al público.

Los focos los acaparan Sony, Microsoft y Nintendo. Las dos primeras mantienen sus conferencias tradicionales. Aunque con estrategias diferentes. Sony apuesta por el espectáculo y realizar anuncios numerosos y Microsoft por enfocarse en los productos que va a lanzar con proximidad. Tendencias que pueden ser variables en cualquier momento. Por su parte, desde hace unos años Nintendo no realiza conferencia al acto, sino que organiza acciones especiales, como un Direct específico o el Nintendo Treehouse para profundizar en sus novedades dentro del E3.

Todos los stands y compañías del E3 2018

En cuanto al público, que es quien más disfruta del E3, se han producido variaciones también en los últimos años. En 2015, por primera vez, se ofrecieron 5.000 pases para que aficionados pudieran visitar el showfloor del Convention Center. El año pasado se pusieron a la venta 15.000 entradas para el público en general. Hecho que se va a repetir en la edición de 2018.

El E3 es el evento de videojuegos más importante. En sus más de veinte años ha evolucionado y se ha adaptado a los tiempos y sus necesidades. Y lo seguirá haciendo. Pero lo realmente atractivo es que no se dejen de producir anuncios de videojuegos esperados por todos, que transmitan alegría y emoción a los consumidores. Porque al fin y al cabo, es lo que todos los aficionados al sector queremos.

Lecturas recomendadas