Metal Gear Survive PS4 Xbox One PC
Reportaje

Impresiones de Metal Gear Survive para PS4, Xbox One y PC

Por Álvaro Alonso

Hemos jugado a Metal Gear Survive, el spin-off de la saga MGS para PS4, XBox One y PC, y primer Metal Gear desarrollado por Konami sin Hideo Kojima. Durante cerca de tres horas pudimos probar los modos para un jugador y cooperativo de esta nuevo juego de acción y supervivencia, y os contamos cuáles han sido nuestras impresiones.

Utilizando como base las mecánicas jugables de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain y añadiendo elementos de supervivencia a lo Metal Gear Solid 3: Snake Eater (aunque, como vamos a ver más adelante, mucho más elaborados), Metal Gear Survive supone una nueva vuelta de tuerca para para el universo Metal Gear. En este caso en sentido literal, pues se trata de un spin-off (como si las misiones Jamais Vu y Déjà Vu de Ground Zeroes, o el fantástico Metal Gear Rising: Revengeance de PlatinumGames) que tiene lugar en una realidad alternativa, fuera del canon de la saga y alejado de los enredos políticos de la "familia" Snake.

No es de extrañar que en el primer Metal Gear que Konami desarrolla sin Hideo Kojima, la compañía haya optado por un spin-off: así se evita tener que lidiar con la enrevesada trama tejida por el nipón durante los últimos 30 años, y el equipo tiene libertad para hacer lo que les venga en gana, como, por ejemplo, llevarnos hasta una realidad alternativa en la que el mundo ha sucumbido a una epidemia zombie. Porque eso es, literalmente, Metal Gear Survive.

Análisis de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

Recordaréis que justo al final de Ground Zeroes (spoiler) la Mother Base es destruida por los soldados de XOF. Snake y Miller consiguen escapar por los pelos y a partir de ahí se desencadenan los acontecimientos de The Phantom Pain. Pero no todos los soldados de Militaires Sans Frontières fueron tan afortunados como nuestros héroes; algunos quedaron atrapados en la base, esperando ser rescatados o devorados por los tiburones.

Metal Gear Survive

Pero -y aquí es donde la historia se desvía- un agujero de gusano gigantesco apareció en el cielo, engullendo la base al completo (o lo que quedaba de ella) y a los soldados restantes, y transportándolos hasta un mundo en ruinas conocido como Dite. Si esto suena descabellado, hay que recordar que: 1. Es Metal Gear. Y 2. En The Phantom Pain ya se jugueteó con la idea de los agujeros de gusano (aunque sin afectar al argumento).

Análisis de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes

De hecho, el nombre de este mundo es bastante revelador: en italiano, Dite se utiliza para referirse a la ciudad de Dis, que recogía los círculos del sexto al noveno en el infierno de la Divina Comedia de Dante Alighieri. Vamos, que si os pareció descafeinado el descenso a los infiernos de Venom Snake, parece que en Metal Gear Survive nos vamos a resarcir haciéndolo de forma literal.

Metal Gear Survive

Nosotros encarnamos a un soldado cualquiera de MSF, y pese a que la partida tenía lugar pasadas unas horas desde el inicio, con un personaje de rasgos ya definidos, al trastear en las opciones comprobamos que el editor va a ser prácticamente idéntico al que vimos en Metal Gear Online 3.

Análisis de Metal Gear Online 3

Curiosamente, lo que más nos chirrió desde el momento en que nos pusimos a los mandos, y durante las cerca de tres horas que pudimos probar Metal Gear Survive, fue la música. Ni los zombies, ni ninguna de las novedades de su extravagante planteamiento: la banda sonora grita a los cielos que no estamos ante un Metal Gear al uso. 

Metal Gear Survive

La partida daba comienzo en el Campamento Base, nuestro centro de operaciones. Se trata del lugar al que acudiremos constantemente, pues es donde podemos aceptar misiones, fabricar toda clase de objetos, hablar con el resto de supervivientes... Vamos, que es la nueva Mother Base, aunque con un rango de opciones considerablemente ampliado, sobre todo en lo que respecta a su arquitectura, pues podemos construir distintos emplazamientos (desde bancos de trabajo hasta corrales para animales) y colocarlos donde deseemos dentro de una cuadrícula virtual. Además, el campamento no es un lugar completamente seguro y puede ser atacado, así que tampoco es mala idea construir defensas.

Metal Gear Survive

Aceptamos la primera misión misión -rescatar a una enfermera- y fuimos al lío. Y lo primero que descubrimos fue que, aunque Metal Gear Survive luce y se controla de forma muy similar a The Phantom Pain, hay cuatro indicadores en pantalla que nos recuerdan que no es así. Uno hace referencia a la salud, que se recupera con distintos objetos curativos (que escasean de lo lindo, al menos en estas primeras horas) o de forma automáticamente lenta... Si no estamos heridos, claro. Porque es muy habitual sufrir heridas, como hemorragias o laceraciones que han de ser curadas de inmediato.

Y, para hacerlo, es necesario abrir el iDroid, seleccionar la(s) zona(s) herida(s) y mantener pulsado el botón de curación durante unos instantes para aplicar los recursos curativos (y limitados) correspondientes. Todo ello en tiempo real, sin pausas, así que es mejor buscar un lugar seguro si no queremos que algún bicho nos pegue un bocao' en pleno entablillamiento.

Otro indicador corresponde al hambre, y es que en Metal Gear Survive es necesario comer. De lo contrario nuestras habilidades se ven afectadas (visión borrosa) o, en caso extremo, hallaremos la muerte. Para que esto no suceda podemos cazar animales salvajes, y contamos con varias recetas (sólo teníamos dos, aunque es posible conseguir más en el modo multijugador) para potenciar los efectos de la comida. Esto, inevitablemente, nos trajo gratos recuerdos de aquella operación en la jungla soviética...

Metal Gear Survive

Pero también hay un medidor de sed, que afecta a la energía y a la velocidad que se consume. Porque en MG:S, acciones como correr o atacar cuerpo a cuerpo consumen energía, y al agotarla, nuestro personaje debe recuperar el aliento durante unos segundos. El agua también escasea, pero siempre está la posibilidad de beber agua sucia, aunque sus efectos son impredecibles. Y no nos extrañaría que en algún momento sea posible depurar agua en el campamento.

Por último está el medidor de oxígeno, y es que muchas de las zonas de Dite están cubiertas por una niebla venenosa que impide respirar con normalidad (además de disminuir notable la visibilidad). Al entrar en estos lugares, nuestro personaje se pone automáticamente la mascarilla de oxígeno... y las reservas empiezan a descender. Como en el caso de la curación, es posible recargar las reservas desde el iDroid, aunque para hacerlo debemos consumir energía Kuban.

Metal Gear Survive

Este recurso, que se obtiene de los enemigos caídos, lo es todo. A estas alturas, y tras todo lo que acabáis de leer, no os sorprenderá saber que en Metal Gear Survive hay estadísticas (fuerza, vitalidad, resistencia y destreza), clases, experiencia, niveles e incluso árboles de habilidades. La introducción de todos los elementos de supervivencia prácticamente ha hecho que se convierta en un action RPG. Y la energía Kuban, que se obtiene extrayéndola de los enemigos caídos, actúa como recurso, pero también como "moneda" para fabricar objetos y como experiencia para subir de nivel y adquirir nuevas aptitudes.

Sólo estos cuatro factores ya suponen un mundo de diferencia, y no son más que la punta del iceberg. Metal Gear Survive consigue abrumar en estas primeras horas por la cantidad de menús, factores a tener en cuenta y, en definitiva, posibilidades. Y sin embargo, a la hora de jugar transmite una sensaciones muy Metal Gear: armados únicamente con un machete oxidado y una lanza improvisada, nuestra mejor estrategia para sobrevivir era el sigilo.

Metal Gear Survive

En nuestras precarias condiciones, enfrentarnos a tres criaturas al mismo tiempo podían suponer un problema... Así que lo mejor era caminar agachados y apuñalar por la espalda. La inteligencia artificial de lo enemigos no es para tirar cohetes (aunque tiene sentido por eso de que son "zombies"), e incluso en combate directo, es muy sencillo rodearlos para realizar una ejecución por la espalda, movimiento que hace gran cantidad de daño (a los enemigos más básicos los elimina de un sólo golpe). Y para poder rescatar a la enfermera, tuvimos que utilizar un señuelo para alejar a una manada de estas criaturas del lugar donde se encontraba.

También es cierto que da la sensación de que esto sea así sólo durante las primeras horas, y que a medida que consigamos mejores armas, la jugabilidad cambie. Se ha introducido un nuevo sistema de combate cuerpo a cuerpo, con combos, esquivas y movimientos especiales, como un ataque en salto devastador. Mención especial para los desmembramientos; las armas de filo cortan por el lujar exacto donde se realiza el tajo. 

Metal Gear Survive

Pero no hay que olvidar que las armas se deterioran con el uso, que es necesario encontrar los planos para fabricarlas y disponer de los recursos necesarios. Para que os hagáis una idea, no llegamos a usar un arma de fuego en toda la sesión...

La historia es probablemente el apartado más flojo de todos, al menos, por lo que hemos visto hasta ahora. Aunque hubo un momento, del que desgraciadamente no podemos hablaros, que nos dejó con la boca abierta, y si nos hubiesen dicho que era cosa de Kojima, nos lo habríamos creído sin problemas.

A pesar de que ha habido cierta confusión desde su anuncio, existe una clara distinción entre el modo para un jugador y el multijugador de Metal Gear Survive. Ambos se retroalimentan (todo lo que consigamos en uno se traspasa al otro, y en el multi es posible conseguir objetos imposibles de otro modo), pero son completamente independientes... Lo que no termina de explicar que la campaña requiera conexión permanente a Internet. En este sentido, todo apunta a que Metal Gear Survive va a apostar por un modelo estilo "servicio", ofreciendo misiones y retos diarios, eventos y cofres que es posible adquirir previo pago.

La última hora de nuestra sesión se centró en el multijugador, que propone afrontar misiones específicas con distintos objetivos y grados de dificultad junto a otros jugadores. Sólo pudimos probar un tipo de misión, que consistía en defender una excavadora de varias oleadas de criaturas. Por la forma en que estaba estructurada resultaba algo descafeinada, limitando nuestras acciones (aquí el sigilo no tenían ningún sentido), pero el jugar acompañados y ponerse de acuerdo sobre quién va a defender cada entrada o quién se va a encargar de construir una vaya siempre resulta de lo más estimulante. Más cuando la cooperación es vital, de ahí que, por ejemplo, podamos intercambiar recursos con el resto de jugadores.

Y es este modo multijugador cooperativo lo que todo el mundo podrá probar a partir de mañana, día 18, y hasta el 21 de enero, pues cuando se celebrará la beta de Metal Gear Survive en consolas. Mientras que el juego completo se pondrá a la venta para PS4, Xbox One y PC el 22 de febrero de 2018 a un precio de 39,99€.