Impresiones Watch Dogs: Legion, el juego en el que puedes ser cualquier personaje

Watch Dogs: Legion
Jugamos a Watch Dogs: Legion, el nuevo sandbox de Ubisoft que nos propone controlar a cualquier personaje. ¿Funciona la idea o se han pasado de ambiciosos? Os lo contamos en nuestras impresiones.

¿Qué queríais ser cuando erais pequeños? ¿Astronautas? ¿Dueños de una panadería? ¿Agentes secretos? ¿Domadores de abejas? ¿Youtubers? ¿Hipnotizadores? Sea cual sea la respuesta, es bastante probable que podáis cumplir vuestro sueño de la infancia en Watch Dogs: Legion, el nuevo sandbox de Ubisoft para (coged aire) PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X, Google Stadia y PC.

La trayectoria de esta saga de hackers ha sido de los más curiosa: después de un primer juego que no cumplió las expectativas, supo reinventarse con una segunda parte divertidísima (defenderemos Watch Dogs 2 ante un tribunal, si hace falta). Y ahora, con la tercera entrega, nos proponen algo tan ambicioso como manejar a cualquier personaje del juego. Cualquiera.

¿Cómo demonios es esto posible? Y la pregunta más importante: ¿funciona? ¿Es divertido ponerse en la piel de una abuelita o un borracho? La pregunta se responde sola, pero ya que estamos, os los contamos en nuestras impresiones de Watch Dogs: Legion.

Cualquiera puede llevar la máscara

Esta demostración de Watch Dogs: Legion nos ponía en un punto intermedio de la historia y, a grandes rasgos, nos permitía hacer lo que nos viniera en gana, ya fuese seguir con las misiones principales disponibles, realizar tareas secundarias, hacer el cabra por la ciudad de Londres... Ya sabéis, lo habitual en un sandbox. Antes de empezar a hackear dispositivos a diestro y siniestro, hubiera sido buena idea navegar por los menús para conocer a nuestro equipo de operativos de DedSec (el grupo "hacktivistas")...

Pero en su lugar, nos dirigimos hacia el punto más cercano para iniciar una nueva misión. Y pronto descubrimos que fue un error, pues mientras tratábamos de pasar desapercibido, el personaje que controlábamos, de nombre Gary, empezó a hipar llamando la atención de los guardias. Resulta que entre las muchas "habilidades" de Gary, estaba la de ser un aficionado a empinar el codo, lo que provocaba ese hipo constante.

VIDEO

Impresiones de Watch Dogs: Legion

Como Gary, todos los personajes de Watch Dogs: Legion cuentan con una serie de atributos únicos, muchos favorables y otros... no tanto. Por ejemplo, Gary también disponía de una defensa elevada a los golpes gracias a su... er... entrenamiento, así como acceso a una potente escopeta. Además de los talentos únicos, cada personaje puede equipar dos armas y un gadget. En el caso de estos últimos, hay un pequeño surtido (probablemente haya más) y dependen del estilo de juego que busquemos.

Por ejemplo, teníamos un puño americano eléctrico que podía noquear enemigos de un golpe, claramente orientados para quienes prefieren un enfoque ofensivo, pero también disponíamos de un camuflaje óptico que nos hacía invisibles durante unos segundos. Todos los gadgets son de uso ilimitado, pero requieren un pequeño tiempo de recarga después de utilizarlos. Y para que no abusemos de ellos, nos es posible cambiar de gadget cuando estamos en una situación de combate.

Watch Dogs: Legion

El combate cuerpo a cuerpo es uno de los aspectos que más ha cambiado en Watch Dogs: Legion, claramente a mejor. Ahora tenemos un sistema de combate con puñetazos, esquivas y contras (ejecutadas al esquivar en el momento exacto) que se aleja de la simplicidad de anteriores entregas. Pero quizás lo más interesante es cómo las distintas habilidades de cada personaje pueden influir en el combate: ya hemos hablado de la gran defensa de Gary, y otro de los operativos que teníamos en esta sesión, Megan, una trabajadora de la construcción, disponía de una llave inglesa... que como ya habréis imaginado servía para hacer bastante más daño.

Los discos duros externos más vendidos en Amazon España

Los discos duros externos más vendidos en Amazon España

Estos son los discos duros externos que más éxito tienen en Amazon España en distintas capacidades de almacenamiento.

Ver listado

Megan también contaba con un dron de carga (ese que seguro que habéis visto en los tráileres de Watch Dogs: Legion, que permite a los personajes alcanzar posiciones elevadas) y una pistola de clavos. El último operativo a nuestra disposición era Karla, una podcaster capaz de hackear dispositivos a gran velocidad y con acceso a un dron de ctOS. Tener un dron como habilidad no nos pareció especialmente útil, dado que hay drones volando por todas partes y todos se pueden "secuestrar".

Watch Dogs: Legion

Algo que resulta bastante sorprendente es que todos los personajes tienen un nombre propio y líneas de diálogo. No solo eso, sino que durante conversaciones y escenas de vídeo, el personaje que controlamos participa e interactúa con el resto. Y decimos que es bastante sorprendente porque, dada la cantidad de personajes diferentes que podemos llegar a manejar, dábamos por hecho que nuestro protagonista sería mudo.

Es más, hay secuencias de vídeo en las que vemos a los operativos activos que tengamos en ese momento interactuando entre sí y con el resto de personajes principales. Sólo de pensar en la cantidad de líneas de diálogo distintas que esto significa, nos entran mareos.

Watch Dogs: Legion

Además de todos los personajes jugables, también hay una serie de secundarios con mucha presencia en la historia, que se comunican habitualmente con nosotros para darnos indicaciones durante las misiones, como la hacker Sabine y, especialmente, Bagley, una inteligencia artificial que por su carácter y forma de hablar bien podría haberse llamado J.A.R.V.I.S..

Pero entonces... ¿se puede jugar con cualquier NPC? Sí, se puede. Basta con pasar cerca de un personaje para que aparezca sobre su cabeza el indicador para iniciar el reclutamiento. Ahora bien, no siempre es fácil: si la persona en cuestión que intentamos reclutar es afín a DedSec, bastará con completar una pequeña misión opcional.

Watch Dogs: Legion

Si no lo es, sin embargo, la cosa se complica y debemos llevar a cabo una investigación, consiguiendo pistas que cambien el parecer de nuestro objetivo. Para hacerlo, debemos analizar la rutina que nuestro objetivo sigue en su día a día e ir a lugares concretos a horas concretas para cumplir uno o varios objetivos, hasta que finalmente obtengamos la misión de reclutamiento. Puede sonar complicado, pero al menos, en el caso de los personajes que reclutamos en esta sesión de juego, no lo fue demasiado.

¿Qué pasa si uno de nuestros operativos cae en combate? Que tendremos que esperar varios minutos para poder volver a utilizarlo, mientras se recupera en el hospital o abandona la cárcel. Ahora bien, Watch Dogs: Legion también cuenta con el modo permadeath, donde si un personaje muere, no puede volver a ser utilizado jamás. Y si todos mueren, la partida se acaba y tendremos que empezar el juego desde el principio. Sólo para amantes del riesgo.

Watch Dogs: Legion

Y si el tiempo de espera nos parece demasiado largo no pasa nada, podemos reclutar a un paramédico, cuya habilidad especial es reducir esos tiempos. Jess, la paramédico que reclutamos durante nuestra sesión, contaba con un uniforme para pasar desapercibido en instalaciones médicas, así como su propia ambulancia. ¿Recordáis que antes os hablábamos del combate cuerpo a cuerpo? Algunos personajes tienen animaciones únicas en función de su oficio; en el caso de Jess, ejecutaba unos brutales finishers haciendo uso de sus desfibriladores.

Como veis, los personajes de Watch Dogs: Legion exhiben una enorme variedad de talentos, y ahora mismo, estamos deseando volver a jugar para ver qué otras locuras podemos encontrar en el juego. Y hablando de locuras, mientras recorríamos las calles de Londres nos topamos con un hombre que se comportaba como un perro y seguía todas las órdenes que le daba su dueña; sobra decir que iniciamos la misión de reclutamiento para que se sumase a las filas de DeSec. ¿Su habilidad especial? Un péndulo capaz de hacer que los enemigos se pusiesen de nuestro lado.

Watch Dogs: Legion

Al contar con personajes con habilidades tan diferentes, el diseño de los niveles y las misiones suele estar pensado para favorecer cualquier tipo de acercamiento, brindándonos multitud de opciones. Siguen presentes mecánicas que vimos en los anteriores Watch Dogs, como usar cámaras de vigilancia para hackear diferentes elementos de una habitación, o los puzles en los que debemos conectar un circuito para poder avanzar.

A veces, también debemos reconstruir escenas en realidad aumentada para descubrir qué ha pasado en algún lugar, al más puro estilo Batman Arkham. Parece que las misiones van a ofrecer bastante variedad, pues nos topamos con una sección de plataformeo puro y duro controlando al Spiderbot, la araña mecánica, y también vimos algunas tareas opcionales, como carreras de drones, repartidor de paquetes o incluso un minijuego de dardos.

Watch Dogs: Legion

Merece la pena dedicarle unas líneas a la ambientación, porque es otro de los puntos fuertes de Watch Dogs: Legion. Hemos visitado Londres en no pocos videojuegos, pero el Londres que encontramos aquí bien podría ser la versión más interesante. Han logrado combinar de forma muy acertada realismo y ciencia ficción, de modo que se consigue la sensación de estar contemplando un futuro no muy lejano; las calles, los edificios, los lugares emblemáticos... Todo está donde debería y tiene su aspecto habitual, pero al mismo tiempo hay elementos futuristas como anuncios holográficos o coches autónomos. 

En resumen, estamos deseando volver a recorrer esas calles para empezar a reclutar nuestro ejército de hackers. Watch Dogs: Legion se pondrá a la venta el próximo 29 de octubre para PS4, Xbox One, Google Stadia y PC, el 10 de noviembre para Xbox Series X/S y el 12 de noviembre para PS5.

Y además