Reportaje

Por qué Hugh Jackman te emocionará en El gran showman

Por Raquel Hernández Luján

El actor australiano pasó por Madrid para promocionar su nueva película: el musical El gran showman y nosotros te contamos por qué te emocionarán sus palabras.

A estas alturas, decir que Hugh Jackman es una máquina parece una obviedad, pero hay que decirlo una vez más porque es cierto. Es realmente complicado encontrar a un intérprete tan capacitado para abordar cualquier género con absoluta entrega y talento y así lo ha demostrado este mismo año con dos películas diametralmente opuestas como son Logan y El gran showman, que está a punto de llegar a nuestras carteleras.

De ambas se siente igualmente orgulloso, ya que ha estado implicado desde los primeros pasos de la producción y con las dos ha sentido ciertos nervios y presión. La despedida de Lobezno era una tarea bien compleja: quería dejar al personaje por todo lo alto aportándole toda esa hondura dramática que él siempre había sentido que acompañaba al personaje. Objetivo conseguido con creces.

Puede que penséis que El gran showman no es más que una película del montón, que trata sobre salir adelante, aceptarse a uno mismo y reivindicar lo que se le da bien y le gusta. A decir verdad, es algo que nos han contado muchas veces, pero lo que realmente me emociona de este hombre, es que ha trasladado a su papel su experiencia personal. 

Jackman también tuvo que encontrar el valor para ser él mismo en lo que respecta a su amor por el baile en un momento en el que recibir clases de baile no era lo que los chicos hacían. "Entiendo la presión para seguir a la multitud, para encajar, para ser de cierta manera", comenta.

"Verdaderamente me encanta bailar, pero durante ocho años de mi vida no lo hice solo porque quería encajar. Así que ahora tiene un gran impacto en mí, y creo que en la mayoría de las personas en el planeta, que ser auténticamente quien eres es el único camino que puede darte verdadera felicidad. De lo contrario, te estás poniendo una máscara para hacer felices a otros. Y como padre de dos adolescentes, les hablo constantemente sobre la idea de que no importa quién seas, no importa cuán diferente seas a las supermodelos y jugadores de fútbol, no es importante. Ámate a ti mismo tal y como naciste".

"Barnum derribó muros y, a mi parecer, lo que representa para nosotros en la actualidad es la idea de que puedes ser quien seas, puedes elegir la vida que deseas independientemente de tu clase, tu raza o tu procedencia. Si trabajas duro y usas tu imaginación, puedes hacer algo increíble. Creo que Barnum era él mismo una rareza en cierto modo. Creía que lo que te hace diferente te hace especial. Aquello me impactó de gran manera –y creo que todos se pueden identificar con ello, especialmente los niños. Es por eso que estoy entusiasmado de que el tema de esta película sea lo motivador y genial que es ser simplemente tú mismo".

Acompañando a Hugh Jackman en El gran showman encontraremos a Zac Efron, Michelle Williams o Zendaya entre otros. Esta película musical cuenta en su banda sonora con la participación de Benj Pasek y Justin Paul que repiten el exitazo con una playlist excepcional tras La La Land.

¿Qué momento vive el show business?

Ante la oleada de remakes, reboots y secuelas, la pregunta parece obvia... El actor considera que nunca antes hubo tanto acceso a los medios para narrar grandes historias y que se está forjando una verdadera revolución en torno a la forma en la que consumimos productos audiovisuales, sobre todo en el mundo de la televisión, donde las diferentes plataformas que están aflorando contribuyen a que más proyectos salgan adelante y que por tanto la industria tenga que arriesgarse más para intentar conquistar a un público que tiene una oferta mayor a su alcance.

"Vivimos una Edad de Oro para los creadores"

En este sentido, un ejemplo paradigmático es la propia película de El gran showman, que comenzó a gestarse en un momento en el que no había ninguna pista de que el musical fuera a resurgir con fuerza. "Cuando empezamos con esta película no había un La La Land", recuerda. Precisamente las canciones de El gran showman son obra Benj Pasek y Justin Paul, ganadores del Oscar por la sobresaliente película de Damien Chazelle, a los que Jackman define como profesionales "realmente brillantes" y que sin lugar a dudas han firmado un trabajo increíble presentando una banda sonora excepcional.

¿Qué estilos musicales vais a encontrar en su película? Bueno, pues es probable que os sorprenda porque los temas son "muy pop" y radicalmente diferentes a lo que suele hacer en Broadway o al musical de Los miserables que bordó hace ya cinco años.

"Me siento mucho más cómodo cantando en vivo en un escenario", ha dicho el intérprete a quien los estudios de grabación le resultan "incómodos y aburridos". "No me gusta escucharme a mi mismo... así que empecé a beber un par de copas de vino para relajarme".

Como buen amante del musical señala que su película favorita es Cantando bajo la lluvia, una cinta a la que se refiere con entusiasmo como "la película perfecta que lo tiene casi todo".

La entrega, como decíamos ha sido total... Hasta el punto de que estando convaleciente de una operación no pudo frenarse y se le saltaron los puntos... algo que hizo que su médico "no estuviera nada contento". "Pasamos horas y horas juntos, pero realmente lo disfrutamos", apunta Jackman que recuerda que estuvo dos años preparándose para interpretar las canciones de este musical con un nuevo profesor de canto.

Los abusos sexuales en Hollywood

Lo primero que ha expresado es estar “profundamente conmovido por la valentía de las personas que han dado un paso al frente para hablar” y se ha solidarizado con ellas.

“Cuando Mandela salió de la cárcel después de 27 años y de vivir bajo el apartheid, lo primero que hizo fue crear una comisión de la verdad y la reconciliación, lo cual creó una atmósfera en la que víctimas y agresores tuvieron la oportunidad de hablar abiertamente y dejar que el veneno saliera. Gracias a eso, Suráfrica hizo la transición y evitó la guerra civil, y creo que es un gran ejemplo de cómo podemos abordar esto.

También ha subrayado la necesidad de que haya una mayor diversidad delante y detrás de las cámaras. En este sentido, se ha mostrado muy agradecido de que uno de sus primeros papeles fuera precisamente bajo la batuta de una mujer en la serie Correlli: Carol Long, a la que le está "doblemente agradecido, puesto que fue donde conocí a mi esposa". 

Jackman dice que tiene un defecto, ¿nos lo creemos?

Pues sí, amigos, con mucho humor el actor australiano que es un buen padre de familia, un hombre implicado, trabajador y querido por todos lo que han trabajado con él (tiene fama, por ejemplo, de conocer los nombres de pila de todos los integrantes de los equipos con los que rueda) ha respondido a la pregunta de qué se le da mal... Y dice que la cocina no es su punto débil pero que no es un buen "manitas". Así que no le llaméis para que os ayude a resolver una tarea doméstica.

Sobre su carrera explicó que no se ve dando el salto a la dirección porque "sería un director terrible. Los actores me odiarían... así que no quiero dirigir ahora mismo".

Lecturas recomendadas