Reportaje

Quien tiene una Vectrex tiene un tesoro - Historias del Tío Bruno

Por Bruno Sol

El vídeo de esta semana está dedicado en cuerpo y alma a la Vectrex, una innovadora consola con monitor incorporado que tuvo la mala suerte de llegar al mercado un año antes del crash de 1983. Esta maravilla fue creada por Smith Engineering a finales de 1980 sobre un concepto absolutamente rompedor para su época: una consola con pantalla incorporada que utilizaba gráficos vectoriales, dotados de una suavidad inédita hasta la fecha en cualquier consola doméstica.

Tio Bruno Vectrex

El sistema fue adquirido por General Consumer Electronics en 1981, y fue esta compañía quien la lanzó en Estados Unidos a finales del año siguiente llamando la atención de la mismísima MB (sí, los de los juegos de mesa), quien compraría la compañía (y con ella la Vectrex) para su comercialización tanto en Estados Unidos como en Europa (España incluida) en 1983. La consola también llegaría a Japón de la mano de Bandai aquel mismo año.

Antes de que el Crash del 83 le pillara de lleno, Vectrex aún tuvo tiempo de ofrecer un catálogo de 29 títulos, entre los que se incluyeron ports licenciados de éxitos recreativos de la época, desde el Scramble de Konami (una versión absolutamente brutal) al Pole Position de Namco o el Berserk de Stern Electronics (con su Evil Otto incluido, por supuesto).

Tio Bruno Vectrex

Los cartuchos se introducían por una ranura situada en el lateral derecho de la consola, y dado que Vectrex no era capaz de mostrar gráficos a color (era una de las limitaciones de los vectores), cada título incluía una lámina transparente que se colocaba justo delante de la pantalla de 9 pulgadas, al estilo de los acetatos utilizados en algunas recreativas de finales de los 70 para aportar color a los juegos.

El sistema se comercializaba con un juego incluido en memoria (Mine Storm, un clon bastante majo de Asteroids) y un mando (con stick y cuatro botones) que se guardaba acoplado en el hueco situado bajo el monitor (donde también estaba el altavoz y el dial de encendido/volumen). También podía adquirirse por separado un segundo mando (había un puerto libre para conectarlo), además de un lápiz óptico y las primeras gafas 3D jamás creadas para una consola (bautizadas como Vectrex 3-D Imager). Estos dos últimos periféricos contaron con sus propios videojuegos diseñados a medida.

Si no conocíais la Vectrex y os ha sorprendido, imaginad la impresión que nos causó a los chavales de principios de los 80. Aquello era de otro mundo: gráficos vectoriales con una suavidad que otras consolas no alcanzaban ni por asomo, una pantalla incorporada que evitaba tener que pegarse por el TV con el resto de la familia, un diseño de auténtica máquina recreativa… ¿Pero si era tan buena, cómo pudo fracasar? Bueno, el Crash de 1983 tocó de lleno a MB, hasta el punto de ser adquirida por su rival Hasbro, quien liquidó la línea Vectrex aquel mismo año.

Tio Bruno Vectrex

Si estáis interesados en adquirir una Vectrex a día de hoy aseguraos de que funciona perfectamente antes de soltar la panoja por eBay. El monitor era bastante delicado y han pasado nada menos que 37 años de su lanzamiento, así que no suele ser sencillo encontrar modelos en buen estado. Y aunque lo bonito es adquirir los juegos con sus “overlays” personalizados, si vuestro presupuesto no os permite locuras, también existen en el mercado cartuchos múltiples que recopilan todo el catálogo de la máquina, incluyendo los lanzamientos homebrew y prototipos que han ido apareciendo en los últimos años. Incluso hay gente que se dedica a fabricar “overlays” hoy en día, y los comercializan a través de tiendas online como Etsy.

Esperamos que disfrutéis del vídeo, y compartid con nosotros vuestro comentarios y sugerencias para próximas entregas.

Y además