Ir al contenido principal
Toy Story 1995
Reportaje

Técnicas de animación que rompieron moldes en el cine

Hoy en día tenemos decenas de películas de dibujos llenando nuestros cines cada año, pero se ha recorrido un largo camino de experimentación y desarrollo de diversas técnicas antes de llegar a donde estamos ahora.

Si echamos un pequeño vistazo a la cartelera en cualquier momento, es más seguro que habrá una película de animación disponible en nuestro cine más cercano. Cada año se estrenan más y más películas de dibujos producidas en cualquier parte del mundo y no solo por grandes estudios como Disney, Pixar o Dreamworks. 

Gracias a la digitilización, los nuevos programas y técnicas de software y una larga historia en el desarrollo de producciones animadas, realizar una película de animación es un sueño cada vez más accesible.

De acuerdo, animar es un proceso largo y laborioso que lleva muchísimo tiempo, pero las películas de animación han conseguido ir abriéndose camino dentro de la industria del cine y conseguir una mejor aceptación más allá de "dibujitos para niños"

Esto no era tan fácil antes, claro. Al igual que el cine, el mundo de la animación ha tenido décadas si no siglos para desarrollarse con mayores y menores aciertos que han ido facilitando las cosas para las generaciones de artistas venideros. Hoy vamos a hablaros de varias técnicas de animación que rompieron moldes en el cine de su momento y marcaron un antes y un después para el cine de dibujos animados. 

Fotograma a fotograma

Mientras que la industria del cine en acción real iba experimentando con cámaras situadas sobre trenes y superposiciones de planos... Pues los primeros animadores también estaban a lo suyo. El revolucionario George Meliès se había acercado al stop motion con sus efectos especiales, y en cortos de la época podemos ver pequeños intentos de animación tomando fotografías de diferentes fases de un dibujo y luego una secuencia de estos. También se fueron haciendo avances calcando películas en acción real, pero lo mejor estaba por llegar.

Ya fue en 1908 cuando el francés Émile Cohl realizó la que se considera la primera película animada, Fantasmagorie. Aunque hay algunos momentos en los que se pueden ver las manos del animador, Fantasmagorie fue la culminación de la técnica de dibujo fotograma a fotograma, en la que se montan en secuencia una sucesión de dibujos con pequeñas modificaciones que forman un movimiento concreto. Esta técnica todavía se sigue usando hoy en día y es la que predomina en la animación 2D tradicional, así que podríamos decir que fue uno de los mayores avances en la historia de la animación. 

El mágico multiplano

Vale, podemos animar. ¿Y ahora cómo lo hacemos bonito? Y no solo eso, ¿qué pasa con el escenario y los fondos? Bueno, pues aquí entraron Walt Disney y William Garity con su cámara multiplano. Este nuevo artilugio permitía crear una mejor sensación de profundidad en los escenarios, superponiendo varias superficies que simulaban diferentes niveles de profundidad o cercanía en el fondo. 

Una enorme cámara se situaba encima de todos estos dibujos y se iban tomando fotografías mientras se desplazaban los elementos, con lo que se creaba un escenario lleno de profundidad y los niveles del fondo se diferenciaban claramente de los que estaban en primer plano. Disney usó esta técnica en sus cortos animados, pero ya fue con Blancanieves y los siete enanitos, el primer largometraje animado de la historia, con la que terminó de perfeccionar esta técnica crucial.

Stop motion mitológico

Ya había habido unas primeras incursiones en el terreno del stop motion, esa técnica que consiste en ir moviendo elementos poco a poco y fotografiar cada paso para crear un movimiento al generar una secuencia con todas las imágenes. Durante muchos años el stop motion se usó para crear todo tipo de efectos especiales, pero el cine de fantasía y ciencia ficción creó un nuevo hueco para los animadores y sus creaciones.

Jason y los Argonautas

Ray Harryhausen se convirtió en uno de los diseñadores de efectos especiales más influyentes del siglo XX, y con muchísima razón. Su trabajo en películas como Jasón y los Argonautas o Furia de Titanes fue crucial para el desarrollo de la animación en stop motion, con criaturas y personajes de arcilla moviéndose de manera realista e interaccionando con los actores y el escenario.

Gracias al trabajo de estos animadores, la técnica se siguió desarrollando durante décadas culminando en producciones como Pesadilla antes de Navidad o las películas de LAIKA, quienes emplean principalmente el stop motion como medio para animar.

El CGI de Pixar y sus juguetes

Aunque parezca increíble, la primera animación "en 3D" data de 1972, cuando se consiguió animar una mano completamente con un ordenador. Ya en los 80 hubo algunas incursiones en la animación CGI, como hay que destacar con las avanzadillas en Tron, y los primeros cortos de Pixar, y que en el Jurassic Park de Spielberg pudimos ver por primera vez criaturas completamente creadas en 3D como nunca antes.

No te pierdas este pack con todas las películas de Toy Story en Blu-ray y DVD

Sin embargo, fue Toy Story la que terminó de romper el molde en 1995 al convertirse en el primer largometraje animado enteramente por ordenador. Pixar demostró que este tipo de animación también era un medio perfecto para contar historias y conseguir cosas que la animación tradicional 2D no lograba.

Por supuesto, los primeros seres humanos animados en CGI caían en el extraño efecto de uncanny valley y llevó bastantes años perfeccionar la técnica. Con el tiempo, el cine animado por ordenador casi ha fagocitado por completo a la animación tradicional en occidente, convirtiéndose en el medio principal de animación que vemos habitualmente en las salas de cine. 

Como ya veis, ha sido un largo camino desde las primeras animaciones fotograma a fotograma hasta películas como Frozen 2 u Onward. La llegada del cine animado en CGI no significa que se haya acabado la animación tradicional o el stop-motion, ya que películas como La leyenda de Klaus demuestran que la animación 2D todavía tiene mucho que innovar si le damos la oportunidad. Y, sobre todo, quién sabe todo lo que está por llegar en el mundo la animación.

Y además