Ir al contenido principal
Call of the Sea
Análisis

Análisis Call of the Sea - Misterio y puzles con sabor a clásico

Versión comentada: Xbox Series X

Análisis de Call of the Sea, un juego de misterio y puzles desarrollado por el estudio español Out of the Blue que ya está disponible en Xbox One, Xbox Series X|S y PC a través de Game Pass.

Desde el pasado 8 de diciembre está disponible en Xbox One, Xbox Series X|S y PC Call of the Sea, el primer juego del estudio madrileño Out of the Blue. El nombre del estudio viene como anillo al dedo, pues Call of the Sea ha resultado ser una sorpresa tan grata como inesperada, y una que los suscriptores de Game Pass pueden descubrir de forma gratuita desde el mismo día del lanzamiento.

Quizás sea cosa nuestra, pero tenemos la sensación de que en los últimos años los juegos de puzles "puros" son cada vez menos frecuentes, quedando los rompecabezas relegados a pequeñas secciones dentro de juegos de gran envergadura. Por suerte, Call of the Sea ha llegado para ponerle remedio, pues estamos ante una aventura en la que la única forma de progresar en la historia es investigando cada rincón, usando las pistas para sacar conclusiones y, en general, dándole mucho al coco.

¿Funciona este estilo tan clásico? ¿Son  los puzles demasiado fáciles? ¿Merece la pena la historia? La respuesta a todas esas preguntas (y muchas otras) en nuestro análisis de Call of the Sea para Xbox One, Xbox Series X|S y PC.

En las islas de la locura

Call of the Sea nos transporta hasta el año 1930 en la piel de Norah Everheart, una profesora de arte que se embarca en un viaje para encontrar a su marido desaparecido. La búsqueda la lleva hasta una misteriosa isla cerca de Tahití, y ahí es donde da comienzo la verdadera aventura. Y aunque la premisa o las coloridas imágenes pueden llevar a pensar otra cosa, lo cierto es Call of the Sea no duda en sumergirse hasta el fondo en "territorio Lovecraft".

No llega a ser un juego de terror, pero la atmósfera de incertidumbre es constante, jugando muy bien con determinados elementos visuales para crear situaciones en las que no tenemos claro si lo que contemplamos es real... O fruto de nuestra imaginación. Y vamos a dejar de hablar sobre el argumento justo aquí, pues es sin duda uno de sus puntos fuertes de Call of the Sea. Sólo diremos que la historia nos ha atrapado de principio a fin; siempre queríamos saber más.

Call of the Sea

Lo que sí que hay que destacar es cómo todo lo argumental está integrado con la mecánica de juego principal, es decir, los puzles. Como decíamos al principio, en Call of the Sea no hay acción: todo se desarrolla mediante exploración, investigación y resolución de rompecabezas. Pero a medida que exploramos, encontramos documentos, archivos de sonido y otros materiales que desvelan lo sucedido en la isla (además de las útiles notas que Norah va tomando en su diario), arrojando nueva luz sobre la historia. Y a su vez, la información que obtenemos puede ser la pista para solucionar un puzle; todo está enlazado de manera muy ingeniosa.

La historia está dividida en capítulos, cada uno en un escenario abierto y a menudo de una complejidad y tamaño que sorprenden. Para que os hagáis una idea, muchos cuentan con atajos que podemos desbloquear, uniendo dos zonas de un mismo escenario para agilizar el desplazamiento.

Call of the Sea

¿Agilizar el desplazamiento? ¿En un juego de puzles? Ese es otro de los aspectos que sorprenden de Call of the Sea: en lugar de encontrarnos con puzles "atados" por el espacio, mucho nos obligan a pensar a lo grande, a tener en cuenta las piezas (ya sean físicas o informativas) de una punta del escenario para resolver el rompecabezas que se encuentra en la otra. Por eso, la sensación cuando por fin logramos resolver un rompecabezas que se nos ha atragantado es realmente gratificante.

Y no, no son para nada fáciles. En Out of the Blue han sabido medir muy bien la dificultad, que aumenta de manera progresiva a medida que avanzamos en la historia. Hemos llegado a quedarnos atascados y bien atascados, pero en el buen sentido; después de rendirnos y casi sin darnos cuenta, seguíamos dándole vueltas al puzle en la cabeza (el viejo truco de dejarlo un rato y volver más tarde para ver las cosas bajo una nueva perspectiva sigue funcionando de maravilla).

Call of the Sea

Lo único que le podemos echar en cara en este aspecto es que hay determinados "esquemas" a la hora de resolver puzles que se repiten en varias ocasiones, y una vez que los distingáis, vais a solucionarlos sin despeinaros. Pero os aseguramos que si echáis de menos los rompecabezas y la investigación de los juegos de antaño, ese estilo que de verdad obliga a pensar y nos invita a tener una libreta para ir apuntando, con Call of the Sea lo vais a gozar.

El otro elemento a destacar de Call of the Sea es su apartado artístico: sin necesidad de recurrir a efectos de última generación o grandes avances tecnológicos, Call of the Sea logra entrar por los ojos gracias a su colorida paleta de colores y un nivel de detalle muy minucioso en todos y cada uno de los escenarios. Echadle un ojo a las imágenes y vídeos que os dejamos en el análisis, pues nada que podamos decir hará justicia a lo bien que se ve.

Call of the Sea

Jugando en Xbox Series X hemos notado alguna ralentización, principalmente al mover la cámara a gran velocidad, pero no es más que una breve distracción que no afecta de forma negativa a la experiencia de juego. 

La banda sonora es algo menos destacable, aunque cumple su cometido y encaja bien con el estilo clásico que se respira en todo el juego. Eso sí, la interpretación de la actriz Cissy Jones como Norah, con esa voz tan característica que nos acompaña durante toda la aventura, es sencillamente fabulosa.

Valoración

Si sois amantes de los juegos de darle al coco, el misterio, la intriga y las buenas historias (con una pizca de H.P. Lovecraft), no perdáis de vista Call of the Sea. Con un estilo que recuerda a los grandes clásicos, nos ha dejado un gran sabor de boca.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Una historia apasionante que atrapa de principio a fin. Puzles bastante complejos. Un apartado artístico fantástico.

Lo peor

Algunos problemillas técnicos, aunque no son demasiado graves. La repetición de algunos tipos de puzles.

Y además