Ir al contenido principal
Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered
Análisis

Análisis de Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: Nintendo Switch

Final Fantasy Crystal Chronicles está de vuelta con una "Remastered Edition" que llega a PS4, Nintendo Switch y dispositivos móviles. En el análisis os contamos cómo ha sido el viaje junto a la Legión de Cristal.

Hace 17 años, Square (sin Enix) decidió que ya iba siendo hora de olvidar viejas afrentas y enterrar el hacha de guerra para volver a colaborar con Nintendo. El primer fruto de esa renovada paz fue Final Fantasy Crystal Chronicles para GameCube, un juego que pese a llevar por delante el nombre "Final Fantasy" nos proponía algo bastante inusual dentro de la franquicia insignia de Square.

Pero todo lo que tenía de inusual (como conectar varias GBA para acceder al multijugador) lo tenía también de original, convirtiéndose en unos de esos títulos entrañables que se recuerdan gran cariño.

Y ahora Final Fantasy Crystal Chronicles está de vuelta en PS4, Nintendo Switch y dispositivos móviles en forma de remasterización, mejorando diversos aspectos, realizando unos cuantos cambios y presentando no pocas novedades. Tras haber pasado varias horas recorriendo los caminos junto a nuestra caravana de aventureros, en el análisis de Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition os contamos cómo ha sido la experiencia.

Legionarios de cristal

La historia de Final Fantasy Crystal Chronicles nos traslada hasta un mundo víctima de un fenómeno conocido como miasma: una nube de gas tóxico para los seres vivos que todo lo cubre. Para sobrevivir, los pueblos y pequeños asentamientos cuentan con su propio cristal, artefactos mágicos que procuran un campo de protección (y elemento habitual de la saga Final Fantasy). Por desgracia, los cristales pierden fuerza con el paso del tiempo hasta dejar de ser efectivos, y necesitan de un "combustible" conocido como mirra para seguir funcionando.

Y ahí es donde entramos nosotros: para salvar a nuestro pueblo de ser engullido por el miasma, emprendemos el viaje en busca de los árboles que generan mirra, cuyas gotas recolectamos en un caliz que sirve a su vez como protección para nuestra caravana.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Bajo esta premisa creamos a nuestro personaje, pudiendo elegir su sexo y raza de entre cuatro diferentes, a saber: Clavates, Liltis, Yukos y Selkis. Además de tunos rasgos físicos diferenciados, cada raza se especializa en un estilo de juego diferente. Por ejemplo, los Clavates son hábiles en la defensa, mientras que los Yukos son especialistas en magia. Aunque se ha añadido alguna apariencia nueva, las opciones de personalización son bastante limitadas. Por suerte, la remasterización también añade el apodado modo Mímico, que nos permite adoptar el aspecto de algunos de los personajes con los que nos cruzamos durante el viaje. Aunque, para hacerlo, debemos encontrar y coleccionar sellos de moguri.

También elegimos una profesión que afecta a las características y nos da un pequeño trasfondo... Pero al final, elijamos lo que elijamos, todos los personajes empiezan partiendo de su pueblo natal y despidiéndose de su padre, madre y dos hermanos. De hecho, la historia es el aspecto que menos poso deja de Crystal Chronicles: no esperéis una trama épica con grandes momentos y villanos memorables como los de los Final Fantasy numerados, porque aquí no los vais a encontrar. 

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

El desarrollo de Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition se asemeja bastante al de un dungeon crawler: recorremos el overworld con nuestra caravana (por caminos guiados, no es posible desplazarse con total libertad), visitamos pueblos para comerciar y por el camino nos cruzamos con otras caravanas que activan mini-secuencias de vídeo. La acción se desarrolla en las mazmorras, donde obtenemos objetos, planos y materiales con los que forjar mejor equipo.

Cada mazmorra es diferente y cuenta con su propio jefe final, y para darle gracia al asunto, también presentan pequeñas mecánicas únicas, como jugar con las vagonestas de una mina para avanzar. Esta edición remasterizada de Final Fantasy Crystal Chronicles incluye versiones de mayor dificultad de las mazmorras y jefes de la historia, desbloqueadas tras superarla por primera vez.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Al desplazarnos por la mazmorra, el caliz de mirra actúa como una burbuja protectora contra el miasma; si salimos de su radio de acción, empezamos a perder salud gradualmente. Cualquier jugador puede llevar el caliz, aunque eso significa que no podrá atacar ni defenderse. Si jugamos solos, nos acompaña un moguri al que le podemos pedir que lo lleve por nosotros.

La acción se desarrolla de forma directa, sin turnos, aunque tiene su aquel: sólo disponemos de un botón para realizar acciones, así que debemos rotar entre las que tengamos equipadas usando los gatillos. Es un sistema un tanto engorroso, pues en el tiempo que tardamos en cambiar de "atacar" a "defender" es bastante probable que el enemigo ya nos haya propinado un buen golpe. Creemos que se podría haber aprovechado la remasterización para hacer cambios en este aspecto sin "romper" demasiado la jugabilidad... Más cuando tenemos tantos botones que no se utilizan.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

La magia, siempre presente en los Final Fantasy, también sigue sus propias reglas en Crystal Chronicles: en lugar de necesitar PM para lanzar hechizos, lo único que debemos hacer es encontrar magicita en las mazmorras y equiparla. La pega es que la magicita se destruye cada vez que abandonamos una mazmorra, así que es necesario volver a conseguirla cuando entramos, y que para ejecutar hechizos debemos mantener pulsado el botón de acción, así que lleva algo más de tiempo que los ataques básicos.

Lo más interesante de este sistema es que es posible fusionar hechizos para obtener versiones más potentes o cosas completamente nuevas. Y al poder hacerlo sin coste algunos, simplemente equipado y desequipando magicita en las ranuras disponibles, se presta mucho a experimentar.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

En líneas generales, el sistema de combate de Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition es algo básico, pero cumple su cometido. Incluso el proceso de mejora del personaje es algo... diferente: en lugar de ganar experiencia y subir de nivel, cada vez que completamos una mazmorra debemos elegir un artefacto (y solo uno), objetos que otorgan mejoras permanentes como más puntos de fuerza o magia, un corazón extra, más ranuras, etc.

Pero es en el multijugador donde este sistema (y muchos otros) de FFCC cobra sentido; en el caso de los artefactos, al finalizar la mazmorra se hace recuento de puntos y el jugador que más haya conseguido elige primero, fomentando la competición. Más importante aún es en el caso de la magia, pues supone una inyección de juego en equipo y estrategia: si varios jugadores cuentan con las magicitas adecuadas y las utilizan con el timing correcto, pueden aunar fuerzas para ejecutar el hechizo-debilidad de un poderoso jefe.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Aunque se puede jugar en solitario sin problemas, es bastante obvio que Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition está especialmente pensado para ser disfrutado en compañía

Como era de esperar, no necesitamos una Game Boy Advance para acceder al multijugador, pues ha sido sustituido por funcionalidades online. El equipo de desarrollo, con Ryoma Araki (productor del original a la cabeza), han intentado intentar replicar las sensacones del multijugador del título de GameCube, sin duda el aspecto más recordado.

De ahí que tengamos juego cruzado entre todas las plataformas y que desde el día de lanzamiento esté disponible una versión Lite, completamente gratuita, que puede conectarse y jugar con quienes hayan comprado Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Desgraciadamente, la implementación de las funcionalidades online dista de ser perfecta: si no tenemos amigos agregados en la lista interna que incluye el juego, podemos tirar de matchmaking -que en nuestra experiencia funciona bastante bien, aunque nos impide progresar en la historia si no somos el anfitrión- o entrar en las mazmorras creando una sala a la que pueden unirse otros jugadores.

El problema es que al hacerlo, el moguri que nos acompaña normalmente cuando jugamos en solitario desaparece, pues el juego da por sentado que algún usuario se unirá a nuestra sala... Pero si eso no sucede, os vais a encontrar jugando solos y sin la ayuda del moguri, es decir, teniendo que cargar continuamente con el caliz.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

Imaginamos que es algo normal ahora mismo, pues el juego aún no está a la venta y apenas hay gente jugando... Pero el hecho de que el multijugador sea regional en lugar de global podría complicar el asunto. Debería haber alguna forma de "llamar" al moguri en caso de que nos quedemos vendidos. 

Pero lo más doloroso es sin duda la ausencia de multijugador local, especialmente en el caso de Nintendo Switch. La propuesta del título de GameCube encaja a la perfección con el hardware de la consola híbrida, y poder compartir el Joy-Con con un amigo habría sido lo ideal. Una verdadera lástima.

Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition

En último lugar, y como mandan las remasterizaciones, Final Fantasy Crystal Chronicles Remastered Edition presenta mejoras audioviusales y pequeños cambios para hacer la partida más fácil. En lo gráfico estamos ante una remasterización de manual, con un aumento en la definición de la imagen y un acabado ligeramente superior al del juego original.

El apartado sonoro está algo más trabajado, y nos encontramos con melodías completamente nuevas compuesta por Kumi Tanioka (compositora del juego original), los temas musicales principales (Sound of the Wind y Starry Moonlit Night) cantados y diálogos doblados en inglés.

Valoración

Una propuesta única dentro del universo Final Fantasy que ensalza sus virtudes al jugar en compañía. Todos los cambios y añadidos son bienvenidos, aunque al núcleo jugable le pesan los años y las opciones online no terminan de convencer. Por suerte, sigue conservando su encanto.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Un desarrollo que engancha pese a su simpleza. Muy divertido en compañía.

Lo peor

Se echa en falta el cooperativo local, especialmente en Switch. Al jugar en solitario pierde puntos. El multijugador online no está bien planteado.

Y además