Ir al contenido principal
Review Good Job Nintendo Switch
Análisis

Análisis Good Job! para Nintendo Switch - lo que se dice "un trabajo bien hecho"

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Good Job! para Nintendo Switch, un juego indie exclusivo de Nintendo Switch que llegó por sorpresa a la eShop la semana pasada y que nos invita a realizar una serie de trabajos comunes en cualquier oficina, desde repartir paquetes a llevar la señal Wi-Fi por toda una planta, pero dando alas para poder realizarlas de las maneras más locas y destructivas. Total, eres el hijo del dueño...

Good Job! es otro ejemplo más de la ecléctica apuesta que la gran N está haciendo con Nintendo Switch. Se trata de lo nuevo de los holandeses de Paladin Studios, un original puzle que sigue la estela de otros juegos recientes como Untitled Goose Game, en el que la gracia reside en la libertad que nos da el juego para acometer como queramos todo tipo de tareas. Sirva como ejemplo el vídeo que hay debajo de estas líneas...

Como vamos a ver en este análisis de Good Job! para Nintendo Switch, aquí somos "el hijo de papá" que llega a la empresa a trabajar. Por eso, cualquier cosa que hagamos, por mal hecha que esté, terminará siempre con un "good job!" o trabajo bien hecho. Da igual que por el camino nos hayamos cargado media oficina, tirando abajo sus paredes, reventado cristales, rompiendo estanterías o adornos o encharcando de agua el suelo... aquí, como buen enchufado, todo vale.

Eso sí, como la propia intro del juego muestra, desde pequeñitos hemos demostrado una capacidad manifiesta para la inutilidad, lo que nos lleva a empezar en la empresa desde abajo, y a medida que vamos superando nuevos trabajos y tareas, vamos ascendiendo dentro del negocio hasta llegar a la junta directiva.

Good Job análisis Nintendo Switch

Dicho de otro modo, tras conseguir nuestro pase en recepción, accedemos a la planta 1, que como todas las demás, viene a ser el hub o nodo desde el que accedemos a los distintos trabajos de cada nivel, cada uno esperándonos tras una puerta. En las plantas 1 a 8 hay un total de tres trabajos, y en las siete primeras, tras completar los tres iniciales, desbloqueamos un trabajo extra, una tarea algo más compleja, que es el que nos da acceso a la siguiente planta. Para terminar, en la planta novena sólo nos espera una tarea, lo que deja un total de 32 trabajos distintos para completar el juego.

Lo bueno es que cada planta tiene una temática, ya sea finanzas, logística, investigación, robótica, marketing, producción... que viene a definir un poco el estilo de los trabajos. Por ejemplo, en la planta 1, en finanzas, acometemos tareas más de "mantenimiento", como conectar un nodo Wi-Fi o llevar a todos los miembros de un equipo a una reunión. En robótica, debemos ayudar a ensamblar correctamente tres robots y en investigación, incluso tratar con nuevas sustancias experimentales que crecen de tamaño al estar cerca de unos líquidos rojos.

A groso modo no es erróneo decir que cada trabajo de Good Job! es un puzle en sí mismo, en el que debemos utilizar espejos para reflejar haces láser, utilizar pintura para marcar el camino a seguir por un robot, utilizar válvulas para controlar el paso de líquidos o mangueras para directamente realizar labores de jardinería y hacer que crezcan más de 200 plantas... 

En todo momento se nos indica qué hacer... pero no el "cómo", lo que abre la puerta a soluciones tan cuidadosas como tradicionales, junto a otras más creativas y destructivas. Total, como somos un enchufado, no habrá represalias aunque destrocemos las instalaciones por completo... aunque para la valoración final de cada trabajo, al final se tienen en cuenta variables como el tiempo empleado o los daños que hemos causado. Eso sí, cada trabajo es un mundo, y hay algunos que se pueden superar en 3 minutos, y otros que pueden irse a los 20-30 minutos, si no ves una solución clara de primeras.

Para llevar un objeto como un proyector a una sala alejada, podemos crear un tirachinas improvisado con un cable y un enchufe, lo que nos permite lanzar el proyector a través de paredes y salas para moverlo más rápido. Normalmente el objetivo a cumplir y las herramientas son claras, otra cosa es como las uses. Por suerte, el interfaz está de nuestra parte y basta con acercarte a los objetos para que un menú contextual nos diga qué podemos hacer con ellos usando qué botones...

Podemos manejar maquinaria pesada, como una carretilla elevadora, y mover palés, destrozar paredes...; podemos usar máquinas fregasuelos que una vez sobrecargadas, alcanzan mayor velocidad aunque se vuelven algo más incontrolables. Añade extintores, cubos, fregonas, mangueras, cajas, grúas y un largo etc de objetos con los que podemos interactuar, y lo cierto es que la experiencia de Good Job! se mantiene fresca a lo largo de todos los trabajos (como decimos, cuantificar la duración total depende un poco de lo creativo que seas... pero puede fácilmente dar de sí para 8-10 horas.

Good Job análisis Nintendo Switch

Una duración que, como decimos, además resulta entretenida, y resulta complicado dejar el mando... porque siempre querrás probar el siguiente trabajo. Añade que, además, hay secretos y coleccionables, como cascos y accesorios con los que personalizar a nuestro avatar o un modo cooperativo, a pantalla partida, que añade una capa extra de reto al tener que coordinarnos con alguien para cumplir el objetivo.

Y todo, siempre manteniendo un control sencillo, y que permite compartir los Joy-Con para que dos jugadores disfruten en local. Tenemos un botón para agarrar y usar, otro para soltar, con L y R aceleramos o frenamos los vehículos o subimos y bajamos hacia donde apuntan mangueras... y poco más. En todo momento se mantiene sencillo de manejar.

Como su estética, minimalista a más no poder y que recuerda a la de otros juegos como Human Fall Flat, en la que los personajes son sólo siluetas, y los elementos del entorno tienen más detalle, aunque nunca buscando el realismo, sino más bien un estilo más cercano a la animación, a los dibujos... y lo cierto es que le sienta de lujo. El uso de colores, para designar objetivos y elementos con los que debemos interactuar terminan de cerrar un apartado visual que funciona, y porque no, le sienta de maravilla.

Good Job análisis Nintendo Switch

Eso sí, este divertido espectáculo se ve empañado por un tres pequeños lunares que afean el resultado final. El primero y quizá más grave es que, en determinadas ocasiones, y sobre todo cuanto más avanza el juego, la física y la detección de colisiones se vuelven más imprecisas, quizá porque hay más variables y elementos en pantalla (y como daño colateral, por ejemplo, resulta más difícil coger el objeto que queremos).

Así, como podéis ver en el clip de abajo, no es improbable que algún objeto se nos adhiera por culpa del clipping y complique aún más las cosas, como esta mesa, o que algunos objetos, aparentemente bien colocados, no respondan a nuestras acciones y parezca que están atrapados y con su movilidad limitada (en primer vídeo de este análisis puede verse algún ejemplo de esto). Por pasarnos, nos ha pasado que se genere algún tipo de muro invisible que nos impedía acceder a un ascensor, por poner otro ejemplo más...

Incluso en niveles más avanzados, en los que tenemos que colocar una serie de cuadros, estos se han destruido sin apenas tocarlos, como si no estuviera bien calibrado. En el peor de los casos basta con reiniciar, y como hemos dicho, algunos niveles no son extremadamente largos, por lo que tampoco perderás demasiado avance.

Relacionado, un poco de lejos, con lo anterior está otra el diseño de algunas situaciones, que es el segundo aspecto mejorable. Pese a la libertad general que ofrece el juego, algunas situaciones parecen haber sido diseñadas para completarlas de una única manera, lo que va un poco "contra natura" del juego. Por ejemplo, en un nivel intermedio debemos conducir a cuatro trabajadores a un momento de ocio, delante de una proyector (sí, una de las plantas del edificio es sólo de ocio).

Con cada uno de los trabajadores hay que hacer una cosa (sentarlo por las bravas en una silla y llevarlo a rastras, destruir todos los aparatos eléctricos para que vaya a la pantalla...). El que "falla" intenta calentarse encendiendo fuego en lo que parecen unos braseros, y que debemos apagar con un extintor. Braseros hay por todo el nivel, y en teoría, deberíamos poder llevarlo como quisiéramos... pero lo cierto es que sólo hay un único camino, o al menos sólo responde como debe yendo por ese camino. Si te empecinas en seguir otra ruta, como nos pasó a nosotros, puedes tirarte fácilmente media hora sin conseguir nada y acabar abandonando el nivel. 

En tercer lugar está el modo cooperativo a pantalla partida compartiendo Joy-Cons en Nintendo Switch. Es muy divertido, pero no es menos cierto que vuelve el juego algo menos estable, con petardeos puntuales y mayor presencia de tirones, llegando incluso a afectar al sonido del juego, que petardea también. Por suerte, su multijugador es al estilo de los juegos LEGO, por lo que podrás entrar y salir en cualquier momento, lo que también es de agradecer, dado que no fuerza a volver a empezar.

Good Job análisis Nintendo Switch

Nada de esto es grave, ni impide que puedas terminar el juego... y la mayoría de estos defectos son fácilmente subsanables vía una actualización, pero no dejan de ser pequeños lunares que deslucen un juego con grandes ideas y un estilo propio, que podía haber brillado mucho más fuerte con un poco de pulimento extra por parte de Paladin Studios.

Dicho todo esto, no es menos cierto que Good Job! resulta extremadamente divertido, a poco que te atraigan los juegos con mecánicas locas, como puedan ser las entregas de la serie Katamari Damacy, o títulos en esa línea que se alejen de lo convencional. Si es tu caso, no lo dudes y lánzate a por Good Job! por 19,99 euros en la eShop, pocos trabajos "tan redondos" hay en la tienda digital de Nintendo...

Valoración

Good Job! es un alocado puzle "laboral" en el que podemos cumplir tareas cotidianas como llevar el Wi-Fi a una planta, con métodos tan destructivos como poco ortodoxos. Todo con una estética atractiva, cooperativo local y otras bondades que lo hacen sumamente atractivo, sobre todo para quienes busquen experiencias frescas y originales.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Es un curioso juego de puzles que derrocha simpatía, locura y destrucción para realizar tareas cotidianas. Jugar a dobles. El estilo visual.

Lo peor

Ciertos fallos de física, detección y colisión. Jugando a dobles a pantalla partida petardea. Algunos trabajos son repetitivos. No es muy largo.

Y además