Home Sweet Home
Análisis

Análisis de Home Sweet Home, la aventura de terror para PS4

Por Daniel Quesada

Versión comentada: PS4

¿Ya has pensado en tu destino de vacaciones? Dicen que Tailandia está preciosa en esta época del año: hay espectros, paredes ensangrentadas y misterios que harían las delicias de cualquier turista.

No parece sencillo encontrar una nueva vuelta de tuerca al género del terror en el mundo de los videojuegos. Por eso, a veces las desarrolladoras optan por aferrarse a cánones ya establecidos, aunque sea con un pequeño giro de cosecha propia. Ese es exactamente el caso de Home Sweet Home, un juego que se lanzó para PC en 2017 y acabó lanzándose para PS4 y Xbox One en EEUU. Ahora, la versión PS4 ha llegado a Europa, con compatibilidad para PlayStation VR.

¿Quieres más terror asiático? Compra The Ring, la película original

La historia de Home Sweet Home es muy críptica al principio del juego. La acción tiene lugar en Tailandia y nosotros interpretamos a Tim, que se despierta un día en un entorno desconocido, después de haberse enfrentado a una terrible pérdida. Ahora, debe dar con el paradero de su esposa desaparecida, a la vez que escapa de toda clase de seres sangrientos y fantasmagóricos. El grupo de programación Yggdrazil, responsable del juego, es tailandés, así que han aprovechado para impregnar del folklore, los mitos y terrores de su país toda la aventura.

De este modo, encontramos notas que nos hablan de gente que ha muerto tras realizar malas acciones y se reencarna en seres en pena, amuletos que atraen a las personas o repelen espíritus... En ese sentido, nos ha recordado a juegos de terror también muy inspirados por el folklore asiático, como los Project Zero (¡por favor, que vuelva esta franquicia!) o ese interesante Cursed Mountain de Wii.

Nosotros jugamos siempre en primera persona y, al igual que en juegos como Outlast, no disponemos de defensa alguna frente a los enemigos y solo tenemos las manos para encender una linterna y coger llaves. Lo único que podemos hacer es huir o escondernos en taquillas o vasijas hasta que nuestro perseguidor se despiste y se vaya. No es algo muy original, no. Para colmo de males, la inteligencia artificial de los espectros es tirando a cortita, por lo que podeos despistarlos incluso aunque estén a unos pocos pasos de nosotros. Eso sí, un solo ataque puede bastar para liquidarnos.

Además de escabullirnos de seres sangrientos, muchas veces hemos de superar puzzles que nos sirvan para avanzar: puertas bloqueadas que necesitan una llave, caminos destrozados que requieren dar con una ruta alternativa... Los puzzles suelen pasar de lo extremadamente sencillo a lo desesperante (el de la caja fuerte es para tirarse de los pelos), pero en general están alternados con la presencia de los enemigos de una forma bastante correcta.

Así pues, tenemos encontronazos con seres letales, misterios asiáticos, puzzles... ¿Qué podría salir mal? Pues que, lamentablemente, Home Sweet Home no consigue dar miedo en la mayoría de los casos. Esto se debe, principalmente, a que el apartado gráfico es bastante tosco, con unos modelos y texturas muy simplotes para los espectros, una iluminación solo correctita (algo que es crucial cuidar en este tipo de juegos) y animaciones demasiado encorsetadas y robóticas.

Es cierto que el sonido, aunque repetitivo, sí tiene un estilo mucho más inquietante y que, aunque no es imprescindible, jugar con PlayStation VR da una mejor sensación de inmersión. En cualquier caso, se queda muy lejos de otras propuestas similares como el citado Outlast o Alien Isolation. Tampoco ayuda el hecho de que un enorme icono de guardado automático nos ponga en alerta cada vez que se acerca una amenaza, por cierto...

Algo que sí nos puede animar a lanzarnos a por él es que esta aventura de terror es bastante cortita, de apenas 4 ó 5 horas de duración, ya que la idea es ir lanzando más capítulos en el futuro, con una segunda parte ya confirmada. Eso sí, cuesta 29,99 euros, lo cual parece un pelín desproporcionado... También hay que tener en cuenta que las voces están en inglés, pero lo más relevante para jugar, como son los subtítulos y la interfaz, sí están en castellano.

Home Sweet Home

En definitiva, Home Sweet Home es un juego de terror que consigue arrancarnos algún sustito puntual y ofrece un cierto encanto al apoyarse en la imaginería tailandesa, pero que se parece demasiado a otros juegos y no consigue alcanzar el listón de ninguno. Si sois incondicionales del terror y los puzzles, merece una oportunidad, pero si ya estáis un poco quemados de estas fórmulas, se nos ocurre una mejor forma de disfrutar de Tailandia: jugar con Sagat en Street Fighter.

Valoración

No tiene la suficiente sustancia como para destacar frente a la nutrida competencia del género del terror. Te interesará solo si eres incondicional del género o si te dejas llevar por su folklore. Si no, hay propuestas más interesantes.

Hobby

64

Aceptable

Lo mejor

Las constantes pinceladas de imaginería y cultura tailandesa le dan un aire diferente. Con PSVR tiene bastante más gracia.

Lo peor

El apartado técnico está demasiado anticuado y eso a veces "corta el rollo". El desarrollo es muy poco original y le falta un poco de ritmo.