Hyrule Warriors Definitive Edition Switch análisis
Análisis

Análisis de Hyrule Warriors: Definitive Edition para Switch

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Hyrule Warriors: Definitive Edition para Nintendo Switch, la versión definitiva del musou en el que se cruzan las sagas The Legend of Zelda y Warriors. Link, Zelda, Impa, Sheik, Ganon, Linkle y un larguísimo etcétera de personajes se lían a tortazos con miles de enemigos. Lo que sea con tal de salvar Hyrule.

En 2013 se anunciaba Hyrule Warriors para sorpresa de propios y extraños; no es el primer (y probablemente tampoco será el último) spin-off de The Legend of Zelda, pero la legendaria saga de Nintendo nunca había tenido una colaboración con una franquicia tan popular y al mismo tiempo tan diferente como es Warriors, los musou desarrollados por Omega Force bajo el amparo de Koei Tecmo.

The Legend of Zelda - Los spin-off de la saga de Nintendo

La amalgama resultante consiguió convencer en Wii U, por un lado porque al estilo “machacabotónico” se integraron elementos típicos de Zelda: objetos como el arco o las bombas, con los que acceder a nuevas zonas, jefes gigantescos con puntos débiles muy concretos (generalmente en relación a dichos objetos)... Con lo que se logró ocultar hasta cierto punto el principal problema de estos juegos: la repetitividad.

Pero el verdadero motivo por el que Hyrule Warriors funcionó fue porque, si de algo van sobrados los Zelda, es de encanto, y pelear utilizando a prácticamente cualquier personaje de cualquier entrega en cualquiera de sus versiones, mientras suena una cover de una melodía emblemática… Está bien. Está francamente bien.

Análisis de Hyrule Warriors para Wii U

En 2016 se lanzaba Hyrule Warriors Legends, para 3DS, una versión que incluía unas cuantas novedades (la más destacable, probablemente, la inclusión de Linkle, la versión femenina de Link), pero que estaba muy lejos de ser la definitiva debido a las limitaciones técnicas del hardware (que se ralentizaba que daba gusto, vaya).

Análisis de Hyrule Warriors: Legends para 3DS

Y ahora sí, en 2018, llega la versión definitiva a Nintendo Switch, con un nombre tan apropiado como Hyrule Warriors: Definitive Edition. En Hobby Consolas dimos buena cuenta de las versiones de Wii U y 3DS (os hemos dejado los enlaces justo aquí encima, por si queréis leerlos), así que en nuestro análisis de Hyrule Warriors: Definitive Edition para Nintendo Switch vamos a centrarnos en las principales novedades... porque no queremos repetirnos tanto como un musou (perdón).

Hyrule Warriors Nintendo Switch

Warriors of the Wild

Y lo cierto es que novedades, lo que son novedades, Hyrule Warriors: Definitive Edition tampoco incluye demasiadas. Las más tangibles probablemente sean los nuevos aspectos para Zelda y Link, basados en la apariencia que lucen en Breath of the Wild (las túnicas de los Elegidos, de color azul). Para obtenerlas, basta con superar la primera misión del modo Leyenda (el nombre que recibe el modo historia). 

Análisis de The Legend of Zelda: Breath of the Wild para Nintendo Switch

Lo interesante es que, dado que Hyrule Warriors para Nintendo Switch incluye absolutamente todo el contenido descargable lanzado para las versiones posteriores, el armario de Link asciende a 19 trajes (y eso sin contar a Toon Link y al Joven Link), mientras que el de Zelda se queda en 14. La gran mayoría de trajes son en realidad aspectos de distintos los juegos, así que si sois más del Link de Ocarina of Time que del de Twilight Princess, no tenéis de qué preocuparos. 

Hyrule Warriors Nintendo Switch

En ese sentido, contar con todos los DLC de Hyrule Warriors también implica que la Definitive Edition incluye todos los personajes, mapas y misiones. Es decir, que además del modo Leyenda, contamos con la historia de Cya (que era parte del DLC Master Quest), la historia de Linkle y los escenarios de Wind Waker (ambos de Hyrule Warriors: Legends). Eso hacen un total de 29 héroes, villanos y Tingle entre los que elegir, y cada uno con distintos atuendos.

No cabe duda de que la oferta de contenido es uno de los puntos fuertes de Hyrule Warriors: Definitive Edition. Además del modo Leyenda, tenemos el modo Libre, el divertidísimo modo Aventura, que nos invita a completar desafíos de todo tipo en un tablero que representa el Hyrule del primer Zelda y el modo Desafío (que no estaba presente en Legends, pero aquí está de vuelta).

Hyrule Warriors Nintendo Switch

Y eso sin olvidar la enorme cantidad de armas, habilidades, materiales de mejora, Hadas, piezas de corazón, skulltulas doradas ocultas en cada fase que desbloquean imágenes en la galería... Tratar de desbloquearlo absolutamente todo en Hyrule Warriors es una tarea titánica que puede llevarnos sin problemas más de 50 horas.

El problema, claro, es tener la paciencia para hacerlo. Porque como comentábamos al principio, y a pesar de su buen hacer en la parte jugable en comparación con otros musou, la inmensa mayoría de horas en Hyrule Warriors las vais a pasar aporreando los dos mismos botones. Eso no quita que sea un juego muy espectacular y dinámico (aunque arrastra unos problemas de cámara bastante evidentes) al que apetece volver de vez en cuando, aunque sólo sea para desahogarse aniquilando centenares de moblins con un par de espadazos.

Hyrule Warriors Nintendo Switch

En lo relativo a los aspectos técnicos no hay demasiadas sorpresas: en modo TV, Hyrule Warriors Definitive Edition se muestra a 1080p y 60 fps (con alguna caída, pero nada demasiado preocupante), y 720p y 60fps en modo portátil/sobremesa. Aquí encontramos otra de las pocas novedades de esta versión: modo cooperativo local a pantalla partida y sólo a pantalla partida.

Como recordaréis, en la versión de Wii U también era posible jugar a dobles, con un jugador usando la pantalla de la televisión y otro la del Wii U Gamepad. En Hyrule Warriors Definitive Edition el cooperativo se realiza a pantalla partida, ya sea en modo TV o portátil/sobremesa. 

Hyrule Warriors Nintendo Switch

Aquí sucede algo curioso: en modo portátil/sobremesa la tasa de frames se reduce a 30, mientras que en modo TV se mantiene en 60 (aunque las ralentizaciones son más habituales que jugando en solitario). A pesar del pequeño inconveniente que supone estar obligados a jugar a pantalla partida, en lo que a rendimiento se refiere es un salto gigantesco respecto a la versión de Wii U o al modo a dobles de Fire Emblem Warriors.

Además, es posible jugar utilizando un Joy-Con por persona, así que no vais a necesitar adquirir otro mando. Lo que resulta incomprensible es que no sea es posible jugar en cooperativo utilizando dos Nintendo Switch, que realmente sería la manera ideal al jugar desconectados de la TV.

Hazte con la guía edición coleccionista de Breath of the Wild

En definitiva, Hyrule Warrios: Definitive Edition es ideal si no llegasteis a probar cualquiera de las versiones anteriores. Es divertido a rabiar, tiene toneladas de fan service (que os encantará si sois fans de la saga Zelda) e incluso si no os va el estilo de juego musou merece la pena darle una oportunidad, pues realiza cambios con mucho acierto. Si habéis jugado a cualquiera de los anteriores resulta más complicado recomendarlo, además de por las pocas novedades que incluye, porque si invertisteis cientos y cientos de horas en su día, nos imaginamos que la idea de volver a hacerlo, empezando desde el principio, no resulta muy apetecible.

Valoración

Hyrule Warriors: Definitive Edition mezcla lo mejor de dos mundos para dar lugar a un producto que logra reconciliarnos con el género musou. Su oferta de contenido es titánica, pero la escasez de auténticas novedades hace que resulte difícil recomendarlo si ya jugasteis a la versión de Wii U o 3DS.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Todo el encanto de la saga Zelda. Contenido y horas de juego para aburrir. Oculta bastante bien las carencias de los musou...

Lo peor

... Pero no eternamente; termina volviéndose muy repetitivo. Pocas novedades respecto a la versión de 3DS. La cámara.

Lecturas recomendadas