Análisis de Immortality, una de las experiencias más originales y perturbadoras del año

Immortality

Sam Barlow, creador de Her Story y Telling Lies, está de vuelta con su nuevo juego: Immortality. Aquí tenéis nuestro análisis de una experiencia única que ya está disponible en Xbox Series X|S (Game Pass) y PC, y que pronto lo estará también en dispositivos móviles (a través de la app de Netflix).

Incluso aunque no os interesen los juegos que ponen el foco sobre la narrativa, seguro que habéis oído hablar de Sam Barlow... o al menos de su obra. Fue guionista y diseñador principal de Silent Hill: Origins y Silent Hill: Shattered Memories, las dos entregas de la saga de terror psicológico de Konami desarrolladas por estudios ingleses. 

Pero su salto al estrellato vino en 2015 con Her Story, un juego muy particular que nos ponía en el centro de una investigación y destacaba por utilizar secuencias de vídeo live action, con interpretaciones de actores y actrices reales. Esta se ha convertido en la seña de identidad de Barlow, como bien demuestran su segundo juego, Telling Lies (2019), y su último trabajo: Immortality

VIDEO

IMMORTALITY tráiler de lanzamiento

Immortality está disponible para Xbox Series X|S (lo tenéis en Game Pass) y PC, y muy pronto también lo estará en dispositivos móviles (a través de la app de juegos de Netflix). Y si habéis estado atentos a la actualidad, habréis visto que ha cosechado unas criticas excepcionales, ostentando actualmente una nota media de 93 (Xbox) y 89 (PC) en Metacritic.

Así que nos hemos lanzado de cabeza a descubrir si es tan bueno como dicen, y tras navegar por cientos de clips de vídeo y resolver el misterio, os traemos nuestro análisis de Immortality.

Inmortalizados

Immortality cuenta la historia de Marissa Marcel, una actriz de origen francés que trabajó en tres películas que jamás llegaron a estrenarse: Ambrosio, Minsky y Dos de todo. Marisa estaba destinada a ser una estrella del cine, pero tanto ella como el material que se conservaba de las películas inacabadas desaparecieron sin dejar rastro...

... Hasta ahora. Se ha descubierto un depósito que contiene una gran cantidad de metraje de las tres cintas, y se ha creado un software para analizar la obra de la actriz con el objetivo de preservar su trabajo.

Immortality

Y ahí es donde entramos nosotros: debemos contemplar las secuencias de vídeo obtenidas y examinarlas, tratando de ordenarlas para darles sentido. A nivel mecánico, esto se traduce en una propuesta relativamente sencilla: nada más empezar a jugar a Immortality, se nos presenta una secuencia de vídeo. 

En cualquier momento, podemos hacer que empiece a reproducirse, pausar, avanzar a mayor velocidad o rebobinar. Pero sin duda la acción clave es el denominado "modo de imagen": pulsando un botón, se pausa la secuencia y pasamos a controlar un cursor con el que podemos examinar diferentes partes de la escena.

Immortality

Puede ser el rostro de un actor o actriz, pero también elementos de atrezzo como una lámpara, un libro o un cuchillo, coches, puertas, ventanas... Al examinar cualquier elemento, el software busca coincidencias y nos lleva hasta otra escena diferente en la que también aparezca el elemento seleccionado. 

De esta forma, vamos desbloqueando acceso a todo el material disponible de manera no-lineal. Es decir, que puede que examinemos la cara de Marissa en una escena de Ambrosio y esto nos lleve hasta una escena de Dos de todo.

Immortality

Las secuencias tienen una duración variable: algunas son de apenas unos segundos, mientras que otras se alargan durante varios minutos. Y no se limitan a escenas de las películas: hay grabaciones de los ensayos, conversaciones "pilladas" fuera de cámara, segmentos de entrevistas, anuncios...

Esto, unido a que nunca sepamos qué escena vamos a encontrar a continuación, hace que durante las primeras horas los límites entre realidad, ficción y ficción dentro de la ficción se diluyan.

Immortality

El trabajo de caracterización, escenificación y, sobre todo, la interpretación de los actores y actrices es tan convincente, que ha habido muchos momentos en los que nos hemos preguntado si lo que estábamos contemplando era realmente un videojuego. ¿Es Immortality un documental? ¿Existieron estas películas de verdad? ¿Quién fue Marisa Marcel? 

El estilo y la calidad de la grabación de cada cinta también se han cuidado al detalle, con marcadas diferencias (grano, bandas negras, croma, subtítulos...) que logran que sintamos que estamos contemplando fragmentos de películas de tres épocas muy diferentes.

Immortality

Una vez entendemos lo que tenemos entre manos, Immortality se transforma en un gigantesco puzle que confía en nuestra capacidad para reconocer quién es quién en este entramado de personajes. A medida que desbloqueamos escenas y vamos atando cabos sin que el juego nos guíe de ninguna manera, nos sentimos como auténticos investigadores.

Y no sólo eso, sino que también consigue generar la ilusión de estar contemplando material prohibido, como uno de esos vídeos de "origen maldito" que circulan por Internet y cuyas historias son carne de creepypasta. 

Sin entrar en destripes, podemos deciros que aunque no se puede clasificar como un juego de terror, Immortality nos ha hecho sentir una gran incomodidad gracias a secuencias de vídeo perturbadoras que no desentonarían en la filmografía de David Lynch.

Immortality

Con todo estos elementos, Immortality es durante muchas horas una experiencia única que nos tiene pegados a la pantalla sin pestañear. Pero también hay varios momentos (dependerá de cada jugador, pero en nuestro caso han sido muchos) en los que alcanzamos una especie de punto de bloqueo; un momento en el que no tenemos nada claro qué debemos investigar a continuación. 

No es que nos quedemos sin opciones, más bien al revés: siempre va a haber varios elementos de una escena que no hemos investigado todavía. Pero el bloqueo se suele producir porque tenemos TANTAS escenas desbloqueadas y la narrativa se presenta de una forma tan aleatoria, que no sabemos sobre dónde posar la mirada.

Immortality

En estos puntos, la solución que hemos encontrado ha sido examinar elementos de forma arbitraria. ¿Se consigue avanzar de esta manera? Sí, repasándolo todo varias veces. Pero la magia de sentirnos como investigadores desentrañando un misterio desaparece por completo. Además, contemplar largas secuencias de vídeo sin tener clara su utilidad hace que el proceso se vuelva tedioso.

Pese a esto, lo que propone Immortality es tan original y la historia tan apasionante, que preferimos quedarnos con lo bueno. Porque es muy bueno. Y porque, tras terminarlo, una parte de nosotros todavía alberga un atisbo de duda. ¿Es un juego muy trabajado... o descubrió Sam Barlow un depósito con cintas que habían estado perdidas durante años? 

Immortality

Podríamos decir que la mayor virtud de Immortality es haber conseguido que durante gran parte del proceso estuviésemos convencidos de que, al finalizar los créditos, aparecería una frase en pantalla:

"Esta historia está basada en hechos reales".

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La narrativa no-lineal es una espada de doble filo en Immortality, dejándonos momentos de descubrimiento brillantes pero también puntos en los que la experiencia se "desmonta". Pese a esto se trata de un juego verdaderamente único, imprescindible para quienes quieran ahondar en las posibilidades narrativas del medio.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Su propuesta, tremendamente original. Todo lo relacionado con la cinematografía.La historia, intrigante y perturbadora. Cuando hace "click".
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Por cómo está diseñado, hay puntos en los que la sensación de investigación se esfuma y se vuelve un tanto tedioso.

Plataformas:

Móvil,

PC,

Xbox Series X

Versión comentada: Xbox Series X

Hobby

80

Muy bueno

Y además

Immortality

Carátula por defecto

Plataformas:

Móvil, PC, Xbox Series X

Lanzamiento: