Ir al contenido principal
Infliciton Director's Cut
Análisis

Análisis de Infliction Extended Cut, el juego de terror psicológico

Versión comentada: PS4

Para el protagonista de este juego, no hay un entorno más temible que su propia casa... Sumérgete en el nuevo juego de terror para consolas, que se las apaña para llevarnos por un largo viaje a través de un entorno pequeño, pero lleno de historias terribles que contar.

Llevamos un arranque de año bastante plagado de juegos de terror, pero por ahora seguimos esperando alguno que de verdad cause sensación. Por suerte, contamos con la apuesta segura de este Infliction Extended Cut, una revisión del juego que tuvo cierto éxito en PC, cuando se lanzó en 2018. Ahora, el juego llega a consolas (aún tardará unas semanitas en aterrizar en Switch) con algunas variantes en el final, modo Nueva Partida+ que da más dificultad y algunos extras menores. Pero vamos, el 95% del contenido no ha cambiado.

¿Videojuegos y terror? Prueba el libro Polybius, la máquina del terror

La historia de Infliction nos pone en la piel del señor Pout, un residente de la típica casa suburbana de EEUU, que regresa a casa para buscar los billetes de avión de su querida esposa pero, de repente, descubre que su hogar tiene algo extraño, siniestro. Cuando intenta escapar descubre no solo que parece atrapado en ese entorno una y otra vez, sino que él mismo parece tener la respuesta a esta prisión eterna. A partir de aquí, nos sumergiremos en una historia que abarca más de 10 años, en la que la tristeza absoluta, la culpa y el lado más oscuro del ser humano se ponen sobre la mesa... ¿Qué pasó en esta casa? ¿Cómo podemos poner paz en ella? En las 3 ó 4 horas (dependiendo de nuestra habilidad) que dura la partida, lucharemos por resolver los misterios.

El sistema de juego os sonará de otros juegos de terror en vista subjetiva, del corte de Outlast o Alien Isolation. Nosotros controlamos al hombre sin más "arma" que una linterna, que podemos encender o apagar cuando queramos, además de una cámara de fotos tipo Polaroid que, al fotografiar ciertas partes del entorno, puede mostrar pistas. No podemos pelear, solo podemos agacharnos o escondernos debajo de camas cuando notemos que una presencia siniestra se acerca. Esa presencia tiene la forma de una mujer en camisón, ensangrentada y distorsionada, que si nos caza acaba con nosotros inmediatamente (y de forma brutal), lo que nos llevará de vuelta al último checkpoint que hayamos pasado.

Se puede usar la luz para despistarla temporalmente, pero nuestra mejor baza es salir por patas. Cuando no estamos escondiéndonos del fantasma, hemos de buscar los diferentes objetos que nos indica el juego, a la par que nos vamos empapando poco a poco (a base de leer cartas o entradas de diario, mirar cuadros y otras pistas) de la terrible historia que tuvo lugar en la casa. Para avanzar en el juego, basta con ir a saco a por los objetos principales, pero es recomendable dedicar algo de tiempo a bucear en los retorcidos acontecimientos del pasado para entender por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo.

Un aspecto interesante del desarrollo de Infliction Extended Cut es que la gran mayoría de los acontecimientos tienen lugar en la misma casa, que además no es muy grande. Entonces, ¿cómo se consigue que este "viaje" sea entretenido? A base de ir añadiendo más y más cambios a las habitaciones, de forma similar a la experiencia que vivimos en aquella legendaria demo P.T. de Silent Hills (en la que, dicho sea de paso, este juego se ha "inspirado" bastante). De repente, el pasillo se llena de objetos que antes no estaban ahí y, cuando creemos que vamos a entrar en la cocina que ya hemos visto mil veces, nos topamos con que estamos en una extraña instalación médica de la que no sabemos nada.

La forma en la que el escenario va cambiando usa trucos bastante ingeniosos para pillarnos desprevenidos (nos ha recordado por momentos a los trucos de The Evil Within, para que os hagáis una idea) y, por supuesto, todo esto también se ve potenciado por los sustos que nos pegan los retorcidos seres que vamos encontrando. Vais a pegar más de un respingo en el juego, os lo garantizamos.

Infliction Extended Cut

Así, Infliction Extended Cut presenta un contraste llamativo, pues al principio no tenemos muy claro qué se espera que hagamos... Y, la verdad, no ayuda el hecho de que casi todos los objetos de la casa (cajas, jarrones, libros, cintas...) se puedan coger y examinar, lo que hace que estemos un poco perdidos en los primeros compases. Cuando poco a poco vamos asimilando cómo funcionan las reglas del juego y cuáles son los items realmente útiles, comenzamos a disfrutar (si se puede usar esa expresión) con los retos y los terribles secretos del juego.

Por supuesto, a eso ayuda un apartado sonoro muy cumplidor, que mezcla tenebrosas y sutiles melodías con sonidos distorsionados, llantos y quejidos en la lejanía, susurros... Y desgarradores gritos si el espectro nos da caza, claro. El apartado gráfico es bastaaante más modesto, hasta el punto de que sus gráficos bien podrían ser de PlayStation 2.

Eso juega en contra, principalmente, de los enemigos que nos encontramos, porque sus modelados son bastante simplotes. Vistos de lejos y con el sonido a tope, convencen, pero en cuanto se acercan para atacar, se pierde bastante "factor intimidación". El lado bueno del asunto es que esto permite que el juego maneje al vuelo toda clase de trucos visuales y distorsiones que contribuyen mucho a crear su atmósfera tan característica.

Infliction Extended Cut

Hay que decir, además, que la gestación del juego tiene cierto mérito extra, ya que es obra de Caustic Reality, equipo de desarrollo formado por... ¡Una sola persona! Sí, el señor Clinton McCleary se ha currado él solo toda la programación y el resto de aspectos del juego, sin más ayuda externa que los actores que prestan sus voces a los diálogos (en inglés, con subtítulos en castellano) y los encargados del testeo. Además, se ve que el bueno de Clinton es fanático de los videojuegos en general (ojo a las referencias a juegos clásicos que encontraréis en la casa) y al cine de terror, con especial "poso" de una The Ring de la que se extraen varios homenajes a lo largo del juego.

En conjunto, Infliction: Extended Cut es un juego de terror muy cumplidor, que es consciente de sus limitaciones y por eso se centra en contar lo que quiere contar mediante algunos trucos ingeniosos y, sobre todo, las normas básicas del género del miedo. Podría ser más largo (ya decimos, un puñado de horas, pero cuesta 19,99 euros, lo cual está ajustadillo), podría ser más espectacular, pero consigue destemplarte el cuerpo y hacer que quieras saber hasta dónde llega esta oscura, retorcida y doliente madriguera de conejo.

Valoración

No romperá moldes en su desarrollo ni en lo técnico, pero es muy consciente de lo que quiere contar y lo hace siguiendo las reglas del terror. Un juego corto, pero efectivo.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

Algunos sustos, sobre todo al principio, consiguen darte un vuelco al corazón. Sus trucos para hacernos saltar a escenarios surrealistas.

Lo peor

Los puzzles son poco imaginativos y bastante facilones. A nivel gráfico, está bastante anticuado.

Y además