Ir al contenido principal
Life is Strange True Colors
Análisis

Análisis Life is Strange: True Colors - Empatía, un poder (sobre)natural

Versión comentada: PS5

Análisis de Life is Strange: True Colors, la nueva entrega de esta saga de aventuras interactivas que en esta ocasión vuelve a firmar Deck Nine, el estudio responsable de Before the Storm.

Life is Strange siempre ha girado en torno a las emociones. Por encima del estilo a lo película independiente coming-of-age, la banda sonora con temas licenciados, los dramas de instituto o el componente sobrenatural, al final lo que se queda con nosotros son sus personajes. O, más bien, la posibilidad de sentirnos identificados con ellos y con los problemas a los que se enfrentan.

Quizás por ese motivo, Deck Nine, estudio responsable de la precuela Life is Strange: Before the Storm, ha puesto las emociones al frente de Life is Strange: True Colors, la nueva entrega para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S, Nintendo Switch, Google Stadia y PC que es Life is Strange 3 en todo menos en nombre.

Las emociones ya no son sólo una consecuencia de los acontecimientos; las emociones, lo que sienten los nuevos personajes, son el motor que hace avanzar el argumento de esta nueva entrega. Y para ayudarnos a detectarlas, comprenderlas y sacarles partido contamos con el poder sobrenatural de Alex Chen, la nueva protagonista: el poder de la empatía.

¿Habrá logrado Deck Nine estar a la altura de los juegos desarrollados por Dontnod? ¿Cómo afecta el hecho de que en esta ocasión todos los capítulos se pongan a la venta de golpe? Todo eso y mucho más en nuestro análisis de Life is Strange: True Colors.

Todo el mundo pregunta "¿quién es Alex?", pero nadie pregunta "¿cómo está Alex?"

Como ya hiciera Life is Strange 2, la historia de True Colors empieza "de cero", llevándonos hasta una nueva localización donde conocemos a nuevos personajes y se cuenta una nueva historia. 

Hay, eso sí, conexiones con los anteriores. Algunas muy evidentes (como el personaje de Steph Gingrich) y otras más sutiles, en forma de pequeñas referencias que los fans acérrimos de la saga reconocerán sin problemas. Pero se trata de un juego que se puede disfrutar sin conocimiento previo.

La historia de Life is Strange: True Colors está dividida en cinco capítulos, con la gran diferencia de que se ponen a la venta todos de golpe, eliminando la necesidad de esperar varios meses para saber cómo continúa ese cliffhanger. Nos parece un acierto a todos los niveles.

Life is Strange True Colors

Todo comienza cuando Alex, una joven asiático-americana con un pasado problemático, decide mudarse a Haven Springs, el idílico pueblo en las montañas de Colorado donde vive Gabe, su hermano al que lleva ocho años sin ver. 

A partir de aquí se desarrolla una historia en la que llegamos a conocer muy bien Haven Springs, a sus habitantes, sus relaciones e historias personales y todo lo que rodea al propio pueblo. En ese sentido, True Colors recuerda más al primer Life is Strange que al segundo.

En lo que al desarrollo se refiere, True Colors es muy similar a los anteriores Life is Strange, así que si los habéis jugado, ya sabéis qué esperar: mucha importancia a los diálogos, posibilidad de tomar decisiones que afectan tanto a la trama como a la forma en la que los personajes nos tratan, pequeños toques de exploración, bastante interacción con el escenario...

Prepara pañuelos: 15 videojuegos con una historia tan conmovedora que te harán llorar a lágrima viva

Pero hay un pequeño cambio que se empieza a ver a partir del capítulo 2: en ciertos momentos, podemos explorar Haven Springs con libertad, así como entrar a algunos de los establecimientos. No es un mapa gigantesco, pero el gran número de interacciones disponibles hace que verlo y hacerlo todo en estas fases de libertad lleve su tiempo. 

Además, abre la venta a otra novedad: misiones secundarias. Son objetivos opcionales, como visitar a un personaje para entablar conversación y conocer en profundidad su historia, aunque algunas de las situaciones que nos encontramos son bastante elaboradas y, fiel a la espíritu de la saga, abren posibilidades en futuros diálogos.

Life is Strange True Colors

True Colors también es el Life is Strange que ofrece más variedad en su desarrollo, tanto a través de trabajados minijuegos, como una partida de futbolín, o recreativas funcionales con títulos que rinden homenajes a clásicos retro como Manic Miner o Arkanoid, como dentro del propio argumento principal.

Deck Nine ha sabido jugar muy bien con el sistema de decisiones de Life is Strange y los poderes de Alex para construir, durante un capítulo entero, un juego dentro de otro juego. Una verdadera pasada y todo un derroche de originalidad.

Life is Strange True Colors

En cuanto a la historia, si habéis jugado a anteriores Life is Strange también sabéis qué podéis esperar. La diferencia es que en esta ocasión, gracias al poder de Alex, podemos conocer mejor que nunca cómo se sienten las personas que sufren a causa de sus problemas mentales u orientación sexual.

Al contrario que otros protagonistas, los poderes de Alex no se manifiestan en el transcurso de la historia: ha vivido con su "maldición" (como ella misma lo define) desde hace años. Cuando los demás sienten una emoción, Alex puede ver un aura a su alrededor con un color que cambia dependiendo de la emoción: rojo para la ira, azul para la tristeza, morado para el miedo...

 Jugablemente, esto se traduce en la posibilidad de saber no sólo cómo se sienten, sino también los pensamientos que recorren sus cabezas en esos momentos. Al usar el poder, podemos desbloquear nuevas conversaciones o respuestas (algo que se nos indica con un aviso en pantalla). 

Lo cosa no queda ahí, y es que cuando una emoción es particularmente intensa, Alex pierde el control y pasa a sentir lo mismo, mientras el mundo a su alrededor se distorsiona para reflejar dicha emoción. Esta faceta se utiliza más como recurso narrativo, aunque a medida que se desarrolla la historia da pie a situaciones (y decisiones) muy interesantes.

Life is Strange True Colors

Resulta hasta cierto punto irónico que la empatía sea el poder de esta entrega, porque lejos de ser una habilidad de ciencia ficción, es una cualidad que todos tenemos o podemos llegar a desarrollar. De todos los Life is Strange, es el poder "menos sobrenatural", por así decirlo. 

Esto hace que la historia sea más humana y que sea más sencillo identificarse con los personajes y los problemas a los que se enfrentan... 

... Pero también da pie a una contradicción: el entender cómo se sienten los demás y ayudarles se convierte en una auto-imposición para Alex, incluso en situaciones en las que debería ser ella la que recibe el apoyo de sus amigos. Conocer las emociones de los demás es importante, pero True Colors a veces olvida que las emociones de uno mismo (Alex, en este caso) son igual de importantes.

Life is Strange True Colors

En cuanto al apartado gráfico, Life is Strange: True Colors ha mejorado notablemente respecto a anteriores entregas. La clave ha sido utilizar la tecnología de captura de movimientos de forma íntegra, lo que se traduce en animaciones, especialmente faciales, mucho más naturales. Los personajes de Life is Strange nunca habían expresado tanto sin necesidad de decir palabras.

Lo que desgraciadamente no ha cambiado es la poca naturalidad con la que se desarrollan muchas de las conversaciones, algo que evidencian las artificiales pausas entre frase y frase. No pasa siempre, pero cuando ocurre, la burbuja se rompe para recordarnos que estamos ante un videojuego.

Life is Strange True Colors

Puede parecer un poco injusto colocar a True Colors por debajo de los anteriores Life is Strange, cuando es el más variado y el más completo, pero el hecho de repetir punto por punto la fórmula o tratar temas muy similares, provoca que sea el menos memorable o el que menos huella deja en el jugador... 

Aunque esto, como las emociones, es algo que debéis sentir vosotros mismos para saberlo con certeza.

Valoración

Con Life is Strange: True Colors, Deck Nine ha recreado con certeza la fórmula de los juegos de Dontnod (quizás con demasiada certeza), así que si buscáis una historia que trate sobre la emociones, que ponga el foco sobre temas de los que es necesario hablar y que os haga replantearos vuestras decisiones... No busquéis más.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La variedad de situaciones en su desarrollo. El apartado gráfico ha mejorado notablemente respecto a anteriores entregas. Es el LiS más humano.

Lo peor

La fórmula está algo quemada, provocando que la historia cause menor impacto. Algunas conversaciones siguen siendo muy poco naturales.

Y además