Ir al contenido principal
Silver Chains
Análisis

Análisis de Silver Chains, terror "de andar por casa" en PS4 y Switch

Versión comentada: PS4

El nuevo juego de miedo para PlayStation 4 y Switch nos lleva a una mansión llena de secretos y sustos, pero tendréis la sensación de haber visto 100 juegos similares.

Bien temprano arrancamos la racha de juegos de terror en 2021 y, para ir abriendo boca, volvemos a la prolífica costrumbre de trasladar a consola los juegos de miedo que han asustado a los usuarios de PC meses atrás. El último juego de esa línea es Silver Chains del estudio Cracked Heads, que llegó a PC en 2019 y ahora planea impactar en PS4 y Switch.

El planteamiento inicial os sonará de mil y un juegos similares: la historia arranca de golpe, sin prólogos ni introducciones, con el protagonista despertando después de que su coche se haya estrellado contra un árbol, a comienzos del siglo XX. Desorientado, busca ayuda en una mansión cercana pero, cuando llega a ella, se desmaya. Al despertar, está dentro de la mansión y unos extraños mensajes le dejan claro que hay espíritus en ella. Pero, ¿cómo ha llegado allí? ¿Podrá escapar?

La dinámica de juego es de lo más simple: jugando siempre en vista subjetiva, hemos de explorar la mansión para desentrañar sus misterios. Como suele ser habitual en juegos tipo Outlast y similares, no tenemos armas de ningún tipo. Solo encontramos un sencillo farol (que nunca se agota) con el que iluminar las instancias y, algo más adelante en el juego, otro "visor" con el que encontrar ciertas pistas ocultas.

Así, nuestro cometido se limita a explorar, interactuar con algunos objetos (recoger notas, abrir puertas y poco más) y, cuando una desgarbada y monstruosa señora nos persiga, escondernos en algún armario cercano. En algunos momentos de la aventura, encontramos sencillos puzzles en los que rotar algún objeto con el stick o, simplemente, introducir alguna combinación cuya solución estará escondida cerca.

Aunque nos podemos mover con libertad por las estancias que estén abiertas, Silver Chains es un juego tremendamente lineal y la acción solo avanza cuando hacemos algo muy concreto (coger un objeto, leer una nota...), lo que hace que esa supuesta exploración libre se sienta vacía. Ni siquiera hay objetos coleccionables para buscar.

Silver Chains

Además, aunque la mayoría de los objetivos se entienden fácilmente, se echa en falta algo de guía en determinados momentos, especialmente con un mapa que nos ayudara a orientarnos entre las numerosas estancias de la mansión.

Aún así, hay que reconocer que la historia de este juego de terror consigue mantener el misterio durante buena parte de la aventura, con algún giro interesante y acontecimientos durante la exploración que no van a poneros los pelos de punta, pero dan algo de mal rollo. Por supuesto, también hay sustos, de esos que vienen de golpe al abrir una puerta y un par de ellos sí os harán gritar un "coñ... córcholis", pero la mayoría de ellos están bastante trillados.

Silver Chains

Quizá, el principal problema a la hora de generar miedo está en que el nivel técnico es muy justito. Al igual que ha pasado con otros juegos recientes como Infliction o Remothered: Broken Porcelain, el hecho de que los escenarios o, sobre todo, los personajes tengan tan poco detalle hace que no te "creas" que hay una amenaza real, aunque el muy cumplidor apartado sonoro sí consiga meterte en atmósfera.

Está claro que este es un proyecto pequeñito y que no todo el mundo puede hacer una superproducción muy detallada, pero aquí todo tiene un aspecto excesivamente genérico. Por supuesto, el uso del Unreal Engine ayuda a dar un rendimiento cumplidor, pero poco más.

Silver Chains

En el par de horas (tres o cuatro, como máximo, si os atascáis un poco) que os durará Silver Chains, participaréis de una aventura, como decimos, poco innovadora, pero la historia y lo asequible de los puzzles hacen que, al menos, sea una experiencia razonablemente entretenida. No os dejará sin dormir por las noches, pero si os van las mansiones de suelos crepitantes y los truenos que suenan a traición, os sentiréis como en casa. Una casa poco hospitalaria, claro.

Valoración

Un juego de terror excesivamente genérico como para destacar entre la competencia. Tiene alguna idea interesante, pero el conjunto es mediocre en lo técnico y jugable.

Hobby

56

Regular

Lo mejor

La historia a mitad de juego es inquietante. Algunos sustos consiguen sobresaltar.

Lo peor

A nivel técnico está muy anticuado. Resulta demasiado lineal y a los desafíos les falta atractivo.

Y además