Skelattack
Análisis

Análisis de Skelattack, un plataformas 2D con mucha personalidad

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Análisis de Skelattack, un juego de acción, exploración y plataformas 2D desarrollado por el estudio independiente Ukuza y publicado por Konami para PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC. Os contamos cómo ha sido la experiencia tras ponernos en los huesos de Skully, defensor de la mazmorra.

Por sorpresa y con bastante secretismo llega Skelattack, un juego desarrollado por el estudio independiente Ukuza (autores de Epic Loon) y publicado por Konami. Y decimos "con sorpresa y secretismo" porque se trata de un título pequeño y bastante desconocido del que no teníamos demasiados detalles (suerte que esta mañana al PEGI se le ha escapado que llega a PS4, Xbox One, Nintendo switch y PC).

Es más, cuando estábamos descargando el código de Skelattack para realizar el análisis (en PlayStation 4) tampoco sabíamos qué nos íbamos a encontrar... Así que ha sido una sorpresa bastante grata toparse con un juego de acción, exploración y plataformas 2D que derrocha personalidad.

Os contamos qué nos ha parecido en nuestro análisis de Skelattack.

Un hueso duro de roer

Hemos visto hasta el hartazgo juegos que nos invitan a explorar mazmorras en busca de tesoros y secretos, pero Skelattack coge esa idea y le da la vuelta: aquí los humanos son el enemigo y nosotros somos uno de esos monstruos que deben defender el lugar de los saqueos. Concretamente, nos ponemos en los huesos de un esqueleto de nombre Skully, acompañado por su fiel amiga (y murciélago) Imber.

Pero que la premisa no os haga pensar que estamos ante un "roguelike" o un "dungeon crawler": Skelattack es un juego de acción, exploración y plataformas en 2D. De esos elementos, diríamos que los saltos son los grandes protagonistas, seguidos de cerca por la exploración y dejando los combates como un... añadido extra (cumplen, pero son bastante básicos).

Skelattack

En cuanto a estructura puede recordar a los juegos del género metroidvania, por aquello de contar con diferentes localizaciones (cada una con su temática), mapas, secretos que esperan ser descubiertos, mejoras para el personaje e incluso habilidades que nos permiten sortear bloqueos, pero el progreso en Skelattack se realiza de forma lineal. Eso sí, contamos con un útil sistema de teletransporte para volver a localizaciones que ya hemos visitado.

Como decimos, Skelattack es ante todo un juego de plataformas, y uno bastante desafiante, por cierto. Los escenarios están plagados de todo tipo de peligros: ballestas automáticas que disparan flechas constantemente, humanos de todos los tipos y tamaños, criaturas... Pero el mayor enemigo son sin duda los pinchos: afiladas construcciones que nos mandan al otro barrio sin importar la salud restante.

Skelattack

Por suerte, Skelattack incluye un sistema de checkpoints muy ágil: cada vez que pasamos por delante de una antorcha de fuego azul, el progreso se guarda y volveremos a aparecer ahí cuando la vida se agote (o rocemos unos pinchos). Suele haber unas cuantas por localización y siempre antes de una situación complicada (con muchos pinchos), así que el proceso morir-volver a intentarlo es prácticamente instantáneo. Si habéis jugado a títulos indie como Super Meat Boy o Celeste, es bastante parecido en ese aspecto.

Eso sí, al caer perderemos una pequeña parte de las gemas que llevábamos (usadas para comprar objetos objetos, mejorar hechizos...), pero podemos recogerlas si volvemos al lugar de la muerte.

Skelattack

Como plataformas desafiante que es, Skelattack cuenta con un sistema de control que, por lo general, es muy preciso. Pero para nuestro gusto hay dos decisiones de diseño que lastran la experiencia: en primer lugar, está el salto de pared en pared. Está mecánica, tan habitual en plataformas 2D, hace que nuestro personaje "rebote" contra una superficie para alcanzar mayor altitud, y en Skelattack es una habilidad que debemos dominar desde el minuto uno; no hay fase donde no debamos sacarle partido.

¿Problema? El control que han elegido no nos convence. Para efectuar un salto de pared en Skelattack, basta con estar sobre una superficie vertical y pulsar la dirección opuesta en la cruceta para que Skully se propulse. Sobre el papel puede parecer una buena idea, pues facilita la ejecución de la mecánica, pero en la práctica esto lleva a constantes muertes.

Skelattack

Es decir, en prácticamente todos los plataformas 2D que incluyen una mecánica similar, pulsar en la dirección opuesta cuando el personaje está en una pared hace que se separe de la superficie y caiga. Lo tenemos tan asimilado que se ha convertido en un acto reflejo... Un acto reflejo que suele acabar con Skully lanzándose de cabeza contra unos pinchos.

Y por si os lo estáis preguntando: no, Skelattack no nos permite modificar el esquema de control. De hecho, es un título bastante parco en opciones, pues únicamente nos permite modificar el volumen de los efectos de sonido y la música.

Missing multimedia.

El otro problema del sistema de control es que no podemos manejar la cámara. Puede parecer una tontería, pero el no poder usar el joystick para echar un vistazo a lo que nos espera más adelante, hace que las muertes contra pinchos que no habíamos visto nos dejen con esa desagradable sensación de videojuego tramposo.

Aplicad estos dos fallos de diseño a un juego en el que morir es una constante, y entenderéis por qué muchas partes pasan de desafiante a frustrante en un abrir y cerrar de ojos. Es una pena, porque quitando esto, Skelattack se controla a la perfección y tiene fases muy bien diseñadas (y variadas) que harán las delicias de los aficionados a los juegos de plataformas desafiantes.

Skelattack

Pero sin duda lo que más nos ha gustado de Skelattack es su estilo audiovisual y el carisma que derrochan sus protagonistas. La primera impresión al verlo en movimiento es "¡Se parece a Cuphead!" y aunque no llega al nivel de calidad de la obra de StudioMDHR, que se parezca ya nos parece digno de elogio. Por no decir que ese estilo a lo dibujo animado clásico le sienta como un guante.

La relación entre Skully e Imber es el otro punto fuerte de Skelattack, y es que son ese par de amigos que cae bien desde el primer momento. Sus diálogos están cargados de humor, con constantes pullas entre ambos que nos sacan una sonrisa. Desgraciadamente Skelattack está completamente en inglés, y no un inglés básico, precisamente, lo que significa que muchos jugadores se perderán sus ingeniosos chistes y juegos de palabras. Una lástima.

Valoración

Con un carismático duo protagonista y un estilo que derrocha personalidad, Skelattack hará las delicias de los aficionados a los plataformas 2D desafiantes. Es una lástima que varios fallos de diseño lastren la experiencia, convirtiendo el desafío en frustración, porque tiene mucho potencial.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

El estilo audiovisual. Los protagonistas tiene mucha personalidad.

Lo peor

Los controles del salto de pared. No poder manejar la cámara. Está en inglés.

Y además