Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

Análisis de Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin, un RPG de acción hardcore desarrollado por Team Ninja (Nioh) para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S y PC que reimagina los eventos del primer Final Fantasy.

Puede que lo conozcáis porque se trata de "el Dark Souls de los Final Fantasy", un RPG de acción hardcore con el sello de calidad de Team Ninja; puede que lo conozcáis porque ni los tráileres ni las demos han despertado demasiada confianza en la comunidad, aquejando serios problemas visuales y narrativos.

O puede que simplemente lo conozcáis por los memes. Porque incluso aunque os dé completamente igual, seguro que habéis oído hablar de Caos. Y seguro que lo habéis oído muchas veces.

VIDEO

Análisis de Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

El caso es que, sea como sea, Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin está dando bastante que hablar... 

... y probablemente lo va a seguir haciendo. Porque ya os avisamos que estamos ante un juego complicado, pues tiene exactamente el mismo potencial para convertirse en una decepción... o en una obra de culto. Así que nosotros vamos a contaros lo que pensamos, y vamos que a dejar que seáis vosotros quienes juzguéis. 

Dentro análisis de Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin.

Welcome to paradi... CHAOS!

Si habéis jugado a cualquiera de los dos Nioh, enseguida vais a notar cierta familiaridad. Y sí, Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin tiene mucho de Nioh... pero también mucho de Final Fantasy.

De primeras el sistema de combate recuerda al del soulslike de samuráis: la velocidad, la contundencia, las animaciones... Pero enseguida nos damos cuenta de que aunque parecen similares, aquí las cosas son muy diferentes.

Los principales cambios en el sistema de combate de Stranger of Paradise son además sus claves. Desaparece la barra de energía para realizar acciones, así que podemos atacar, esquivar, correr y rodar todo lo que queramos sin miedo.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

A cambio, tanto nosotros como los enemigos contamos ahora con una barra de Ruptura; en nuestro caso se reduce al bloquear y cuando llega a cero, nos deja expuestos durante varios segundos. En el caso de los enemigos, se reduce al usar destrezas (especialmente si son del elemento al que es débil el enemigo) y cuando llega a cero posibilita una violenta y vistosa ejecución con cristales rojos.

Además del bloqueo normal (L1), en Stranger of Paradise podemos realizar un segundo tipo de bloqueo conocido como Corazánima; se trata de un bloqueo que absorbe los ataques enemigos y recupera puntos mágicos, pero que consume una gran cantidad de nuestra barra de Ruptura.

Es una mecánica clave, pues si queremos seguir usando destrezas o hechizos para reducir la Ruptura del rival, necesitamos restablecer los PM. Además, también permite "robar" ciertos ataques enemigos.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

La última gran novedad, y sin duda la más destacable, son los trabajos. Este aspecto tan habitual de los Final Fantasy se ha aplicado aquí con maestría. Porque además de tener acceso a 8 tipos de armas, cada una con sus características, mecánicas jugables y sets de movimiento (como en Nioh, vaya), también contamos con una serie de trabajos que alteran la jugabilidad.

Todos están basados en los trabajos de la saga Final Fantasy, así que tenemos guerrero, ladrón, mago blanco, mago negro, draconarius... Cada uno cuenta con su propia árbol de habilidades en el que podemos desbloquear potenciadores, destrezas activas y pasivas... Pero lo más interesante es que también nos permiten desbloquear nuevos trabajos, lo que nos invita a probarlos y progresar en todos.

Pero lo mejor es que en todo momento podemos alternar entre dos trabajos con una simple pulsación de botón. Si a esto le sumamos las opciones de personalización de combos, muy similares a lo visto en Nioh, nos queda una jugabilidad muy completa, muy profunda y, lo que es más importante, muy satisfactoria.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

Un apunte importante: Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin permite elegir la dificultad. Nosotros hemos jugado en el equivalente a normal, y aunque de primeras nos ha parecido más asequible que cualquiera de los dos Nioh, llegados a un punto sigue pecando de los mismos problemas. 

Es decir: que muchas veces morimos sin saber por qué o nos frustramos porque un jefe tiene ataques que parecen muy injustos. Aun así, aquí no se pierde nada al morir, así que al menos no resulta tan doloroso.

De hecho, al hablar de lo malo de Stranger of Paradise, que es lo toca ahora, podríamos decir que presenta exactamente los mismos problemas que Nioh... e incluso más pronunciados.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

Tomemos el botín (o loot) como ejemplo. En Nioh, estamos constante recibiendo equipo, lo que significa tener que acceder al menú y seleccionar entre todas las piezas las que mejor nos convengan, comparando estadísticas y demás. Algo que ya de por sí rompe bastante la jugabilidad.

Aquí eso está multiplicado por diez. La cantidad de objetos que estamos recibiendo constantemente es exagerada. Llega un punto que parece que nos dan una espada, un abrigo o un sombrero por darle una patada a una piedra.

Por suerte, Stranger of Paradise cuenta con una opción extremadamente útil: equipar los objetos óptimos pulsando un botón. Sin embargo, que hayamos recurrido en todo momento a esto, en lugar de fijarnos en lo que hace cada pieza de equipo, no habla nada bien de cómo está diseñado este sistema.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

También, como en Nioh, la presentación de los menús y la forma en que comunican información es desastrosa. Las primeras veces que entrábamos a la pantalla de menú táctico, donde se equipan objetos, salíamos aturdidos. Para que os hagáis una idea, tardamos unas cuantas horas en descubrir cómo cambiar de trabajo desde esta pantalla.

Por último, también como en Nioh, las misiones secundarias se limitan a coger los escenarios de las principales, plantarnos en una parte diferente del nivel y proponernos algún objetivo, que suele ser derrotar monstruos (buena suerte con las de eliminar tomberis).

Llega el momento más complicado del análisis de Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin: hablar de la historia. Desde el principio es deliberadamente confusa, y eso da pie a situaciones... incomprensibles. Como que tres extraños pasen a ser colegas de toda la vida sólo porque tienen piedras del mismo color.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

Esto ya está dando pie a numerosos memes, igual que los dio la palabra Caos, o igual que los va a dar el personaje de Jack, que es indudablemente uno de los protagonistas más diferentes que ha habido en toda la saga Final Fantasy. Es un bruto, un tío que está enfadado todo el rato, y que además posee la habilidad especial de interrumpir a los villanos en pleno monólogo.

Y nos hemos reído; es cierto que el juego tiene momentos tan absurdos que es inevitable soltar una carcajada. Ahora bien, las cosas como son: la narrativa es desastrosa, los personajes están bastante mal escritos y el guion es claramente obra de Kazushige Nojima.

Con esto último lo que queremos decir es que si os gustaron los cambios más controvertidos de Final Fantasy VII Remake, puede que lo que hay aquí os guste. Puede.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

¿Y qué pasa con los gráficos? Pues que es otro tema complicado. No nos parece que sea un juego con un mal apartado gráfico; no se puede decir que esté mal. Pero Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin presenta dos problemas que afectan gravemente a la presentación visual.

El primero es la dirección artística. Parece que han cogido un poco de aquí, un poco de allá, un poco de estilo moderno, un poco de estilo medieval... Y el resultado final son cosas como un caballero de armadura plateada, deportivas y sombrero de ala

A esto hay que sumarle que el estilo visual tiene un toque edgy, un toque GBA SP Tribal... un toque PS360. No lo decimos como algo malo. Tampoco como algo bueno.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

Ahora bien, el juego termina dando una explicación a todo este pastiche de ideas. Y hay aspectos en los que se agradece, pues cada uno de los niveles está inspirado en alguna fase o zona de los Final Fantasy numerados, así que si sois seguidores de la saga vais a disfrutar recorriendo y averiguando a qué juego pertenecen.

El segundo problema tiene que ver con el brillo, el contraste, la saturación... o toda a la vez. No tenemos muy claro lo que es, pero los niveles están muy altos y cuesta mucho ver con claridad al recorrer los escenarios. 

DualSense Midnight Black para PS5

DualSense Midnight Black para PS5

Nuevo controlador DualSense para PlayStation 5 en color Negro Medianoche.

Cómpralo al mejor precio

Esto afecta a la exploración, pues el diseño de los niveles es confuso y muchas veces os vais a desorientar y os vais a perder debido a que no seréis capaces de encontrar referencias visuales. Tampoco ayuda en el combate, donde a veces la exagerada vistosidad de los efectos hace que sea complicado seguir la acción.

En cuanto a la banda sonora, tenemos un poco de todo: hay desde temas de corte clásico, con un sonido "muy Final Fantasy", hasta dubstep. No todas las composiciones gozan de la misma calidad, pero tenemos que reconocer que hemos salido de cada sesión de juego silbando la melodía de los combates. Es buenísima.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

No tenemos claro si será recordado como un completo desastre o como una gamberrada con mucha personalidad. Lo que sí tenemos claro es que Stranger of Paradise: Final Fantasy Origins es puro y absoluto caos.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El sistema de combate, muy satisfactorio. Los trabajos aportan variedad y dan mucho juego. Varios temas de la banda sonora.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Artísticamente es poco homogéneo (aunque tiene explicación). Problemas de brillo y saturación. Un desastre narrativo... según como se mire.

Plataformas:

PC,

PS4,

PS5,

Xbox One,

Xbox Series X

Versión comentada: PS5

Hobby

70

Bueno

Y además